Desigual distribución salarial de hombres y mujeres. mujeres y Hombres 2010.INE

Después de la lectura del documento Hombres y Mujeres de 2010, elaborado por el INE (Instituto Nacional de Estadística), algunos datos extraídos de este, son los siguientes, según los resultados de la Encuesta Anual de Estructura Salarial 2007, el salario bruto anual medio por trabajador en el año 2007 fue de 20.390 euros, lo que supone un crecimiento del 3,6% respecto al año 2006. El salario de los varones fue de 22.780 euros y el de las mujeres de 16.944 euros.
Muy importante reseñar que En casi todas las comunidades el salario medio de las mujeres fue en el año 2007 entre un 20% y un 30% inferior al salario medio de los hombres. Esta diferencia se explica fundamentalmente por la diferente estructura del empleo de cada región.

El tipo de puesto de trabajo que se ocupa es una de las variables que más influyen en el nivel salarial. En 2007 las ocupaciones con remuneraciones más altas fueron las mismas tanto para hombres como para mujeres y en el mismo orden. En todas las ocupaciones las mujeres tienen un salario inferior al de los hombres.

La mayor diferencia salarial corresponde al Grupo de Dirección de empresas de más de diez trabajadores. En este grupo destacó en el año 2007, la gran diferencia de salarios respecto al resto de ocupaciones (204,4% superiores al salario medio).
Así pues podemos destacar que el salario medio de los varones a tiempo compleot era de 22176,5, mientras que el de las mujeres era de 23655,3.
Todos estos datos mas que obvios para destacar que la realidad en la que no se encontramos aunque está amparada por una normativa que encabeza la Unión Europea, y en la que se miran muchos otros países, sigue siendo evidente que las mujeres aunque accedamos al mercado laboral, no estamos accediendo en la misma igualdad de oportunidades, de ahi que haya una segregación vertical y otra horizontal que nos impida lograr la igualdad por la que dia a dia estamos luchando.
Tenemos que romper con ese techo de cristal para que futuras generaciones de mujeres no tengan que hablar de la búsqueda de la igualdad, porque ya estará conseguida.
Tenemos que seguir trabajando para que mujeres sigan accediendo en la misma proporción que los hombres a los espacios públicos, en tanto en cuanto los hombres participen de los quehaceres domésticos de tantísima relevancia, para construir ciudades de mayor democracia.

