MUJERES DE LA FRESA, DEDOS DE HADAS

Las cooperativas agrícolas españolas contratarán para el año 2018 a unas 16.000 temporeras de nacionalidad marroquí. El número de temporeras marroquíes se ha multiplicado por siete respecto al año 2016, cuando solo vinieron legalmente a España unas 2.000 trabajadoras. Esto demuestra la mejoría que ha experimentado la economía española en los últimos dos o tres años; el desempleo se ha reducido notablemente y muchos/as empresarios/as españoles se han visto en la obligación de contratar a inmigrantes ante la falta de oferta de mano de obra local. Este colectivo está muy bien valorado por los/as empresarios/as, por su seriedad y dedicación al trabajo.

images

En los últimos años, más de 22.000 marroquíes han pasado por los campos de la provincia de Huelva (España), a través de lo que se conoce como contrataciones en origen de temporada. Esta fórmula de gestión transnacional del empleo ha sido enarbolada como modelo de migración legal y ordenada. No obstante, una mirada atenta revela las asimetrías de género y de desarrollo sobre las que se asienta, así, como los recortes de derechos laborales a los que da lugar.

Se trata de trabajadoras contratadas en origen, cuyas estancias, se extienden entre dos y ochos meses al año. Están ligadas a las campañas de recolección y plantación de la fresa y otros frutos cultivados en la zona. Estas temporeras llegan a los campos onubenses con un contrato de trabajo ya firmado, tras haber sido seleccionadas en su país de origen. Los contratos están vinculados a un empleador/a concreto/a y se le exige a la trabajadora que retorne a su país al finalizar, de esta manera, podrá optar a ser llamada en posteriores campañas.

La contratación de mujeres encuentra su explicación por parte de los/as empleadores/as onubenses en que consideran que ellas “dan menos problemas”, “son más trabajadoras” y “tienen más posibilidades de retorno” – en especial, si tienen cargas familiares – que sus homólogos varones, al tiempo que se les identifica con actitudes que consideran ventajosas para el trabajo, como: “no salen, no beben, etc.”. También se les atribuyen capacidades consideradas esencialmente femeninas como la “delicadeza” o la “sensibilidad” en las manos, esto las hacen a ellas más válidas para la manipulación de la fresa. En contraposición, manejan una serie de estereotipos con los que identifican a los temporeros marroquíes con comportamientos conflictivos o irresponsables (“salen, beben, arman bronca, faltan al trabajo” y “abandonan la campaña antes de su fin”). Queda, pues, confirmada la tendencia al empleo de mano de obra femenina, extranjera y contratada en origen.

El control sobre la vida privada y la reproducción de estas mujeres que imponen los contratos, impensables para el acceso a un puesto de trabajo en un Estado de pleno Derecho que garantice la igualdad de oportunidades entre los sexos, parece que encuentra su legitimación cuando de personas extranjeras se trata. Esto evidencia como descargalógicas sexistas son puestas al servicio de los beneficios de la empresa privada y el control de los flujos migratorios. Además, la existencia de la posibilidad de dar prioridad a mujeres casadas y viudas sobre las divorciadas, y a excluir a las madres solteras, responde a la asunción por parte de los poderes públicos marroquíes de una lógica patriarcal en la que una supuesta rectitud moral de las mujeres y el grado de adhesión a la norma social es percibida como garantía de docilidad y, por tanto, recompensada (esto es, que una mujer viuda tiene más probabilidades de volver que una divorciada y, no digamos, que una madre soltera).

Estas jornaleras ocupan generalmente puestos de trabajo eventuales, precarios y de baja remuneración (agrícolas, industria agroalimentaria, servicio doméstico, etc). Los conocimientos de la realidad que les rodea son muy incompletos. La mayoría desconoce la lengua española, el convenio laboral al que están sujetas, los derechos que poseen en tanto que trabajadoras inmigrantes de temporada o sus posibilidades de regularización. Incluso en general ignoran en qué momento van a terminar su trabajo y ser “devueltas” a Marruecos.

Los sindicatos y diversas ONGs denunciaron las duras condiciones de trabajo a las que  se tenían que someter las temporeras marroquíes. Algunas inmigrantes sin papeles trabajan en condiciones de semiesclavitud. Actualmente esta situación continúa desarrollándose.

Dos realidades completamente diferentes por lo que abro debate para que podáis aportar vuestra opinión.

Extraído de:

http://cadenaser.com/emisora/2018/02/09/radio_sevilla/1518186698_091933.html

http://www.atalayar.com/content/los-campos-de-fresas-en-huelva-se-llenan-de-temporeras-marroqu%C3%ADeshttps://www.efe.com/efe/espana/portada/las-mujeres-del-campo-marroqui-buscan-una-oportunidad-en-la-fresa-espanola/10010-3510188

http://www.atalayar.com/content/las-cooperativas-agr%C3%ADcolas-espa%C3%B1olas-contratan-16000-temporeras-marroqu%C3%ADes

http://www.huelvainformacion.es/provincia/temporeras-marroquies-viajan-campana-fresa_0_1212779270.html

https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/670179/REIM_7_5.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

Anuncios

  1. Me parece que has elegido un buen tema ya que considero que a la mujer inmigrante se la desprecia en todos los sentidos y así podemos verlo en tu entrada. Las cuestiones que surgen sobre la inmigración en España son muy diversas y amplias pero, la situación que viven las mujeres inmigrantes es escalofriante. Pienso que casos como estos están ahora siendo visibilizados pero que siempre se ha utilizado a estas mujeres para otros fines aparte de trabajar en el campo. Y bueno eso de trabajar…., en situaciones denigrantes y humillantes, por el trato recibido y por el jornal.
    Buena aportación para seguir dando visibilidad a las mujeres inmigrantes que por miedo no denuncian.

  2. ¡Buenas Miriam!
    Un post que en estos días estamos observando en los medios de comunicación. Reforzar y establecer cauces para garantizar que se cumplan los derechos de acceso a la atención sanitaria, a la inserción laboral, a un alojamiento digno y derecho de disfrutar de un servicio de orientación jurídica, así como, garantizar el empadronamiento de todas las personas en el sitio donde residen.. son medidas que deberían de llevarse a cabo ante administraciones y ayuntamientos de la zona, dando respuesta a todos estos problemas que crean la inestabilidad de un proceso laboral en este sector.
    Debemos de empezar dando alternativas como la creación de albergues o de módulos prefabricados, que faciliten el alojamiento de los temporeros; crear oficinas de mediación para el alquiler con el fin de facilitar viviendas a los mismos, y crear para los menores un programa específico que aborde de manera integral la problemática que presentan estos perfiles que son más vulnerables. Con todo esto intentaremos solucionar de alguna manera problemas actuales que hacen que suceda acontecimientos como el caso de las mujeres freseras de Huelva.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s