Encuesta de Población Activa. Datos del primer trimestre del 2016.

Hace varios días salieron a la luz los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al primer trimestre del 2016. Los datos ofrecidos muestran que hay 4.791.000 personas que se encuentran en situación de desempleo, 18.029.600 personas ocupadas y 15.670.800 personas que se encuentran en la inactividad. Si se observa la variación de los datos, respecto al trimestre anterior, ha descendido la ocupación y ha subido el desempleo y la inactividad. En cambio, si comparamos los datos con el año anterior, se ha producido un descenso del paro y un aumento de la ocupación y la inactividad.

Variación sobre el trimestre anterior Variación sobre mismo trimestre del año anterior
Diferencia Porcentaje Diferencia Porcentaje
Ocupación -64.600 -0’36 574.800 3’29
Desempleo 11.900 0’25 -653.200 -12
Inactividad 54.900 0’35 53.100 0’34

Algunos datos divididos por sexo

Los datos muestran que hay un mayor número de hombres en la ocupación. En el desempleo, las cifras son muy parecidas entre ambos, aunque es mayor en las mujeres. En la inactividad, hay un mayor número de mujeres que hombres. Hay que tener en cuenta que las mujeres suelen moverse más entre la inactividad y la actividad (como ocupadas o como desempleadas), mientras que los hombres suelen moverse más entre la ocupación y el desempleo.

Mujeres Hombres
Ocupación 8.182.200 9.847.400
Desempleo 2.413.500 2.378.000
Inactividad 9.158.700 6.512.100

Respecto al trimestre anterior, ha aumentado el paro en las mujeres, mientras que ha descendido en los hombres. La ocupación crece en los hombres y desciende en las mujeres. En la inactividad, sube el número de personas en ambos, aunque más en las mujeres. Comparando los datos con el año anterior, se refleja una disminución del desempleo, aunque en el caso de los hombres, ese descenso es casi el doble que el de las mujeres. En cuanto a la inactividad, en las mujeres desciende, mientras que en los hombres sube.

Mujeres

Hombres

Diferencia Porcentaje Diferencia Porcentaje
Variación sobre el trimestre anterior Ocupación -48.600 -0’59 15.900 -0’16
Desempleo 21.500 0’9 -9.800 -0’4
Inactividad 33.100 0’36 21.700 -0’16
Variación sobre mismo trimestre del año anterior Ocupación 247.600 3’12 327.200 3’44
Desempleo -228.900 -8’66 -424.300 -15’14
Inactividad -14.400 -0’16 67.500 1’05

La tasa de actividad, que es mayor en los hombres, ha descendido en ambos sexos en comparación al trimestre anterior. Esta tasa solo ha aumentado ligeramente en el caso de las mujeres comparando los datos con el año anterior. La tasa de paro, al contrario que la tasa de actividad, es mayor en las mujeres. Con respecto al trimestre anterior, esta tasa ha descendido en el caso de los hombres (aunque muy poco), y ha aumentado en el caso de las mujeres. Respecto al año anterior, la tasa de paro desciende tanto en hombres como en mujeres.

Mujeres

Hombres

Tasa de actividad

Total

53’64

65’25

Variación sobre el trimestre anterior

-0’15

-0’12

Variación sobre el mismo trimestre del año anterior

0’08

-0’41

Tasa de paro

Total

22’78

19’45

Variación sobre el trimestre anterior

0’26

-0’04

Variación sobre el mismo trimestre del año anterior

-2’2

-3’29

 En cuanto al tipo de trabajo, se observa como las mujeres ocupan la mayor parte del trabajo a tiempo parcial, existiendo una diferencia de más del doble respecto a los hombres. En cambio, hay una mayoría de hombres que trabajan a tiempo completo.

Mujeres

Hombres

Ocupación a tiempo completo 6.152.000 9.046.800
Ocupación a tiempo parcial 2.030.200 800.600

 Si comparamos los datos con el trimestre anterior se observa que únicamente ha subido la ocupación a tiempo parcial de los hombres. Respecto al año anterior, solo ha bajado el trabajo a tiempo parcial en las mujeres.

Mujeres Hombres
Diferencia Porcentaje Diferencia Porcentaje
 

Ocupación a tiempo completo

Variación sobre el trimestre anterior -19.700 -0’32 -32.000 -0’35
Variación sobre el mismo trimestre del año anterior 291.300 4’97 289.300 3’3
Ocupación a tiempo parcial Variación sobre el trimestre anterior -28.900 -1’40 16.100 2’05
Variación sobre el mismo trimestre del año anterior -43.700 -2’11 37.900 4’98

Situación en Andalucía

Los datos reflejan que la tasa de actividad es mayor en los hombres, con 13 puntos de diferencia. Por otro lado, la tasa de paro es mayor en las mujeres, con 7 puntos de diferencias.

