Discriminación laboral a personas trans

Me gustaría aprovechar este espacio para tratar la discriminación laboral que sufre constantemente el colectivo transexual, ya que, en el máster hemos visto varias cosas relacionadas con el colectivo LGTBI+.  Por ello, me gustaría dejaros el siguiente artículo que encontré:

http://www.laizquierdadiario.com.bo/Discriminacion-laboral-a-personas-trans-un-problema-social

En mi opinión, el mayor problema con el que cuenta el colectivo transexual es la invisibilización de la discriminación que sufre diariamente en el ámbito familiar, escolar o en cualquier otro espacio público como el ámbito laboral. Mientras que la homosexualidad cada vez está más aceptada, los comentarios vejatorios hacia personas transexuales son cada vez más comunes por una falta de empatía abismal por parte del común de la población.

El artículo trata sobre el rechazo de una mujer transexual a su empleo debido a los comentarios discriminatorios que le hacía su jefe constantemente, juzgando su manera de actuar y vestir. Desgraciadamente, no es la única, os dejo este vídeo con algunos testimonios de personas transexuales: http://www.telemundoareadelabahia.com/noticias/local/discriminacion-laboral-transexuales-california-303790111.html

Debemos recordar que alrededor del 40% de los delitos del odio son contra personas que pertenecen al colectivo LGTBI+ y donde las personas transexuales son las más afectadas. En algunos países latinoamericanos la esperanza de vida de personas transexuales es bastante inferior a la media, llegando a los 75 años. Esta discriminación se traslada al ámbito laboral, donde los transexuales tienen grandes dificultades a la hora de encontrar un empleo considerado “decente”, motivo por el cual muchos terminan ejerciendo la prostitución de manera ilegal, con todas las consecuencias psicológicas que ello acarrea. Además, la idea que se extiende la persona transexual en la sociedad es de alguien promiscuo y maleducado, que nada tiene que ver con la realidad. Existe, además cierta publicidad que daña la imagen de la persona transexual en este sentido y que os dejo a continuación: https://www.youtube.com/watch?v=YVkjDsCDPhw

No solamente se les niega el empleo alegando cualquier tipo de excusa, sino que sufren distintas vejaciones (como en el caso citado anteriormente) hasta que la persona rechaza el trabajo. Existe un alto porcentaje de discriminación laboral hacia el colectivo, algo más de un 60%, y muchos de ellos no reciben ninguna clase de prestación a causa de esto. Tal y como cita el artículo “en el imaginario social las personas trans no figuran ocupando empleos estables y con salarios dignos o teniendo acceso a estudios universitarios. Al contrario a las mujeres transe les piensa como destinadas al trabajo sexual, ser bailarinas o dedicarse al estilismo. Y si bien es verdad que gran parte de las mujeres trans se ganan la vida en eso, en gran medida se debe a la discriminación laboral”.

Mucha culpa de la discriminación laboral que sufren las personas trans se debe a la falta de legislación que proteja al colectivo, siendo en nuestro país considerablemente escasa en comparación con la ley andaluza que recoge más específicamente los derechos de las personas transexuales, sobre todo, a la hora del cambio de sexo. Si bien es cierto que existe un gran vacío legal con respecto al mundo laboral en ambos documentos. Uno de los problemas más graves es la falta de reconocimiento de la persona transexual en los documentos, un hecho tan simple como el cambio de nombre, en realidad, no lo es y son recurrentes los casos en los que personas trans han de ser llamadas por un nombre que en realidad no es el que desean, debido a que el cambio de sexo no ha finalizado y la legislación no le permite el cambio de nombre, o bien porque no haya cumplido la mayoría de edad para comenzar el proceso. Además, tal y como recoge la ley general española, la persona transexual puede iniciar un cambio de sexo solamente si es “diagnósticado” por un especialista que, en muchos casos, es un psiquiatra o psicólogo, tratando el proceso como una enfermedad. Esto dificulta gravemente el modo de vida de muchas personas transexuales que se ven constantemente discriminadas.