Anuncios

Mujer y pobreza

La mayoría de los 1.500 millones de personas que viven con 1 dólar o menos al día son mujeres. Además, la brecha que separa a los hombres de las mujeres atrapados en el ciclo de la pobreza ha seguido ampliándose en el último decenio, fenómeno que ha llegado a conocerse como “la feminización de la pobreza”. En todo el mundo, las mujeres ganan como promedio un poco más del 50% de lo que ganan los hombres.
En la actualidad la crisis que estamos atravesando a nivel mundial, no ha hecho más que agudizar esta cruda realidad.
Se denomina feminización de la pobreza porque esta lacra social afecta en mayor medida como hemos indicado a mujeres que a hombres.
Podemos entender la pobreza no solo como el no poder cubrir necesidades materiales, sino que también son cruciales las inmateriales y afectivas, por tanto, la pobreza implica la falta de una serie amplia de recursos.
En 2008, la tasa de empleo de las mujeres se acercaba a los objetivos fijados por la Estrategia de Lisboa (un 60% en 2010). No obstante, esta proporción varía entre el 36,9% y el 73,2% según los Estados miembros. Además, las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos precarios, de duración determinada o a tiempo parcial. Uno de los principales pilares por el que están más expuestas que los hombres a situaciones de pobreza. Este es el caso del 32% de las mujeres a cargo de familias mono parentales y el 21% de las mujeres mayores de 65 años.
La diferencia media en la tasa de empleo entre hombres y mujeres ha disminuido del 17,1% en 2000 al 14,2% en 2007. Sin embargo, la distribución de las responsabilidades familiares sigue siendo desigual, y la tasa de empleo de las mujeres que tienen a sus cargos niños se encuentra en 12,4 puntos, mientras que la de los hombres que se encuentran en la misma situación aumenta en 7,3 puntos.
La mayoría de los licenciados universitarios de la UE (el 58,9%) son mujeres. Sin embargo, su nivel de educación no resulta representativo de su situación en el mercado laboral, ya que existen limitaciones en cuanto a su desarrollo profesional, su remuneración y los derechos de pensión acumulados.
El porcentaje de mujeres que desempeñan funciones de liderazgo es relativamente bajo. La media europea es del 30%, aunque esta cifra es más baja en la mayoría de los Estados miembros.
Según nos indica algunas orientaciones el informe sobra la igualdad entre hombres y mujeres del año2009, recogido por la Unión Europea, hay que enfrentarse a los estereotipos sexistas, mediante acciones de sensibilización y a través del papel de los medios de comunicación; aumentar por todos los medios la participación de las mujeres en los puestos de responsabilidad y su representación en los procesos electorales; e informar a la opinión pública y mejorar la comprensión de la problemática de la igualdad entre mujeres y hombres a todos los niveles de la sociedad.
Debemos de analizar esta pobreza desde la sociología, lo cual nos demuestra que las mujeres se encuentran en una situación de desventaja estructural, con respecto al mercado laboral y además debemos de partir de que el termino mujer, también se homogeneíza y no podemos caer en esta a situación, porque no es lo mismo ser mujer en un país, que en otro, no es lo mismo ser mujer y ser negra, que ser mujer occidental y blanca, o ser lesbiana o heterosexual, pues aquí hablaríamos de mayor dificultad para acceder a un mercado laboral que le aporte una estabilidad y autonomía personal.
De hecho el mercado marca las mujeres como un todo, olvidándose que dentro de las mujeres, hay muchas diferencias entre unas y otras, aunque el sesgo que más daño les haga se llame género, pero dependiendo de las características de cada mujer, podemos hablar de discriminacion múltiple, por razón de: género, raza, etnia, discapacidad, orientación sexual, etc.
Pues no hemos de olvidar que a hombre y a mujeres no nos diferencia el sesgo bilógico, si no las atribuciones socio culturales que se nos hacen a unos y otras. Y las mujeres no se las educaba en la autonomía y en la búsqueda del trabajo, pues no era su prioridad, no entraba dentro de sus funciones como mujer.
A las mujeres se les educaba en cuanto al hecho de ser buena esposa y complaciente y perfecta madre y cuidadora, así como a realizar los servicios domésticos necesarios para que el varón pudiera cumplir con su funcionalidad de proveedor y protector de la familia.
En muchas ocasiones todavía se discrimina a la mujer por el hecho de que se le atribuye que está en edad fértil y no va a ser productiva en una empresa, o simplemente por que sea mujer y tenga familiares a su cargo, pues se presupone que no va a rendir lo mismo o que va a dejar de ser productiva como lo es un hombre, señas de identidad aun imperantes de la sociedad androcéntrica en la que vivimos.
Aun en la actualidad podemos escuchar comentarios de padres a hijas como el siguiente, “tu estudia, por si acaso”, no siendo este “por si acaso”, más que una interpretación de que si no encuentra a un buen hombre que cuide de ella y que la mantenga, tendrá que estudiar para tener una autonomía.
Tenemos que seguir luchando hombre y mujeres por igual para romper la subordinación de la mujer en el mercado laboral, pues las capacidades no dependen del sexo biológico, si no que se determinan en función a los estereotipos y prejuicios fundamentados en un machismo que no quiere perder los privilegios del patriarcado.
Anexo: datos extraídos del Informe sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.http://europa.eu/legislation_summaries/employment_and_social_policy/equality_between_men_and_women/em0015_es.htm

CONCILIACION DE LA VIDA, LABORAL, FAMILIAR Y PERSONAL

Para abordar este tema, me gustaría tomar como referencia una noticia de prensa actual, un análisis de impacto de la implementación de estas medidas por sexo, un estudio del INE (Instituto Nacional de Estadística) y un Estudio sobre la conciliación de la vida familiar y la vida laboral del Instituto de la Mujer, a través del Observatorio para la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres
Noticia de prensa: USO, propone ampliar medidas de conciliación familiar a familias con personas mayores a su cargo
El presidente de AJUPE-USO Carlos Solas, ha propuesto esta mañana implementar medidas que faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar para aquellas personas con mayores a su cargo. “¿Por qué a niños sí y a mayores no?”, se ha preguntado (http://www.20minutos.es/noticia/1049076/0/)
Conciliación de la vida familiar y laboral: las nuevas medidas
Desde la plena incorporación de la mujer al mercado laboral, el índice de nacimientos disminuyó en nuestro país de forma considerable. Una de las principales razones de este descenso fue la imposibilidad de compaginar trabajo y familia. Por eso, en los últimos años se han aprobado diferentes medidas sociales para facilitar la conciliación de la vida familiar y la profesional.( http://www.seg-social.es/prdi00/groups/public/documents/binario/097545.pdf)
Encuesta del INE: Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 http://www.ine.es/docutrab/empleotiempo/proyecto_eet09.pdf

