Paro Internacional de Mujeres: Un grito ante la desigualdad de género en el mercado laboral

paro de mujeres.jpg

El 8 de marzo de 2017 mujeres de todo el mundo convocaron por primera vez a un Paro Internacional de Mujeres, la propuesta fue iniciada desde el movimiento argentino “Ni Una Menos” con motivo del Día Internacional de la Mujer, convocatoria que adhirieron más de 30 países. La modalidad elegida, dota de dimensión simbólica al reclamo frente a la desigualdad de género en el mercado laboral, pues la huelga es la forma de protesta por excelencia para conseguir mejoras laborales, esta vez movilizada por el feminismo. “Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras. Nosotras paramos”, dice el comunicado oficial.

Las mujeres trabajadoras demandaron por la igualdad laboral, la igualdad de oportunidades y un reparto equitativo de las tareas domésticas. Bajo el lema “Si nuestro trabajo no vale, produzcan sin nosotras” las trabajadoras visibilizaron las desigualdades de género en el mundo laboral que no conoce límites de fronteras, culturas y/o status de países. Aunque no dejaron de gritar que paren los femicidios. Desde el colectivo “Ni una menos” sostienen que los femicidios tienen también una base económica, puesto que las violencias económicas aumentan el grado de vulnerabilidad frente a la violencia machista, cuya expresión más extrema son los asesinatos.

paro-de-mujeres

En Argentina, la manifestación se realizó ante numerosos edificios públicos y puntualmente ante el Ministerio de Trabajo para reclamar por la violencia que sufren diariamente las mujeres que trabajan de forma remunerada y también aquellas que realizan un trabajo, informal o casi invisible y sostienen la economía familiar. Más del 60% de las jóvenes estigmatizadas con la categoría “Ni-Ni” (ni trabajan ni estudian) son chicas que si trabajan, pero su trabajo es naturalizado porque es realizado en su casa como niñeras, cuidadoras, cocinando, etc. Esto es una exigencia que no tienen los varones de la misma edad.

Paralelamente, pese al incremento en la participación de las mujeres en los ámbitos laborales “formales”, las desigualdades están increíblemente presentes. Para aportar algunos datos, en Argentina las mujeres ganan un 27% menos que los hombres por el mismo trabajo, la brecha llega al 40% para trabajadoras precarizadas y tienen 19 veces menos posibilidades de llegar a la dirección de las empresas (aunque tengan mejor formación) pues sólo el 7% de los altos cargos ejecutivos son ocupados por mujeres.

Sin embargo, el peso de los cuidados y de las tareas domésticas sigue recayendo mayoritariamente sobre la órbita de las mujeres. La tendencia mundial dice que las mujeres dedican en promedio 6,4 horas diarias a tareas del hogar: el doble del que dedican los varones. En consecuencia, las trabajadoras condicionan su carrera profesional por compatibilizar la vida del hogar con vida laboral y los estudios. Las desigualdades salariales, las deficiencias en la asistencia social, la división sexual del trabajo, la presión social y la falta de corresponsabilidad real en la familia son algunas de las causas de la deserción o parcialidad laboral.

Más datos, una mujer ocupada full time dedica más tiempo al trabajo doméstico (5,5 horas) que un hombre desempleado (4,1 horas). Casi 9 de cada 10 mujeres (88,9%) participan en el trabajo no remunerado en la Argentina y el 57,9 % de los varones usa parte de su tiempo en tareas domésticas (aunque 3 horas menos que las mujeres). Entonces, 4 de cada 10 varones no cocinan, ni limpian, ni lavan la ropa, ni hacen compras en su día.

En suma, las desigualdades de género en el mundo laboral son grandes, muchas personas desprestigian el reclamo, miran para otro lado, evitan tomar en serio una demanda laboral o hasta no miden con la misma vara el trabajo remunerado que las tareas domésticas y de cuidados. Por ello, la igualdad laboral debe exigirse ante los Estados y empresas pero requiere de la lucha en los núcleos socio-familiares.

Fuentes periodísticas:

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/08/argentina/1488997429_912127.html

http://economiafeminita.com/el-paro-de-mujeres-es-economico-y-politico-resistir-para-avanzar/

http://www.infonews.com/nota/306332/desigualdad-laboral-en-argentina-las-mujeres

http://noticias.perfil.com/2017/03/08/como-sera-el-8m-el-paro-mundial-de-mujeres-que-nace-de-argentina/

http://www.ambito.com/874777-las-argentinas-van-al-primer-paro-internacional-de-mujeres-en-reclamo-de-sus-derechos

http://www.huffingtonpost.es/2017/02/21/paro-mujeres-8-marzo_n_14899388.html

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Ya en demasiadas ocasiones vengo pensando que decir a las mujeres jóvenes que es posible tener hijos y llevar adelante un trabajo comprometido, vocacional, que te llena….. es imposible. ¿Las estamos engañando? Hay que pelear porque alguna vez sea así, porque los padres y el resto de la sociedad sea corresponsable y la reproducción sea importane para todos y todas, pero ¿mientras?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s