En personas como Argentina, existen leyes que obligan a las empresas a ocupar al 1% de sus plazas (una cantidad considerablemente pequeña) a personas transexuales, travestis o transgénero, dándose una discriminación positiva con el fin de visibilizar al colectivo. En mi opinión, es un buen comienzo, teniendo en cuenta los problemas que sufre esta parte de la sociedad y que aún no está asumida por el resto de la población. Aun así, queda mucho por hacer y solamente movilizándonos podremos cambiar las cosas para crear una sociedad más justa y tolerante.

A continuación os dejo el artículo que he leído para hacer esta entrada.

Espero que os haya resultado interesante.

Saludos.

http://www.laizquierdadiario.com.bo/Discriminacion-laboral-a-personas-trans-un-problema-social

 

El fitness y la belleza real

Como bien sabéis el “fitness” está de moda. Cada vez son más las personas que hacen deporte a diario y cuidan su alimentación. Esta disciplina defiende un estilo de vida saludable y muchas modelos fit se declaran en contra de la extrema delgadez que vemos a diario en los medios de comunicación y en las pasarelas de moda que tantas repercusiones físicas como psicológicas tienen en las y los adolescentes (menos en los segundo pero también importantes).

Sin embargo,  a pesar que esta disciplina defiende que hay que aceptarse a uno mismo tal y como se es, con nuestros defectos como por ejemplo la tan odiada celulitis, las arrugas, las cicatrices etc., consecuencia directa de las campañas publicitarias que nos bombardean constantemente con productos para eliminarlas como si fueran algo antinatural, muchos jóvenes terminan obsesionándose con su cuerpo, realizando duros entrenamientos que pueden repercutir gravemente en su salud y llevando a cabo dietas de “carga” o “descarga” que alteran su metabolismo y son peligrosas si no se realizan bajo supervisión de un nutricionista cualificado. Esto se debe a la influencia que muchos seguidores del “fitness” realizan a través de las redes sociales, sobre todo, de Instagram. Es por ello, que ahora son muchas las modelos “fitness” que dicen basta. Ellas mismas que subían fotos a la red donde salían total y absolutamente perfectas, han decidido revelar todos sus trucos y aparecer en fotos tal y como son. Por ello, quiero presentaros en esta entrada a Anna Victoria quien, personalmente, me inspira puesto que, como ya sabéis todos, también he elegido el “fitness” como modo de vida. Y, por este motivo, se el peligro que puede tener la influencia de las modelos fitness en nosotras puesto que el deporte requiere mucha disciplina, pero aún más la dieta equilibrada y nunca los resultados que esperas aparecen de la noche a la mañana como en las odiosas dietas milagro.

En la foto de la izquierda aparece ella posando, en un periodo en el que fue muy disciplinada porque iba a casarse y quería sentirse a gusto consigo misma. Mientras que en la foto de la derecha aparece sentada, luciendo tripita y escribe “sentada, relajada, no todos los ángulos son los mejores y eso está bien) para mostrar a sus seguidoras que la mayor parte del tiempo no luce como en la primera foto que ella no es así la mayor parte del día.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie, océano y exterior

En la foto de la izquierda aparece posando para una revista. Las piernas están colocadas de manera que la línea del músculo femoral esté más marcada en la pierna de apoyo y el ángulo de la foto elegido a conciencia para que el culo parezca más respingón. Además, como veis, aparece metiendo tripa puesto, como muestra en la segunda foto, pasa unos segundo sin respirar para parecer que tiene una barriga perfecta pero irreal.

En este enlace podéis encontrar también dos fotos comparando cómo era ella antes de convertirse en módelo fitness y como es en la actualidad, reivindicando que los cuerpos “perfectos” no vienen dados del aire, sino del esfuerzo y de un trabajo diario duro y disciplinado.

A continuación, os dejo otro enlace en el que se le hace una entrevista donde reivindica que el cuerpo no es algo perfecto y cita “A medida que me hago mayor, tengo celulitis y marcas que sé que no van a desaparecer y lo acepto. Representan una vida muy vivida (hasta los 28 años que tengo), y un cuerpo y una vida sana. ¿Cómo me podrían molestar las “imperfecciones” perfectamente normales de mi cuerpo? Este cuerpo es fuerte, puede correr millas, levantar, agacharse, empujar y tirar pesos por ahí, y me hace feliz no sólo por como se ve desde fuera sino por como lo siento por dentro. Así que, cuando os enfrentéis a vuestra rutina, quiero que recordéis estas cosas: no castigaré mi cuerpo, lo cargaré de energía, lo retaré y lo amaré”.