Observatorio para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres
Sobre la conciliación de la vida laboral y familiar, situación actual necesidades y demandas
http://www.educastur.princast.es/fp/hola/conciliacion/conciliacion_estudio_mayo05.pdf
De entre los datos visualizados el que más me ha llamado la atención es el abandono del trabajo por sexo, así pues por un tiempo prolongado, nos indica que las mujeres abandonan en un 28% y los hombres en un 12%, y en el caso del nacimiento de un hijo hablamos de los siguientes datos mujeres en un 42.6% y los hombres tan solo un 2.3 %.(Observatorio para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres)
Y si hablamos de datos referentes al uso dedicado al hogar podemos ver que el tiempo medio de hombres es de 1 hora y 42 minutos, frente a las 4 horas y 2 minutos que dedican las mujeres.
Por lo que podemos extraer que desde la lucha de la igualdad de oportunidades y de trato ante hombres y mujeres hay que hacer una importante reflexión por parte de toda la ciudadanía y no solo de aquella que trabaja de manera directa, como indirecta al respecto de la consecución de este objetivo.
Siendo el papel de los agentes sociales en esta línea imprescindible para fomentar medidas que permitan igualar la oportunidad entre mujeres y hombre, así como igual de importante que en su puesta en práctica cuenten con la perspectiva de género.
Pero, me planteo una pregunta al respecto, ¿hay medidas realmente eficaces, para prevenir toda clase de discriminación tanto directa como indirecta en cuestión de género?
Las mujeres vienen luchando por la igualdad de oportunidades desde hace mucho tiempo, y frente a esto, hoy por hoy nos encontramos como son las mujeres quienes concilian a través de medidas como por ejemplo, la flexibilidad, la tele asistencia, las excedencias, etc y no nos damos cuenta de la esencia paternalista que esconden todas estas medidas en el fondo, pues se están adoptando en función de los roles de género, impuestos por el patriarcado en beneficio de los privilegios del genero masculino, haciendo que las mujeres sigan perpetuando los roles reproductivos sin perder las cargas y rsponsabilidades del trabajo productivo y económico que han conseguido con su emancipación y autonomía.
Por tanto, ¿podíamos hablar de una identidad biológica o una identidad construida? Pues no hay un sexo masculino y otro femenino, si no que hay uno masculino y otro en contraposición de este y de las características que el masculino manifiesta para él.
Tenemos unas medidas de igualdad de trato desde la neutralidad, pero en realidad son medidas de igualdad de trato desde la desigualdad estructural, en tanto que mujeres con perspectiva de genero no consigan tener cotas de representación en cada una de las estructuras socio-economicas de nuestras sociedades, no se conseguirán adoptar medidas efectivas que permitan conseguir como finalidad de la igualdad de oportunidades
En la actualidad, la mayoría de las mujeres que se encuentran regulando y adoptando una red que vertebra las pautas de acción y las medidas de acción positiva que permitan la consecución de medidas eficaces, en mi opinión, muchas veces lo que están haciendo es adoptar nuevamente los principios paternalistas de sus compañeros varones, y de esta manera seguiremos sin poder romper con la hegemonización masculina de nuestras sociedades.
Ante la actual situación de crisis financiera que estamos atravesando, ¿que está pasando con todo este tipo de medidas? y a nivel empresarial, ¿que sucede con los planes de igualdad? ¿Se realizan realmente y con efectividad y seguimiento? o ¿solo de plantean porque los obliga la ley? Son muchas las preguntas que me hago al respecto.
Lo que tenemos que tener claro es que tenemos que cambiar el actual discurso y seguir luchando por que las mujeres tengan un empoderamiento subjetivo que les lleve a un empoderamiento activo, en tanto que mujeres y hombres vean en su actividad la situación de desventaja social en la que se encuentra pues “lo que no se ve no se valora y no se trabaja”y “lo que se ve por el contario si se trabaja”
En definitiva debemos de hacer un análisis de género que nos permita ver la situación de desventaja estructural de mujeres con respecto a hombres, que nos permita la corresponsabilidad desde la distribución de cargas de responsabilidad entre los miembros computables de la unidad familiar y no solo en manos de las mujeres de la familia.