Andalucía, con 7.780, registra el mayor número de víctimas de violencia de género en el año 2011

La comunidad autónoma andaluza registró durante el año 2011 el mayor número de víctimas de violencia de género, con 7.780, seguida de la Comunidad Valenciana (4.438), Madrid (4.095) y Cataluña (3.552). En términos relativos, Andalucía –214,3 por cada 100.000 mujeres mayores de 14 años–, Región de Murcia (211,1) y Comunidad Valenciana (199,3) presentaron las tasas más altas, mientras País Vasco (67,4) y Galicia (105,3) obtuvieron las más bajas.

Estos datos se desprenden de la Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género del Instituto Nacional de Estadística (INE), elaborada a partir de los datos del Registro Central, donde se inscriben los procedimientos incoados en la fase de instrucción del proceso penal. Aunque la base de datos es de Justicia, es el Instituto Nacional de Estadística quien la explota en virtud de un convenio de colaboración suscrito en 2007.

De esta manera, un total de 32.242 mujeres fueron identificadas como víctimas de violencia de género en 2011 e inscritas en el citado Registro Central que el Ministerio de Justicia tiene para estos fines, una base de datos en la que, además, figuran 7.744 víctimas de violencia doméstica.

El registro, así, incluyó en 2011 a 40.362 personas registradas como víctimas de violencia de género –mujeres víctimas de hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación sentimental– o de violencia doméstica –descendientes, ascendientes, cónyuges, hermanos, etc.–, de las que 37.292 eran mujeres y 3.070 hombres.

En materia de violencia machista, la explotación de datos revela que 32.242 mujeres fueron inscritas aquel año, lo que arroja una tasa de 155,7 víctimas por cada 100.000 mujeres mayores de 14 años en España.

Por edades, más de la mitad (el 50,8 por ciento) tenían entre 25 y 39 años, aunque el mayor peso relativo respecto del resto de la sociedad fue el del grupo entre 20 y 24 años de edad, con una tasa de 320,3 víctimas por cada 100.000 mujeres. Le sigue el intervalo entre 25 y 29 años (314,8).

Con todo, el grupo más amplio en términos absolutos es el de las víctimas de 30 a 34 años de edad, con un total de 5.813. Además, se registraron 571 menores de edad y 1.055 que tenían de 18 a 19 años. Junto a ellas, figuran 975 mayores de 60 años que padecieron estos delitos.

Por lugar de nacimiento de la víctima, las españolas son mayoría y suponen el 64,2 por ciento del total, aunque las extranjeras están sobre representadas, y su tasa respecto del conjunto de la sociedad triplica la obtenida por las españolas (381,6 víctimas por cada 100.000 mayores de 14 años frente a 117,1).

Entre las foráneas, el grupo más amplio es de americanas (5.506), seguido del de europeas (3.935). Las africanas sumaron 1.888 y las asiáticas o de Oceanía, 200. No obstante, en términos relativos, las tasas más altas fueron las de los grupos procedentes de Africa y de América.

