El día que Clara Campoamor dio voz y voto a las mujeres españolas

Buenas tardes compañeros, quería compartir con vosotros esta última entrada en el blog de la asignatura.

En ella quiero recordar a Clara Campoamor, puesto que el 30 de abril se cumplieron 45 años de su muerte. Clara, fue una política española y defensora de los derechos de la mujer. Creó la Unión Republicana Femenina y fue una de las principales impulsoras del sufragio femenino en España, logrado en 1931, y ejercido por primera vez por las mujeres en las elecciones de 1933. Tuvo que huir de España a causa de la guerra civil. Murió exiliada en Suiza.

Uno de los momentos más importantes a recordar y con la vista puesta atrás, fueron las elecciones generales de 1933. Contexto republicano en el que, más allá de sexos, la mujer consiguió dar un paso trascendental en busca de su merecido reconocimiento. Poco antes de los comicios, una política y abogada española, de las primeras en el país, alzaba el pensamiento de una generación de mujeres hastiada por la invisiblidad y la opinión robada.

Resultado de imagen de clara campoamor

El 1 de octubre de 1931, Clara Campoamor, que ya había formado parte de la Comisión Constitucional encargada de elaborar la Constitución de la II República, se dirigía a las Cortes Españolas para defender el sufragio femenino. La situación se presentaba a la causa complicada a razón del valor que la historia había dado al rol de la mujer. Más cuando, incluso, parte de la izquierda, a excepción de algunos socialistas y republicanos, se negaba a apoyar ese derecho argumentando que la influencia de la iglesia sobre la mujer ocasionaría un aumento considerable del voto a la derecha. Entre los rechazos se encontraba el de Victoria Kent; también republicana, también feminista. Así, se estableció un enfrentamiento dialéctico entre Campoamor y Kent sobre la cuestión, y que llevaría a la celebración de un debate que ha repercutido directamente en los derechos innegables de la mujer. Aquí, una de las intervenciones más aplaudidas de Campoamor:

“¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?”.

Si bien ahora se narra y se recuerda con notoria épica aquel encuentro que consideró vencedora a Campoamor y dio la voz y el voto a las mujeres en los comicios generales del 33, la derecha, unida, venció a un izquierda fragmentada que culpó de su derrota política a la intervención de la mujer. Ambas Campoamor y Kent perdieron popularidad y escaño tras las elecciones. No fueron suficientes para firmar la rendición de Campoamor, pues, aun exiliada en París, siguió defendiendo con firmeza la implicación de la mujer en una sociedad sin distinciones.

Fuente: la sexta noticias.

Anuncios

  1. Me encanta este momento de la historia, me emociono cuando veo o tengo la oportunidad de rendir homenaje a mujeres como ellas, creo que como mujeres activistas políticas feministas no podemos dejar que este legado cultural quede oculto tras la sombra oscura del fascismo franquista y la ignorancia que nos quiere imponer el sistema patriarcal. Me gustaría resaltar la valentía de estas personas que, por unos ideales de justicia, dignidad humana y democracia, estaban dispuestas a darlo todo, hasta la vida. Lucharon contra corriente y no cesaron en su intento de perseguir la justicia, son todo un ejemplo para mi. Es una pena que muchas murieran en el exilio y otras fueran asesinadas aquí, pero bueno hubo otras que volvieron.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s