PRECARIEDAD LABORAL DE LAS MUJERES INMIGRANTES

Teniendo presente la provincia de Huelva, donde el sector agrícola es de vital importancia, es necesario hacer hincapié en la situación de vulnerabilidad y explotación que sufren  las féminas inmigrantes en relación con dicha industria. Así, CCOO realizó 349 visitas a 306 empresas de Córdoba y Huelva en 57 municipios de ambas provincias que ocupan a 37.041 personas, el 14% de ellas (5.115) extranjeras, con las que ha constatado la precariedad laboral que sufren las personas trabajadoras extranjeras, donde se han atendido a personas de 19 nacionalidades.  Las mujeres tienen una mayor tasa de actividad que los hombres, pero presentan una situación laboral  vulnerable, debido a que trabajan en sectores caracterizados por su elevado índice de precariedad en el empleo, a tiempo parcial, sumergido o irregular e inclusive, en ocasiones, de verdadera explotación laboral. Relejo de esto, es la campaña fresera,  habitual en el incumplimiento del convenio colectivo en varias materias pero de forma especial en lo que se refiere a la productividad.

El programa “Defender el empleo con derechos de personas extranjeras en Andalucía”, desarrollado por CCOO en las provincias de Córdoba y Huelva en colaboración con la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias de la Consejería de Justicia e Interior, ha constatado la precariedad laboral que sufren las personas trabajadoras extranjeras.

Dentro del programa, que ha servido para comprobar la situación laboral de las personas inmigrantes en ambas provincias, se llegó a la conclusión, de que en la campaña fresera la discriminación y explotación laboral de las mujeres inmigrantes es escalofriante. Las  empresas utilizan un sistema de control digital de cajas recogidas, de forma que si no se recoge un mínimo se sanciona o despide a las trabajadoras, por lo que se exige un ritmo muy alto de trabajo con posturas muy forzadas que no cumplen la legislación en materia de prevención de riesgos laborales. Para empeorar aún más esta situación laboral, CCOO constató que multitud de fincas freseras, carecían de una infraestructura destinada a sanitarios para las personas trabajadoras. Este problema se ha solventado tradicionalmente con el montaje de servicios portátiles, que no mejora las condiciones higiénicas ni proporciona intimidad a quien necesite usarlas, aunque CCOO señala que esta práctica se ha reducido.

Por otro lado, CCOO, identificó significativas diferencias entre la campaña fresera y la de cítricos. En alusión a esta última, los problemas de contratación resultan más cuantiosos, y se suelen llevar a cabo por medio de Empresas de Trabajo Temporal, incumpliendo las condiciones del convenio colectivo en la mayoría de los casos. Este tipo de contratación lleva implícito un incremento del número de accidentes laborales propiciados por los elevados ritmos de trabajo, y por el empleo de escaleras en un suelo irregular. Además, la mayor parte de las personas beneficiarias del mismo han sido mujeres (74%), que son más activas en las zonas donde se ha centrado el proyecto […]. La mayoría de los hombres objeto del programa se encuentran en situación de desempleo de larga duración, muchos de ellos sin ningún tipo de prestación.

En la ejecución del programa  CCOO, identificó infracciones severas de la normativa laboral, desde falta de alta en la Seguridad Social, pasando por largas jornadas laborales[…] negación de descansos, festivos y vacaciones, o la no coincidencia del alta con la jornada de trabajo desarrollada en realidad. Junto a esto, en relación a los alojamientos, en términos generales están en situación aceptable, aunque en muchos de ellos es necesario mejorar las instalaciones y el mobiliario.

Otro dato muy revelador, es que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras que fueron entrevistados en el marco de ese proyecto, no querían ser entrevistados en la misma empresa por temor a las represalias, por lo que la situación de dominio y sumisión es absoluta. Incluso, durante el transcurso del programa  se implementó una campaña en contra de las personas inmigrantes haciendo uso de falsos e intencionados mensajes que fomentaban el rechazo a las personas inmigradas y difunden la xenofobia y el racismo. En este sentido, CCOO, señaló que se habían detectado casos de persecución y amenazas a las personas temporeras inmigrantes en el mismo lugar de trabajo en las campañas de recolección de aceituna y naranja.

Pienso que es sumamente preocupante que no se perciba por parte de elevados sectores de nuestra sociedad, la discriminación y explotación que padecen las personas que trabajan en oficios relacionados con las campañas frutales (fresas, naranjas, arándanos…). Por ello, resulta ser un requisito imperioso visibilizar dicha mácula social, mediante campañas de sensibilización y concienciación de la población, con el fin de emprender una lucha contra estas injusticias y discriminaciones. Unas campañas de sensibilización que podrían complementarse a la perfección con la promoción que se está llevando a cabo de los productos agroalimentarios onubenses (Mejor si es de Huelva).  En definitiva, que las mujeres presenten una mayor tasa de actividad que los hombres en este tipo de empleos (bajo el argumento, en muchas ocasiones, de una “manipulación más suave” de los frutos que los hombres), no quiere decir que gocen de una situación privilegiada, al contrario. Como se ha puesto de manifiesto en ese programa implementado por CCOO, la situación laboral de las féminas inmigrantes es nefasta, caracterizada por la precariedad, de hecho, se ha mencionado la falta de infraestructuras sanitarias adecuadas, e inclusive, se hace un llamamiento por parte de CCOO para que se lleve a cabo una remodelación de los alojamientos, en pro de la intimidad y calidad de vida de las trabajadoras, con el objetivo de garantizar su salud tanto física como psíquica, la temporalidad, la explotación laboral, empleo sumergido….. entre todos/as debemos de divulgar esta realidad social y contribuir a acabar con esa situación de explotación que viven las mujeres de los sectores agroalimentarios, donde se exigen unos ritmos de producción muy elevados, que si no se cumplen, en el mejor de los casos se solventa con una sanción, pero otras veces, las medidas son más severas, y se materializan por medio de despidos, aprovechándose las empresas de la situación de vulnerabilidad que presentan la mayoría de las inmigrantes, puesto que, en muchas ocasiones, son el sustento familiar.

http://industria.ccoo.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s