La brecha de género en España: ellas trabajan siete horas más a la semana.

Tras la huelga del 8 de Marzo, donde las españolas salieron en masa y tomaron  las calles para demandar igualdad respecto a los hombres, se volvió a hacer hincapié en la brecha de género. Esta huelga tuvo un carácter transversal, puesto que afectaba en todas las dimensiones de la vida cotidiana de las mujeres, quienes salen de una u otra forma perjudicadas: salarios más bajos, condiciones más precarias, más horas dedicadas al trabajo doméstico…  En este caso, a propósito de la brecha de género, nos centraremos en las costumbres de los hogares españoles. Esta noticia, publicada en Magnet, utiliza como fuente las cifras del año 2015 publicadas por el Instituto Nacional de Estadística. Se podría pensar, que una vez  pasado los años de crisis, la situación dentro de los hogares españoles podría haber mutado, sin embargo, tomando los datos aportados por el INE, se pone de manifiesto que las mujeres seguimos dedicando un mayor esfuerzo a las tareas domésticas que los hombres. Centrándonos en tres variables: tiempo dedicado al trabajo remunerado (tanto a tiempo parcial como a tiempo completo), tiempo dedicado al trabajo no remunerado  y los desplazamientos,

de media, ellos dedican 39.7 horas en sus puestos de trabajo, mientras que ellas dedican 33.9 horas. En este sentido, los hombres pasan en el trabajo una media de 5.8 horas más.

Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS. 2015. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Observatorio Estatal de Condiciones de Trabajo. Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

No obstante, la brecha de género se hace patente cuando se suma a esa primera variable de trabajo remunerado, la variable de tareas no remuneradas: Horas al día dedicadas a actividades de trabajo no remunerado por trabajadores que realizan dichas actividades.
Según los datos ofrecidos por la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo 2015:

el porcentaje más alto (33,9%) de mujeres trabajadoras que destinan tiempo al cuidado y educación de hijos o nietos les dedican cuatro horas diarias. El porcentaje más alto de hombres (39,7%) que trabajan dedican dos horas diarias a este tipo de cuidados y educación.

Sin título ii

Por lo tanto, al sumar los dos parámetros se genera la brecha desfavorable para la mujer: como señala Magnet: ellos emplean 14 horas a la semana a esas tareas no remuneradas como la limpieza del hogar, cocinar, educación, el cuidado de los niños/as o ancianos, etc. Ellas, de media, 26.5. En cuando al transporte, podemos hablar de igualdad: 2.8 horas y 2.9 horas respectivamente. Así se llega a la conclusión de que las mujeres se dedican a estas actividades (de media) 12.5 horas más.

Si hacemos un cómputo final de las variables, y como mantiene el INE, son más largas las jornadas de trabajo de las mujeres que las de los hombres: ellas dedican  un total de 63,3 horas semanales a estas actividades y ellos 56,5 horas. Por lo tanto, el resultado es que la mujer promedio trabaja aproximadamente siete horas más a la semana que el hombre.

Como se refleja en la encuesta, las españolas dedican, de media, más tiempo al trabajo no remunerado que los españoles en todas sus circunstancias vitales. Además, en la suma final del trabajo remunerado y el no remunerado, ellas tienen jornadas más largas. Asimismo, otro dato que esta brecha pone de manifiesto, es que en el caso de los hombres resulta indiferente que trabajen a jornada completa o parcial, o que tengan o no, hijos/as puesto que el tiempo dedicado a las tareas no remuneradas no se altera significativamente, son siempre inferiores a las mujeres

Ellas, si trabajan menos horas fuera de casa, aumentan su dedicación no remunerada a 30 horas a la semana. Una mujer que trabaja a tiempo parcial gasta más del doble de tiempo en tareas no remuneradas que un hombre en esa misma situación.

En conclusión, las mujeres en cualquier situación personal o laboral, según los datos expuestos, son las que mayor número de horas destinan a las tareas no remuneradas, fundamentales para vivir, y que, presumiblemente, afectan a la hora de desempeñar un trabajo, reforzando esa brecha de género.  La diferencia de horas presentada entre hombres y mujeres, que se materializa en aproximadamente unas siete horas,  pone de relieve esta brecha de género, plasmada en el desigual reparto de las tareas de cuidados, educación, trabajo doméstico, cuidado de personas dependientes (suelo pegajoso), una tendencia que actualmente sigue vigente, que requiere políticas de conciliación junto a la corresponsabilidad  para lograr destruir tal brecha.

Anuncios

Un Comentario

  1. Interesante aportación. Las mujeres no solo nos dedicamos al trabajo remunerado si no que también dedicamos más tiempo en otras labores como, el cuidado de los/as hijos/as, las tareas del hogar, etc. y que los hombres siguen dedicando más a sus actividades fuera del trabajo como por ejemplo practicar deporte. Seguimos sumergidos en una sociedad machista donde la mujer se ocupa del hogar y educación se los/as hijos/as frente al hombre que se dedica a si mismo y a su trabajo remunerado, y que como aporta la compañera, en la misma situación de horario laboral siguen trabajando (en el hogar, etc) más las mujeres que los hombres.
    La educación sexista recibida por una cultura patriarcal hace que las mujeres sigamos ocupándonos del hogar y que eso lo tenemos tan normalizado que es muy difícil desaprender pero, no imposible.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s