El mito de la Super Woman

Hace unos días se volvió viral un video en que un profesor estadounidense de Ciencias Políticas y Diplomacia era interrumpido por su hija y su hijo pequeño mientras daba una entrevista en directo desde su casa a la BBC.

Hay que ver la situación en que se encuentra este profesor cuando ve entrar detrás de sí, en un plano perfecto que parece dispuesto para la ocasión, a su hija con toda la gracia que suelen tener las niñas a esa edad, seguida por su hermanito pequeño arrastrándose en una andadera… Esta imagen tan caricaturesca se vuelve aún más graciosa (para los espectadores, claro está) cuando detrás de los niños entra una mujer muy agobiada intentado sacarlo de la habitación y cerrar la puerta sin ser captada por la cámara…

Luego de que el video se volvió viral empezaron a surgir comentarios que criticaban la actitud del profesor con sus hijos y una discusión sobre la identidad y el agobio de la pobre mujer, que muchos asumieron se trataba de la niñera por ser una mujer asiática. A raíz del asunto se ha generado gran cantidad de memes y videos parodiando la situación, además de la polémica.

Por ejemplo, El País señalaba que la escritora estadounidense y feminista Roxanne Gay había escrito en un tuit muy compartido “algunos de ustedes deberían reflexionar seriamente por qué asumen que la madre es la niñera”, refiriéndose a esta mujer que aparece en el video. La crítica pasó a centrarse entonces en la xenofobia implícita en estas asunciones. Y es en este punto precisamente en el que me quiero detener, porque la discusión se volvió un tema racial pero no precisamente de género.

Es decir, para la mayoría de la gente no estuvo bien que se asumiera que la mujer era la niñera; pero que la madre sea la que se ocupe de todo el cuidado de los niños, mientras su esposo trabaja y da una importante entrevista a la BBC es algo totalmente lógico y natural. Mi impresión es que mientras las personas asumieron que se trataba de una niñera era una “pobre mujer agobiada”, en el momento que se supo que en realidad era la esposa del profesor y la madre de los niños se acabó el tema, nadie se atrevió a cuestionar nada más.

Es cierto, se trata de un tema de raza, género y clase social; pero está claro que los roles de género en la familia aún no son muy discutidos por la mayoría, en particular el trabajo doméstico (no remunerado), que generalmente asumen las mujeres en el hogar.

Tanto es así que luego surgió una parodia (y que a su vez, también se volvió viral) en la que es una mujer (madre y esposa) la que se encuentra en la situación de Robert Kelly, al perfecto estilo de la Super Woman, super mamá o supermujer, resolviendo sobre la marcha la misma escena en que interrumpen sus hijos, y haciendo mil cosas más, inclusive atender a un esposo totalmente inútil, que ni siquiera es capaz de encontrar sus calcetines. El video enaltece así el poder de las mujeres de hacer muchas cosas a la vez (multitask), supuesta capacidad innata superior del cerebro femenino.

 

Entiendo que sea complicado medir la producción de los servicios domésticos no pagados para así poder hacer visible la contribución de las mujeres (y de los hombres) al sistema económico. Esta visibilización empieza además por hacer conciencia en oportunidades como esta, de que las mujeres no tenemos por qué ser las supermujeres del hogar, no está bien que exista este tipo de desequilibrio en la repartición de tareas que deberían ser compartidas por todos los miembros de la familia; no es cierto que una persona puede dar el 100% ni el mismo rendimiento si está en una cosa o en varias a la vez… como tampoco es cierto que ellos no son capaces de hacerse cargo del mantenimiento de la vida diaria.

Si les resulta curioso, aquí les dejo un enlace a un artículo de El País que hace una crónica y cuenta algunos otros detalles del capítulo que le ha tocado a esta familia. Inclusive han vuelto a ser entrevistados por la BBC para hablar de todo el asunto y darle la oportunidad al profesor Robert  Kelly de presentar formalmente a su familia: su esposa y sus dos hijos.