Discriminación de la maternidad en el mundo laboral

despido-embarazo_locatel_vertical_0

Nos interesa debatir sobre la discriminación de las mujeres en el mundo laboral ante un embarazo y la maternidad. Las mujeres que trabajan o intentan hacerlo, deben sobrellevar cargas familiares impuestas histórica y socialmente en función de los roles de género tradicionales, reproduciendo las desigualdades estructurales. Puntualmente, ser madre hoy supone una discriminación extra para las mujeres en el mercado laboral.

Esta situación se encuentra estrechamente ligada a los obstáculos para tener una conciliación real de la vida familiar y laboral, la corresponsabilidad de los hombres en la paternidad y las instancias públicas y privadas para facilitar que tanto mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades y posibilidades de distribuir sus tiempos de forma libre, autónoma e igualitaria.

La aplicación y la promoción de los marcos jurídicos que apelen hacia la redistribución más equitativa de las funciones de reproducción asumir papeles de cuidadores por parte de los hombres es un avance. Tal como la ampliación del permiso de paternidad de 15 días a 4 semanas a partir de enero de 2017 en España.

La equiparación de los permisos de maternidad y/o paternidad contribuiría a la desaparición de prejuicios empresariales sustentado en el principio de corresponsabilidad y la apropiación del rol de cuidadores por parte de los varones, desvinculando así los permisos por el cuidado de los hijxs de forma exclusiva a la maternidad. Sin embargo, es imprescindible el cambio cultural para generar nuevas formas de organización de las estructuras laborales. Y avanzar en las deudas pendientes de la ley.

Pese a que en los planes de igualdad contemplan la protección del embarazo y la maternidad (permisos para exámenes prenatales y técnicas de atención del parto, por lactancia, días de descanso por maternidad, reducción de jornada, etc.), a menudo las mujeres son penalizadas por el mercado de trabajo español antes, durante y después del nacimiento de sus niñxs poniendo en cuestión la dedicación, la eficiencia, el rendimiento, el ausentismo y hasta los posibles gastos en recursos humanos.

Se creó un estigma infundado de que una embarazada es una fuerte erogación para la empresa, desconociendo que el Estado incentiva la contratación de embarazadas con medidas de coste cero, asume los gastos de seguridad social durante la baja por maternidad y la persona sustituta.

Además, en el mismo momento de la contratación las mujeres son expuestas a la discriminación como futuras madres y es frecuente que en entrevistas laborales se pregunte ¿Tiene pareja? ¿Planea tener hijxs? o hasta el límite de solicitar un test de embarazo como parte del proceso de selección. Esto bajo la concepción hegemónica que la mujer es quien debe compatibilizar vida familiar y vida laboral mientras que los hombres no. Pero ¿este modelo de hombre, no discrimina también al hombre que no vive así su vida familiar, su paternidad, etc.?

El principal problema es que la sociedad sigue considerando que tener hijxs es una cuestión que atañe solo a la mujer, no a la familia. El desafío está en el cuestionamiento del sistema patriarcal, la transformación de las estructuras de género, las nuevas formas de organización de las estructuras laborales y las nuevas construcciones en torno a la maternidad para que la sociedad asuma su responsabilidad en la reproducción social.

Finalmente comparto la campaña “Pregnant Then Screwed” (Embarazada luego jodida) invita a mujeres discriminadas por maternidad o embarazo a contar sus experiencias –de manera confidencial- para abrir el debate público y reclamar leyes más efectivas que eviten este problema.

Su portavoz informó que al menos 60.000 mujeres al año pierden su empleo debido a la discriminación por embarazo, sin contar los casos de degradación, acoso o invalidez para promoción a cargos superiores debido a la maternidad. Pero las denuncias reales son muy pocas, pese a que el Tribunal Supremo español sostiene que cualquier perjuicio laboral por embarazo y la baja por maternidad constituyen una discriminación directa por razón de sexo.