Mujeres Hombres
Tasa de actividad 51’73 64’89
Tasa de paro 33’13 26’85

 Conclusión

Los datos de la EPA del primer trimestre de 2016 muestran como la brecha entre hombres y mujeres en el mercado laboral continúa, y parece que se está agrandando. Con una tasa de paro mayor en las mujeres, esta tasa sigue aumentando, mientras que disminuye en el caso de los hombres. La situación no es mejor en Andalucía. Si se hace una comparación entre la tasa de paro a nivel nacional y la tasa de paro a nivel de Andalucía, se ve como en Andalucía, en general, hay una mayor tasa de paro, pero mientras en los hombres la diferencia es de 6 puntos, en el caso de las mujeres esa diferencia es de casi 11 puntos. Por último, otro dato que refleja la desigualdad es el tipo de jornada laboral. Mientras el 24’81% de las mujeres trabajan a tiempo parcial, solo el 8’13% de los hombres tienen este tipo de jornada.

 

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Anuncios

Valoración del trabajo doméstico no remunerado. Datos del País Vasco.

Poner valor al trabajo doméstico no remunerado, es necesario para hacer visible su importancia en la economía y ver cómo se está beneficiando del trabajo gratuito de las mujeres (que son las que en mayor porcentaje se encargan del trabajo doméstico). Por ejemplo, cuando un Estado no se encarga de las tareas relacionadas con los cuidados, está haciendo que, en algunas ocasiones, las mujeres se vean obligadas a dejar su empleo para ocuparse del cuidado de otras personas. Lo que significa que van a realizar un trabajo por el cual no recibirán remuneración, y por el que dejarán de ser económicamente independientes.

El Instituto Vasco de Estadísticas (EUSTAT) lleva realizando desde hace algún tiempo la Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico, con la que pretende dar valor a las tareas del hogar dentro del sistema económico, ya que no se tiene en cuenta a la hora de estimar el Producto Interior Bruto (PIB). Entre las distintas formas que existen para valorar el trabajo doméstico, han utilizado el método que calcula el valor de la producción a través de los costes, método recomendado por la Oficina Europea de Estadística (EUROSTAT). Para ello, han necesitado los datos proporcionados por la EPT (Encuesta de Presupuesto de Tiempo), relacionados con las actividades del hogar, clasificadas en cuatro categorías: proporcionar alojamiento, cuidado y educación, proporcionar comida y tareas relacionadas con la ropa. Después, esas horas se multiplican por el valor del salario/hora. Además, para el cálculo, se tienen en cuenta otros datos más complejos, que se pueden ver en el informe del año 2003 (el enlace a este informe se encuentra al final).

Según el último informe publicado en el que manejan los datos del año 2013, el valor del trabajo doméstico no remunerado corresponde a un 32’4% del PIB del País Vasco. En este mismo estudio aparece la evolución de este valor a lo largo de 20 años. En el año 1993, se situaba en un valor del 46’2%, casi la mitad del PIB. En el año 2008, llegó a ser de un 28’7%, pero con la situación de crisis, este valor ha vuelto a subir. Esto se debe a que cuando la situación económica es buena, el trabajo doméstico pasa a formar parte del mercado, mientras que en épocas de crisis, sale del mercado de trabajo para volver a trasladarse al hogar.

En este estudio también se hace una distribución por género de las tareas del hogar. Los datos reflejan que en el año 2013 las mujeres son las encargadas del 66’7% de la producción doméstica y los hombres del 33’3%. Es cierto que si comparamos las cifras con las del año 1993, se ha reducido en casi 13 puntos la participación de las mujeres en las tareas domésticas, pero a pesar de esto, siguen produciendo el doble que los hombres.

No es posible comparar la situación del País Vasco en 2013 con otras comunidades autónomas, al no realizarse este tipo de análisis de manera periódica, aunque sí se ha realizado la Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico en algunas comunidades de manera puntual. Los últimos datos que se tienen de España son del año 2010, donde el valor del trabajo doméstico era el 41% del PIB.

La información ofrecida por el EUSTAT muestra la dificultad de encontrar este tipo de estudios en España y en otros países. Los escasos estudios que existen revelan datos similares a los del País Vasco o incluso algo superiores, lo que refleja la importancia del trabajo doméstico, realizado en gran parte por las mujeres y que tiene un valor de al menos un tercio del PIB.

Para finalizar, quería comentar una página web que he encontrado y que me ha parecido bastante interesante. Todonoincluido.net es una página que pretender hacer ver, a las personas encargadas del trabajo doméstico, cuánto cobrarían si se les pagara por las tareas del hogar que realizan en sus casas. Para ello, hay que poner las horas semanales dedicadas a las distintas tareas domésticas. A continuación, la página elabora una factura de lo que tendría que pagar la unidad familiar a esa persona. Me parece que con esto se consigue un pequeño avance para que cada persona empiece a tomar conciencia del valor económico del trabajo doméstico.

