MUJER Y AGUA

mujer y agua
Coincidiendo que el pasado año 2013 fue el “Año de Naciones Unidas de la Cooperación en la esfera del Agua” (1) y ya que en los últimos días se han anunciado varias convocatorias de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y muchos de los proyectos que se ofertan son relativos al Agua y el Saneamiento, es conveniente que nos preguntemos si van dirigidos al ¿agua y saneamiento únicamente o a la gestión del agua y saneamiento desde la perspectiva de género?.
Hay que tener presente que en los países dónde se desarrolla este tipo de proyectos (y en otros muchos) la tarea del agua es soportada por las mujeres de las comunidades teniendo en la mayoría de los casos que recorrer distancias de kilómetros, ir cargando con el peso de los galones hasta sus hogares y levantarse antes del amanecer para que el resto de la familia pueda tener agua al despertar; al realizar esta actividad las mujeres, desde muy niñas tienen que dejar de ir a la escuela para poder asumir la tarea que les ha correspondido y aprender a cargar con los galones de agua para la subsistencia de su familia. El agua es un bien natural y escaso y de primera necesidad; este agua se recoge de manantiales, ríos, pozos, etc. , y una vez en el hogar hay que tratarla a través de mecanismos de filtración o con la utilización del cloro para evitar infinidad de enfermedades producidas por la contaminación.

Tras esta pequeña introducción en la que observamos que la mujer es la principal recolectora de agua en estos países cómo por ejemplo (Bolivia, Perú, República Dominicana, Guatemala, India…) nos preguntamos si en los proyectos se plantean la gestión de este recurso natural tan preciado teniendo en cuenta la perspectiva de género, debido al peso que actualmente asume la mujer en el mismo.

Es sumamente importante el trabajar con las distintas comunidades la cuestión de género con el fin de que las tareas sean compartidas y que mujeres y hombres puedan disfrutar de las mismas oportunidades. La mayoría de las mujeres realizan la actividad sin darle valor al esfuerzo que conlleva la misma, por el simple hecho de que son ellas las que tienen que cuidar a los que están a su alrededor, esa es su función y deben hacerlas como mujeres que son. En relación a los hombres no quieren perder esa serie de prioridades que la sociedad les ha puesto en bandeja y consideran que las tareas son compartidas al realizar ellos otros trabajos del ámbito productivo.

A las mujeres, a pesar de realizar esta labor tan importante y ardua, no se la tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones en relación a la gestión del agua y de los alimentos, su participación es mínima, lo que afecta a la hora de llevar a cabo este tipo de proyectos pues su implicación y su información son fundamentales para el óptimo desarrollo. Por todo esto es esencial que lleven inmersos la perspectiva de género, hay que hacerles ver la importancia que tiene el trabajo reproductivo ya que es la base para poder llevar a cabo sus economías.

Es relevante este trabajo previo para que el desarrollo de las comunidades sea concebido desde todas las esferas y no se continúe incrementando las diferencias entre mujeres y hombres en los países del sur.

(1) http://www.un.org/es/events/worldwateryear/factsfigures.shtml

“A la economía sumergida, como a algunas mujeres, no se la puede eliminar”

Palabras expresadas por el diputado autonómico del PP y vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias, Manuel Fernández el pasado 22 de mayo de 2014. A los días de ofrecer estas declaraciones, se retractó de las mismas argumentando que había tomado esas palabras de D. Alfonso Guerra , otro político que había comentado lo mismo en el año 1986.
Cuando escuchamos una afirmación así es el momento de analizarla y detenerse en ella, ¿qué relación encuentra este señor cuando habla de que no se puede eliminar a las mujeres y las compara con la economía sumergida?, ¿cómo se puede permitir que en pleno siglo XXI un representante de un partido político diga que a las mujeres no se les puede eliminar?.
La economía sumergida es aquella parte de la actividad económica que discurre al margen de los registros, las estadísticas y los controles oficiales.(1)
Por encontrar una similitud entre la economía sumergida y la mujer, podemos hablar de la invisibilidad de ambas y la importancia que aportan cada una en su esfera, tal y como iremos argumentado en el discurso, la economía sumergida es aquella que no aparece en ningún registro oficial y el trabajo de la mujer tampoco, por tanto si se mercantiliza el trabajo doméstico podríamos hablar de que a lo largo de los siglos la mujer se ha dedicado a este tipo de economía pero sin recibir contraprestación económica alguna y con jornadas laborales de 24 sobre 24 horas . A la economía sumergida también se le llama subterránea, encubierta, al igual que el papel que ha tenido en la sociedad patriarcal la mujer, siempre en un segundo plano, sin destacar, ocupándose de la reproducción y el cuidado de niños/as y de las personas mayores, sin la posibilidad alguna de poseer una mínima independencia económica .
La mujer es aquella que sostiene la economía de los cuidados, pilar básico para que los mercados puedan funcionar y pieza clave del engranaje, ¿porqué no se plantea este señor eliminar a los hombres?; volvemos a vislumbrar esa cultura sexista en la que estamos inmersos/as y en la que el hombre tiene supremacía en relación a las mujeres, que se encarga del trabajo remunerado y por tanto tiene mucho más valor que el sexo contrario.
Pues, las mujeres no nos vamos a callar tras escuchar estas declaraciones, vamos a luchar como hemos venido haciendo hasta ahora para que se nos considere lo que somos, personas, con capacidad de decisión, dependientes, capaces de dar cuidados, de trabajar dentro y fuera del hogar y, no queremos ser “supermujeres”, creemos en la corresponsabilidad y en que todas y todos con esfuerzo e interés lograremos esa igualdad real en la que confiamos, aquella en la que no se nos diferencie por ser hombres o mujer y únicamente se nos vea como seres humanos.

