¿QUIÉN ESTUDIA?

 

¿Estudios para hombres, mujeres o para ambos? Carreras asociadas a uno de los dos géneros es un básico de nuestro día a día. Andrea, una ingeniera que cumple su sueño sirve como referente para romper el miedo a estudiar la carrera que nos gusta.

Una vez que tenemos que emprender nuestros estudios universitarios no sabemos muy bien que caminos escoger, pero para eso nos acompaña la súper educación que nos ofrecen desde pequeños. Niños ciencia y niñas letras. Es eso y no por lo que de verdad sentimos vocación lo que nos ayudará a marcar de por vida a que nos vamos a dedicar.

Está claro que el problema no es el interés que suscita una carrera u otra en mujeres y hombres como nos comenta el artículo, si no el medio de comunicación que nos están ofreciendo sobre esos estudios. La sociedad muestra así a ingenieros varones y maestras mujeres, sin dar cabida a que hay una realidad más allá que la que se vivía hace siglos. Si desde pequeños nos contasen la verdad sobre las carreras profesionales, no habría una elección cohibida por parte de cada persona, pues veríamos como algo normal, que lo es, que hombre y mujeres estudiasen por igual todas la gama de carreras que te puede ofrecer una universidad.

La culpa de que tengamos una visión equivocada de todo esto no es de la persona en sí, si no de lo que le rodea: casa, colegio y medios. Es así como en la mayoría de los casos nos dan una visión sobre qué y a qué se debe dedicar cada género, sin dar la oportunidad de decidir tus gustos y de mostrar tu valía.

Ni que decir tiene que una vez que cierta persona se decide a ir en contra corriente y estudia lo que le gusta, su probabilidad de encontrar trabajo y tener un salario igualitario va a ser inversamente proporcional a aquellas que pueda tener una persona del género opuesto. Suele pasar en la mayoría de los casos y por desgracia con la mujer. Una vez que la mujer logra acceder a un cargo estrictamente masculinizado (no hablaremos de lo que le cuesta llegar a ese cargo) se ve en la tesitura de que el salario que recibe por desempeñar ese trabajo es  menor que el que recibiría un hombre y solo por el hecho de no serlo.

¿Cómo argumentamos que una mujer cobre menos ejerciendo la misma labor que la de un hombre? Pues no hay manera de hacerlo, no es algo que logremos entender pero si es algo que debemos defender. Los salarios deben ser igualitarios para hombres y mujeres, la única diferencia salarial debe estar marcada por el grado de implicación en la labor que se esté desempeñando.

Así como el artículo que comente anteriormente critica a la educación en menores, muestro así como es una carrera de fondo la que llevamos con la exaltación de estereotipos y que esto continua desde que nacemos hasta que morimos.

A continuación os dejo en enlace le artículo:

http://www.eltiempo.com/carrusel/las-mujeres-en-la-ingenieria-en-colombia-38494

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Muy cierto todo lo que dices y creo que la estrategia para que aumenten las mujeres ingenieras, funcionará. Pero, fíjate! ¿Porque no se prestigian las carreras feminizadas, las humanidades, en mi opinión cada vez más necesarias en nuestra sociedad “científica”?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s