 

Páginas web consultadas

Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico 2003: http://eustat.eus/elementos/ele0001200/ti_cuentas-satelite-de-la-produccion-domestica-2003/inf0001210_c.pdf

Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico 2008: http://www.eustat.eus/elementos/ele0006100/ti_el-trabajo-domestico-no-remunerado-de-la-ca-de-euskadi-equivaldria-al-287-del-pib-en-2008/not0006165_c.html#axzz480w3naY6

Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico 2013: http://eustat.eus/elementos/ele0013200/ti_el-trabajo-domestico-no-remunerado-de-la-ca-de-euskadi-equivaldria-al-324-del-pib-en-2013/not0013261_c.html#axzz47tSkdXSk

Noticia sobre Todonoincluido.net: http://www.eldiario.es/norte/euskadi/inviertes-trabajo-domestico_0_386711629.html

Renta básica, ¿una posible solución para la eliminación de las desigualdades?

La renta básica es una medida que genera polémica cuando se habla de ella, pero ¿en qué consiste exactamente? La renta básica es una aportación económica por parte del Estado a toda la ciudadanía de un territorio, de manera individual (independientemente de la unidad familiar) y sin ninguna excepción (sin importar si la persona es rica o es pobre). Hay que aclarar que cuando se hace referencia al Estado, puede ser a nivel de país, de comunidad autónoma o de ciudad. La cantidad económica que se le entregaría a cada ciudadano/a dependerá del lugar donde se implante la medida, pero debe ser superior al umbral de la pobreza para poder garantizar que se cubran las necesidades básicas.

Quienes defienden esta propuesta, que pueden ser de ideologías muy diversas (por ejemplo, en Finlandia es apoyada por el sector conservador, mientras que en España es apoyada por sectores de izquierdas), presentan una serie de argumentos a favor. El primero sería la eliminación de la pobreza, ya que se cubrirían las necesidades básicas de las personas. Otro aspecto positivo es que las personas conseguirían independencia económica, ya que con la renta básica no se verían obligadas a depender de terceras personas. En el caso de las personas jóvenes, les ayudaría a emanciparse más fácilmente y a no tener que aceptar los trabajos denominados “basura”. Además, esta medida podría mejorar la situación de las mujeres. Por ejemplo, muchas son las mujeres que se dedican a la realización de las tareas domésticas, pero este trabajo no es remunerado a pesar de su importancia para la sociedad. Si se les proporcionara una renta básica, se les estaría otorgando una independencia económica que actualmente no tienen. Por último, se simplificaría la labor administrativa relacionada con los subsidios actuales, ya que serían eliminados al no ser necesarios. Esto permitiría a los trabajadores y a las trabajadoras sociales realizar su trabajo centrándose más en la solución de los problemas de exclusión social que en el cumplimiento de requisitos para que una persona reciba una subvención.

Existen también personas que están en contra de la renta básica por diversos motivos. Uno de los argumentos es que las personas no querrán trabajar, ya que el hecho de percibir una renta básica hará que pierdan el interés por encontrar un empleo. Otro argumento en contra es la inviabilidad de la medida al requerir un gran gasto económico que, con la situación económica actual, hace imposible su puesta en marcha.

En relación al primer argumento, hay que señalar que la mayoría de las personas no se conformarían con tener lo mínimo, sino que intentarían incrementar sus ingresos para aumentar su nivel de vida. Las personas elegirían los trabajos en los que desean trabajar y no elegirían trabajos en los que son explotados o que ahora solo los eligen porque lo necesitan para vivir. Además, hay que considerar que el trabajo no solo es aquel por el que se recibe una remuneración, sino que existen otro tipo de actividades, como las tareas del hogar o el voluntariado, que también son trabajos. Con la renta básica, las personas que realizan trabajos no remunerados, tendrían ingresos económicos.

Respecto a la viabilidad de la renta básica, actualmente hay informes que demuestra que es posible su aplicación solo con una reforma integral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como publican Arcarons, Domènech, Raventós y Torrens en su artículo, “Un modelo de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Reino de España: sí, se puede y es racional”, donde resumen las modificaciones necesarias para la aplicación de la Renta Básica en España. Además, señalan que han realizado los cálculos sin incluir nuevos impuestos, sin incluir posibles datos sobre la lucha contra el fraude fiscal y sin eliminar gastos que, para los autores, podrían ser suprimidos.

Es cierto que parece difícil incorporar este tipo de medidas, pero existen países que ya se están planteando su incorporación, por ejemplo, Finlandia, que ha programado una renta básica de 800 euros. Habrá que ver cómo funciona, pero en mi opinión, habría que empezar a replantearse su incorporación como solución a las desigualdades y como solución a problemas futuros que ya están empezando a surgir, como son la falta de empleo debido de los avances tecnológicos.

 

Páginas web consultadas

Modelo de financiación de la renta básica para España: http://www.redrentabasica.org/rb/rrbantigua_1184/

Preguntas frecuentes sobre la renta básica: http://www.bin-italia.org/pdf/RBcastella.pdf

Renta básica en Finlandia: http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/Renta-basica-finlandesa_6_461663858.html

Información sobre la renta básica: http://www.redrentabasica.org/rb/

Necesidad de garantizar la existencia material a toda la población: http://www.redrentabasica.org/rb/la-necesidad-de-garantizar-la-existencia-material-a-toda-la-poblacion/