Con todo ello quiero decir, que el deporte, sea del tipo que sea, debe ser algo que hagamos para sentirnos bien con nosotros mismos, que sea algo ameno y divertido, que nos rete a superarnos y a aspirar más alto, que nos ayude en nuestro día a día y nos discipline para ser responsables en cada ámbito de nuestra vida. Es un inmenso error tenerlo como herramienta de una perfección irreal, que es en lo que se está convirtiendo. Pero, gracias a modelos como Anna Victoria, lo hacemos más humano.

http://www.vogue.es/moda/news/articulos/anna-victoria-fitness-instagram-cuerpo-antes-despues/28011

Economía doméstica femenina

A pesar de los cambios que se están produciendo en nuestra sociedad, es imposible negar que la economía doméstica sigue recayendo sobre la espalda de las mujeres que, en muchos casos, además de traer un salario a casa (consecuencia en muchas ocasiones de la crisis que acontece a nuestro país y por la cual los salarios se han visto reducidos y han provocado el empeoramiento de la calidad de vida de gran parte de la sociedad) realizan una jornada de 24 horas 7 días a la semana durante el resto de sus vidas siendo madres y esposas.

Si ya de por sí las mujeres tenemos interiorizado este papel de ama de casa, existen determinadas herramientas que ayudan a perpetuar esta sociedad patriarcal en la que vivimos puesto que los hombres siguen ocupando las esferas de poder y no interesa un cambio de papeles que, claramente, les perjudicaría. Me refiero, entre otras, a la publicidad. Y, por ello, aprovecho esta entrada para dejaron un artículo de el periódico El País que trata la evolución de la publicidad (con respecto a la mujer) desde el año 1950 hasta nuestros días.

http://smoda.elpais.com/moda/mujeres-y-publicidad-ha-cambiado-algo-desde-1950/

Si bien es cierto que la mujer comienza a ocupar distintas esferas de trabajo que, décadas atrás, era impensable que abarcase, el hombre no se ha introducido en la economía doméstica. Esto perjudica a las mujeres que, en más de una ocasión, se sienten sobrepasadas por la carga de trabajo que supone responder a las exigencias laborales de una sociedad sexista y sacar adelante la economía familiar que, además de no estar remunerada, está poco o nada considerada en nuestra sociedad.

¿Y qué pasa con las mujeres que deciden compaginar ambos trabajos y dividir las tareas domésticas entre con su pareja? Es cierto que cada vez es más frecuente encontrarnos a papás que llevas a sus hijos e hijas al médico o van a las tutorías de los colegios, sin embargo, la sociedad tiende a pensar que el padre lo hace debido a que la mujer está descuidando el hogar y no le queda otro remedio que hacerlo puesto que ese no es el papel que le corresponde. Vamos progresando, pero tenemos tan asumidos los roles de género que como mínimo nos extrañamos al ver estas situaciones. Esto es consecuencia de la educación y los mensajes que nos bombardean constantemente desde que nacemos hasta que morimos. Los anuncios que ofertan productos de limpieza siguen teniendo como protagonista a la mujer que, como dice el artículo, “Ahora ves a mujeres en publicidad representando roles profesionales de todo tipo, como por ejemplo doctoras, sin embargo, el énfasis sigue siendo su papel en el hogar, ya sabes con el soy cirujana pero ahora mismo mi principal preocupación es lo sucio que está mi suelo”.

thAOH3TI6S

Ahora parece que lo que se pretende es perpetuar la nueva imagen de “super woman” y que la mujer puede con todo y no es así. Somos personas, no heroínas. Tenemos problemas, preocupaciones y fracasos como cualquier persona y no, no podemos sacar todo adelante. A pesar de ello, sigo siendo optimista, creo que vamos avanzando pero que hay que hacer las cosas como es debido. Apostar por un reparto justo y equitativo de las tareas entre los miembros del hogar, dar el valor que tiene al trabajo doméstico y, desde el Estado, proyectar distintas ayudas que liberen a la mujer de tanta carga y les permita compaginar su carrera profesional con su trabajo en casa.

Espero que os guste.

Saludos.