Anuncios

Colombia, sin igualdad de género

Claudia Vanegas, una abogada con especialización en derecho laboral coincide con el último estudio sobre Disparidad de Géneros del Foro Económico Mundial, FEM: en Colombia las mujeres no tienen iguales oportunidades que los hombres.
“Por experiencia propia, uno, en calidad de mujer, no es tratada con igualdad; sigue siendo víctima de violencia; los salarios son más bajos que los de los hombres, el servicio a salud no es igual. Incluso en la política, somos menos las mujeres”, aseguró.
Precisamente, de acuerdo con el más reciente estudio sobre el tema, el país pasó de ocupar la posición 22 entre 115 en el 2006, al lugar 55, entre 134 en el 2010, entre 134 países de todos los continentes. Aunque mejoró en relación con el año anterior, cuando ocupó el lugar 56.
Uno de los frenos en cuanto a la equidad de género está en la baja participación de las mujeres en la fuerza laboral, ítem en el que Colombia ocupa el lugar 113, entre 134 naciones. El FEM usa un indicador de cero a uno para medir la igualdad, donde uno indica que hombres y mujeres tienen los mismos derechos. En participación laboral femenina, Colombia saca 0,55 y en equidad salarial 0,59.
En aspectos como la participación económica y oportunidades igualitarias para hombres y mujeres, el país fue calificado con 0.6941, ocupando el lugar 45 en el listado total. En igualdad educativa, Colombia fue calificada con 0.9956, ocupando el lugar 44.
Frente al tema de la salud, ocupamos el lugar 40, con una calificación de 0.9791.
Frente al tema de participación política, la “calificación” no fue muy buena. El país ocupó el lugar 80, con una puntuación de 0.1018 sobre 1.0. Según el estudio, por cada 90 hombres en el Congreso, hay apenas 10 mujeres; y en cargos ministeriales, por cada 79 hombres en cargos ministeriales, hay 21 mujeres.
Mientras que se estima que los hombres colombianos ganan 10.080 dólares al año, las mujeres ganan 7.138.
Menos sueldo
El problema de la desigualdad salarial es uno de los temas que más preocupa a las mujeres del país.
Clara Mercedes Suárez, médico en una clínica bogotana, asegura que ella gana, en promedio, un 15% menos que sus colegas hombres, pues su contrato tiene salario y condiciones diferentes y no entiende los motivos.
Según Carmen Elisa Flórez, profesora de la Universidad de los Andes,
las grandes transformaciones demográficas, sociales y culturales de la segunda mitad del Siglo XX incorporaron grandes cambios en la composición, tamaño y funciones de la familia, cuyos impactos sobre el mercado laboral aún se están procesando. Entre ellos se encuentra el aumento del costo de oportunidad de quedarse en la casa y el aumento de la disponibilidad de tiempo de la mujer durante la vida productiva.
Esto se tradujo en un importante crecimiento de la tasa de participación laboral de la mujer, que pasó de niveles del 36% en 1982 al 48% en 1997 en las siete principales ciudades del país.
Sin embargo, la incursión de las mujeres al mercado de trabajo ocurrió al tiempo con una gran desigualdad en los ingresos laborales frente a los hombres. Son muchas las razones culturales que refuerzan esa tendencia. La sociedad todavía ve al hombre como el proveedor de la familia y las compañías tienden a remunerarlo mejor. Las empresas conservan una concepción patriarcal que privilegia los valores y atributos ligados al hombre. A menudo, en posiciones equiparables, al hombre intrínsecamente se le atribuyen más capacidades innatas que a la mujer y se le remunera mejor, según explica José Manuel Acosta, presidente de Human Capital en Colombia.
El embarazo también se convierte en un factor de discriminación salarial, asegura la experta. De acuerdo a la docente, en sectores económicos que concentran mano de obra femenina en edad fértil, se calcula que se compromete el 25% del tiempo laboral productivo tan sólo por la licencia de maternidad, lo que se refleja en una diferencia salarial de proporción similar frente al género masculino.
Hay otras razones para la reducción del tiempo comprometido en el trabajo por parte de la mujer, ligadas a sus prioridades de vida.
Mientras los hombres le dan mayor importancia al salario, las mujeres se inclinan más por temas como la flexibilidad horaria.
Los mejores
Los países nórdicos Islandia (1), Noruega (2), Finlandia (3) y Suecia (4) siguen registrando el mayor nivel de igualdad entre hombres y mujeres, de acuerdo con el Informe del Foro Económico Mundial.
Según el índice correspondiente, el nivel de igualdad de géneros en Francia (46) disminuyó debido a que en los últimos doce meses la cantidad de mujeres que ocupan cargos ministeriales ha mermado.
Estados Unidos (19) achicó la disparidad de géneros y ascendió 12 puestos, posicionándose por primera vez entre los 20 mejores países en los cinco años de historia del informe. Este ascenso es atribuible a la mayor cantidad de mujeres que ocupan puestos de liderazgo en la administración actual y a mejoras en la brecha salarial.
“Los países nórdicos siguen liderando la tarea de eliminar la desigualdad de género”, afirmó Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial. “La baja disparidad de género de estos países está directamente relacionada con un alto nivel de competitividad económica. Para que un país crezca y prospere, las mujeres y las niñas deben tener igualdad de oportunidades. Aún es necesario que ocurra una auténtica revolución en materia de igualdad de género, no sólo para movilizar a un grupo más grande de talentos tanto en términos de volumen como de calidad, sino también para crear un sistema de valores más piadoso en todas nuestras instituciones”.
En América Latina y el Caribe, Trinidad y Tobago (21) y Cuba (24) ocupan los primeros puestos. Argentina (29) es otro de los países con sólidos resultados. Brasil (85) y México (91) están en la segunda mitad de la clasificación, y Guatemala (109) sigue ocupando el último puesto en la región.
Pakistán (132), Chad (133) y Yemen (134) son los países con mayor disparidad entre hombres y mujeres en 2010.

Abucheo de las feministas a Toni Cantó en Alicante

Image

La lluvia que caía este miércoles por la noche en Alicante ha restado participación al escrache al diputado Toni Cantó que habían convocado algunos grupos feministas a las puertas del Museo Arqueológico de Alicante (Marq). A la llegada al Museo, un grupo de personas ha abucheado al diputado por sus polémicas declaraciones contra las mujeres maltratadas. Cantó aseguró a finales de febrero en un cuenta de Twiter que “la mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas”.

Minutos antes  estos gritos contra Cantó, en una rueda de prensa la diputada y portavoz nacional de UPyD, Rosa Díez ha afirmado que si el partido obtiene un “buen número” de diputados en las próximas elecciones europeas, podría fomentar “una corriente progresista y europeísta” en el Parlamento Europeo, al tiempo que ha expresado su confianza en conseguir “una buena posición” en la cámara continental.

En el mismo sentido, ha resaltado que a su formación le “gustaría dar un salto en las siguientes” elecciones europeas “y poder fomentar la creación de algún grupo político en el Parlamento Europeo europeista y progresista”.

Asimismo, interrogada sobre si el partido puede constituirse como una alternativa a PP y PSOE y alcanzar pactos con otras formaciones políticas en la Comunidad Valenciana, ha negado tener acuerdos “con nadie” y ha enfatizado que hacen “todo lo posible para poder ser determinantes en la política que hay que hacer”.

“No bailamos con nadie”

“No se trata de decidir con quien bailamos, sino si nos gusta la música, y la música es la política, y si no hay acuerdos políticos, pues ella baila sola. No bailamos con nadie”, ha manifestado, tras lo que ha recalcado que UPyD será “determinante, ya que hay necesidad”.

“No nacimos para generar una demanda, sino para dar respuesta. Somos la alternativa para volver a votar en positivo y para volver a implicarse. Somos una fuerza determinante, en un momento en que se quiebra el bipartidismo PP-PSOE por sus propios méritos”, ha enfatizado.

Ante la posibilidad de sentarse con “imputados o eximputados” para alcanzar acuerdos políticos, ha asegurado que lo haría “con eximputados declarados inocentes por el juez”, pero no con imputados.