Respecto a las mujeres no se puede hablar de eliminación como el que habla de acabar con los residuos tóxicos, somos más de la mitad de la población y cumplimos tal y como los hombres, un papel muy importante en la sociedad.
Es vergonzoso que representantes de nuestra democracia tengan este discurso y que tras publicarse esta afirmación no haya ninguna repercusión, que no dimita ante semejante barbaridad, pues le guste a este señor o no, las mujeres vamos a seguir presente así que no se preocupe por nosotras y que encuentre los medios para eliminar esa economía sumergida que tanto daño hace al país.
sin la mujer no hay economia
(1) http://www.economia48.com/spa/d/economia-sumergida/economia-sumergida.htm

BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES

salario 1

La brecha salarial entre mujeres y hombres es la diferencia existente entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos, calculada sobre la base de la diferencia media entre los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores.(1)

Según datos de la UE las mujeres ganan un 16 % menos por hora que los hombres y nos preguntamos ¿hasta cuándo? Parecía o nos hacían creer que este tema de la diferencia en la retribución de los salarios estaba más que superada y que era casi increíble pensar que por un mismo trabajo cobremos diferentes salarios hombres que mujeres, pero la realidad no se puede obviar y los datos reflejan que desgraciadamente existe esta brecha salarial, con las consecuencias que para las mujeres acarrea teniendo en cuenta que nos perjudica en multitud de aspectos como: a la hora de solicitar prestaciones por desempleo o en el momento de la jubilación generando situaciones de más vulnerabilidad y de pobreza en la tercera edad.

En relación a España, según datos del Informe de desigualdades salariales del sindicato UGT (Unión General de trabajadores y trabajadoras) revela que una mujer tiene que trabajar 82 días más que un hombre para cobrar lo mismo, así como, refleja que en el último año se han incorporado más mujeres al mercado laboral que en años anteriores (2), pero hay que atender y tener en cuenta que estos empleos son más precario, a tiempo parcial y con menor remuneración como comentaremos más adelante.

Según publica el sindicato CCOO (Comisiones Obreras) la diferencia salarial de género ha aumentado dos puntos porcentuales debido a los cambios legislativos en el mercado laboral, y es que estos cambios han abaratado los despidos, han incentivado las jornadas laborales parciales y han reducido las prestaciones, con lo cual nos lleva a una situación de desprotección social.

Tal como dijimos anteriormente hay que cuestionarse qué tipos de trabajo son los que realizan las mujeres con respecto al de los hombres y es que, en su mayoría, las mujeres desempeñan puestos en el tercer sector que es el peor remunerado y las jornadas laborales son a tiempo parcial, lo que conlleva a una menor cotización y a que, en muchas ocasiones, las mujeres se vean obligadas a tener que compaginar varios empleos a la vez para poder llegar a obtener un sueldo digno.

En cuanto a la media jornada laboral, muchas mujeres acceden a esta con el objetivo de poder concordar el trabajo fuera de casa con el trabajo doméstico, perpetuando y relegando de nuevo a que sea la mujer la encargada de esa parte privada del trabajo en las que se encuentran las funciones de cuidados; y sea ella y no el hombre la que rechace trabajar en horario de jornada completa asumiendo las desventajas que conlleva para la mujer pero cumpliendo lo que la sociedad espera de nosotras.

En los últimos tiempos se ha hablado mucho de conciliación familiar y laboral y nos preguntamos ¿Cuál es el precio que hemos pagado las mujeres para conseguir esa “falsa” conciliación que se nos ha querido vender?; no existe conciliación sin corresponsabilidad, tiene que haber un trabajo previo de concienciación y predisposición por parte de la otra mitad de la población, los hombres, al igual que es necesario que nosotras dejemos entrar en esa parcela privada , esa que nos han hecho creer que era solo nuestra y nos han impuesto desde que somos niñas.

Fuentes: (1) http://ec.europa.eu/justice/genderequality/files/gender_pay_gap/140319_gpg_es.pdf (2)http://www.ugt.es/actualidad/2013/febrero/18%20informe%20sobre%20desigualdad%20salarial%202013.pdf