LAS DEMANDAS FEMINISTAS EN LA ECONOMÍA SOLIDARIA

Contando con una amplia trayectoria en la búsqueda por la igualdad real entre hombres y mujeres, todavía hoy, en los espacios compartidos por ambos sexos aún se puede evidenciar un claro menosprecio de la participación y contribución por parte de las mujeres, además de una cierta oposición a cubrir las demandas feministas. La configuración de la economía solidaria en el ámbito de la tradicional economía social, constituye un auténtico desafío a la estructura del patriarcado todavía imperante en nuestra sociedad.

La aparición y función de las empresas de economía social y solidaria prosperó sobre todo durante el periodo de los 80 sirviéndose de las iniciativas que surgieron como respuesta a la crisis económica y de empleo con la pretensión de crear un nuevo modelo de sistema de producción.

1 aportación

La organización de las empresas que suscitan una economía solidaria pretende transformar la gestión de las actividades económicas basadas en la competitividad, por otro tipo de mecanismo el cual otorga un papel primordial a las personas y que tiene como eje fundamental la cooperación, la equidad y la solidaridad. El factor humano se erige como motor de la denominada economía solidaria.

 

Asimismo, la estructura organizativa de sus trabajadores rompe con los esquemas que han venido estableciendo los modelos patriarcales y capitalistas. España cuenta con una Ley que regula su actividad (Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social) cuyos principios se encuentran recogidos en la Carta de la Economía Solidaria. Constituyendo el trabajo y la igualdad dos de esos principios fundamentales que han tenido cuyo origen surge de diversas aportaciones feministas. Con ellos se pretende revalorizar trabajos que tradicionalmente no han sido considerados como tal por no ser intercambiables en el mercado laboral por dinero, pero que realmente contribuyen al sostenimiento de la sociedad. Entre ellos, el trabajo reproductivo de las mujeres, el cual no dispone de suficientes facilidades horarias ni de medidas que favorezcan su realización. De igual modo, esta carta recoge la imperante necesidad de una igualdad salarial y reconocimiento de todos y cada uno de los trabajos que se realizan dentro de las empresas, sean cuales sean las funciones que se desempeñan.

En resumidas palabras, la economía social y solidaria ha sido fruto de la propuesta planteada por el feminismo como respuesta a la organización capitalista y jerárquica, la cual fomenta la perpetuación de una pésima situación en lo que se refiere a la creación de empleo con respecto a las mujeres, para que puedan acceder al mundo laboral en igualdad con los hombres. Este nuevo modelo de economía alza la voz de las mujeres y las erige como las necesarias precursoras en la creación de nuevos horizontes laborales para ellas mismas, basados en la igualdad y en el reconocimiento. Horizontes, que, además de mejorar su situación laboral, consigan transformar su posición colectiva en los diversos sistemas de representación.

Fuentes consultadas:

https://www.eldiario.es/zonacritica/demandas-feministas-EconomiaSolidaria_6_650294987.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s