José Luis Sampedro

Mi tercer post iba a ser sobre otro tema, pero ayer murió a los 96 años el humanista y economista José Luis Sampedro y me parece totalmente de recibo que se dedique uno de los post de este blog a su persona.

 Para ello adjunto la dirección web de una entrevista que ofreció a Jordi Évole sobre la importancia que se le da al dinero.

 “El dinero se ha convertido de ser un instrumento de cambio útil y hasta indispensable, se ha convertido en  un referente absoluto y total”.

“Capitalismo: Abuso de poder por el capital”.

Anuncios

Una entrevista de trabajo cualquiera

http://www.youtube.com/watch?v=RCdS7710LVw

El video que adjunto en este post llego a mi gracias al comentario de una compañera que cursó el master de género el año pasado durante un coloquio sobre el trabajo de los estereotipos de género en el colegio, en él se muestra la que podría ser una entrevista de trabajo en cualquier empresa.

En este caso muestra una mujer de 42 años, con una buena preparación: licenciada en económicas, habiendo trabajado como directora de ventas,  con tres idiomas (inglés, francés y alemán) y cartas de recomendación de las dos compañías anteriores donde ha trabajado.

Se trata de una total crítica a la situación tan difícil por la que puede pasar una mujer a esta edad para encontrar trabajo e incluso la desesperación que la llevaría a aceptar cualquier tipo de trabajo.

Podríamos destacar que las mujeres y las personas mayores de 40 años son las más dagnificadas por el desempleo, por lo cual se trata de una persona que podríamos definir como en grupo crítico.

Es preguntada sobre su carga familiar y si ello supone algún tipo de problema para su desempeño laboral. Esto es algo que dudo preguntarían a un hombre, ya que sobreentiende que la mujer es la responsable del cuidado familiar.

Cabe destacar que presenta dos cartas de recomendación de empresas donde ha trabajado anteriormente y  no se comenta el motivo de abandono de esos empleos que probablemente haya sido debido al desempeño de su labor familiar, la idea que me lleva a pensar esto es la edad de la mujer y de los hijos y el hecho de estar divorciada algo que probablemente pueda haberla hechor regresar al mercad laboral.

A pesar de la gran preparación que posee (carrera universitaria, buenas referencias y dominio de idiomas) desempeña un puesto de trabajo mucho menor a lo que aparentaba tanto la entrevista como el currículo.

Las condiciones de trabajo que se le plantean son duras: bajo sueldo, pocas vacaciones, sin horarios fijos…  Aún con todas estas circunstancias no duda ni un segundo en aceptar el empleo.

Todo esto nos puede hacer reflexionar de la gran dificultad para la inserción en el mercado laboral y la cada vez más repetida acción de trabajar en lo que llegue y no en lo que uno/a este especializado/a.

Corresponsabilidad y empleo

CARTEL-8marzo-OK

Este cartel del día de Internacional de la Mujer del año 201 me ha resultado muy significativo ya que muestra la escalada de una mujer en el mercado laboral, resaltando las siguientes palabras: Empleo, Estabilidad, Corresponsabilidad, Igualdad salarial y Promoción. Siendo el punto medio de esta cadena la corresponsabilidad que será la base en la que se sostendrá el empleo femenino en igualdad.

Cuando hablamos de igualdad de sexos en muchos casos se empeñan y nos empeñamos en que las mujeres adopten un rol históricamente masculino, ¿pero y quién ocupa entonces el hueco que dejan las mujeres, queda desierto?

La definición que da la RAE del término corresponsabilidad que es la responsabilidad compartida. La mayoría de las personas lo entienden como el reparto de tareas igualitario, pero no es lo mismo un reparto de tareas que una responsabilidad compartida. Hombres y mujeres somos responsables del cuidado que se desempeña en la esfera privada del hogar.

Según Cristina Carrasco la inclusión en el mercado laboral y el posterior camino que siguen hombres y mujeres es diferente y todo ello debido a la carga de responsabilidad familiar que cae en manos femeninas y frena su avance.

El hombre se incorpora al mercado laboral y no lo abandona hasta el momento de la jubilación, modelo de U invertida.

La mujer no adopta el mismo modelo, sino que ha asumido formas distintas de acuerdo a la situación socio-histórica cultural de cada país y adaptado al ritmo del ciclo vital tanto personal como de los seres que la rodean. Tradicionalmente podía tener forma de M, una primera incorporación al mercado laboral y marcada también posibles retiradas y reincoporaciones y la retirada final a la edad de la jubilación. Estos modelos se han ido modificando tendiendo a igualar el modelo masculino.

La corresponsabilidad real y la ruptura del modelo familiar “male breadwinner” es lo que necesitaríamos para llegar a un igual desempeño laboral de hombres y mujeres en el mercado. Sin la responsabilidad y el cuidado igualitario del hogar y la familia no será posible esa igualdad laboral tan añorada.