¿Techo de cristal o de hormigón?

El conocido “techo de cristal” es una metáfora que alude a las barreras invisibles que encuentran las mujeres a la hora de abrirse paso en su carrera profesional. Es la forma de interpretar esa superficie superior que permite a las mismas mirar hacia arriba pero que les impiden traspasarla, por eso no se ve y se llama de cristal.

Poco a poco se avanza, pero aún así puede verse la presencia del famoso techo de cristal en numerosos casos, tales como; el bajo porcentaje de cargos ocupados por mujeres en la alta dirección o cargos en el campo político donde la representación de las mujeres sigue siendo baja. Aún falta mucho para derrumbar este techo.

Podemos verlo aún más claro en estos dos casos.

david y

En este primer caso, aparecen Almudena Alonso y David Barrado. Compañeros de trabajo en el Centro de Astrobiología del CESIC-INTA en Villanueva de la Cañada (Madrid). Han recorrido el mismo camino pero los obstáculos que se han encontrado no son los mismos.

Almudena, se doctoró en la Universidad Complutense y en la de Oxford en 1995, hizo su trabajo posdoctoral en el extranjero, y en el año 2003, al mismo tiempo que David, regresó a España con una beca Ramón y Cajal. En la actualidad, ambos trabajan en el Centro de Astrobiología del CSIC-INTA en Villanueva de la Cañada.

En este mundo de la ciencia los méritos no se miden por escalas subjetivas, pero también hay prejuicios. La mayoría suelen ser hombres, y escasea el número de mujeres que se dedican a ello. Almudena es una excepción.

En el siguiente caso, los protagonistas son Raquel (abogada) y Román (letrado).

roman

Raquel también es una excepción en la abogacía ya que a los 33 años es socia de su propio despacho. Con un expediente impecable entró en el despacho de Román. En aquellos momentos estaba comenzando con su profesión y no se planteaba ni el hecho de ser madre.

Ambas, tanto Almudena (astrofísica) como Raquel (abogada), comentan numerosas dificultades que han tenido que pasar para llegar a donde están a día de hoy. Situaciones donde se asume que por ser mujer vas a tener hijos o gente que no cree que seas capaz de lo mismo que un hombre. Hay discriminación contra la mujer.

Para acabar con tantos prejuicios a la hora de trabajar, Raquel creó un blog llamado “Entre togas y chupetes”. El fin del mismo era hacer visibles a muchas mujeres que son invisibles, y acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno laboral.

“Demostrar”. Ese es el verbo que ambas llevan años mencionando para superar obstáculos y romper el techo de cristal.

 

*Fuentes:

https://politica.elpais.com/politica/2018/03/02/actualidad/1520003849_107383.html

https://hipertextual.com/2017/02/techo-de-cristal

https://entretogasychupetes.com/

Anuncios

  1. Los ejemplos que nos presentas en tu post se tratan claramente de trabajos en los que la presencia de hombres ha sido tradicionalmente mayor. Como comentan otras compañeras en post anteriores, se puede ver que la afluencia de mujeres en puestos de mayor rango se viene dando en ocupaciones feminizadas; administración de finanzas, cuidados de familias y personas dependientes y prestación de servicios, entre otros.
    Estas mujeres que nos presentas, han superado barreras, y tal como ellas dicen han tenido que demostrar, demostrar más que sus compañeros varones. Ahora bien, otra de las razones por la que ellas tienen menor representación en estas áreas, estaría relacionada con la educación y la falta de referentes. En las titulaciones universitarias que comentas, la afluencia de hombres suele ser mucho mayor que el de sus compañeras, por tanto ¿a qué se debe esta desigualdad? ¿Es que a las chicas no les gusta el tema de la ciencia o la jurisprudencia? En el ámbito escolar, son pocas las mujeres que se estudian en relación con la ciencia, la historia, la literatura, etc. ¿Cómo pretendemos que estas niñas sientan interés por un ámbito en el que no se ven representadas por la falta de referentes femeninos? Todo esto puede unirse también a temas de la educación en la sumisión de niñas y el éxito en niños, y un largo etcétera. Así, compañera, el techo de cristal verdaderamente parece de hormigón, tal como comentas.

  2. Pese a que tenemos más formación y nivel educativo que los hombres, sufrimos discriminación en materia de empleo, salarios y acceso a posiciones de liderazgo. Es cierto que se han producido avances, sobre todo en la última década en este campo, pero no los suficientes.
    Sin embargo, no me cabe duda de que en un país donde la sobrecualificación femenina es mayor que la de los hombres terminará gobernado por mujeres y, aunque todavía tendremos que esperar, la situación actual terminará dando la vuelta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s