El proyecto nace en Reino Unido para exponer el problema global, concienciar a empresarios y poderes públicos de los indeseados efectos que la discriminación laboral de la mujer  en la sociedad y en el desarrollo económico general.  Aquí encontraran el sitio: http://espana.pregnantthenscrewed.com

Anuncios

  1. Hay que cambiar toda nuestra cultura: como es posible que un agricultor que produce comida, gane menos que un banquero que solo guarda la pasta? Como es posible que los cuidados de la vida no tengan valor, ni precio? Una vez lo ves claro, te salta a la vista. Participo por supuesto en la campaña, pero quiero más. Quiero que las mujeres que tenemos hijos, no quedemos relegadas dentro de nuestra empresa incluso cuando se cumplan todos los derechos. Tener hijos (para toda la tribu) debería estar bonificado con dinero y prestigio

    • Está bueno querer más y siempre buscar más y más igualdad. A la mujer se le exige la función reproductiva pese a ello sufre discriminación cuando pretende un desarrollo personal y profesional, así de injusto!!! Saludos.

  2. La maternidad es algo que siempre va a ir en contra de la mujer. No podemos permitir que una mujer sea cuestionada o no, en un empleo por estar embarazada, debemos buscar alternativas para que no se cuestione a la mujer por el simple hecho de dar a luz.

    • Son las luchas que tenemos que dar y nos faltan, las mujeres a lo largo de los años hemos conseguidos derechos que nos habían negado, pero fuera de las formalidades, las transformaciones estructurales y culturales son mucho más duras. Además, las nuevas situaciones laborales de las mujeres implican cuestionar procesos naturalizados y allí está la dificultad. Saludos!

  3. En una de mis entradas a este blog hablé de las políticas de conciliación laboral. Entre ellas se encontraba el camino de piedras por el que tenía que pasar una mujer cuando se quedaba embarazada. En nuestro país aún no existen medidas consolidadas que regulen la maternidad y menos aún la vida laboral de una mujer. Las grandes empresas deberían de empezar por adoptar medidas igualitarias en el que se contrate el mismo número de hombres y mujeres, donde existan políticas de igualdad tanto para el hombre como para la mujer y donde los hombres obtengan los mismos permisos que las mujeres, o acaso ¿ese niño o niña no es hijo o hija también de un padre? ¿Por qué un hombre no puede implicarse en el cuidado de sus hijos durante el mismo período que se ocupa también la mujer? y en todo caso ¿por qué entonces la mujer tiene que ser discriminada por recibir permisos “más largos” y en definitiva por quedarse embarazada?

    ¡Ay! Cuando cambiará la sociedad.

    Saludos.

  4. Como decís… las políticas de conciliación pese a comenzar a asentarse formalmente no son socialmente incorporadas y sigue siendo la mujer la encargada de los hijos y del hogar de manera automática. Las mujeres somos doblemente discriminadas atribuyéndonos el papel de la reproducción como fin máximo pero si decidimos ser madres quedamos discriminadas en el mundo laboral. Saludos!

  5. Este artículo me hace tomar consciencia de los ilógico que puede ser el mundo a veces. Hubo en momento en nuestra Historia en el que no querer hijos o no poder tenerlos era una razón suficiente para no poder casarse y no tener salida social. La maternidad era un paso obligatorio para las mujeres porque en ella residía su principal función, la procreación. ¿Y ahora qué? Ahora el hecho de estar embarazada o de decir a tu jefe que aspiras a tener hijos te perjudica en tu vida profesional! Las épocas cambian y como podemos comprobar se basan únicamente sobre intereses ! ¿Cómo puede ser que ayer no querer hijos no era socialmente aceptable y que ahora quererlos puede ser un problema? La maternidad ella no ha cambiado, somos las mismas que partimos, desde el nacimiento de la humanidad. !Cómo puede perjudicarnos algo tan natural y esencial. Los embarazos existen desde antes el capitalismo, sería bueno que pongamos las prioridades donde hay que ponerlas. Espero que algún día lo consiguamos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s