Discriminación contra las mujeres: Brecha Digital.

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s) son  parte de nuestra vida de una forma avasalladora, que a veces no concebimos la vida sin ella, sin un celular, sin internet, correo, en fin todo lo que parece ahorrarnos tiempo y acortar distancias.

Esta misma tecnología no es lo mismo para una mujer que para un hombre,  ya sea en la zona urbana o rural,  ni para un país u otro, todo depende del contexto cultural, social, político y no podía faltar del género. Para las mujeres el uso de las TIC´s, se ha vuelto parte de la discriminación por ser mujeres, el tener un acceso adecuado, una conexión y el recurso para  pagar dicha instalación y el computador, se hace necesario lograr una igualdad en el acceso a la información de forma democrática.

El uso y acceso que tienen las mujeres a las TIC´s, depende de su contexto no solo cultural ni económico, sino también familiar, si se ha crecido en una familia que aparte de contar con lo indispensable para el acceso a las TIC´s se motiva a que niñas y niños saquen el mayor provecho a la tecnología y se de uso cotidiano, potencian sus habilidades de forma equitativa e igualitaria.

La brecha digital entre hombres y mujeres, permite visualizar las diferencias de acceso a las TIC´s, y se refiere a las diferencias entre los individuos, hogares, empresas y áreas geográficas en los diferentes niveles socio-económicos con respecto a sus oportunidades de acceso a tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su uso de Internet [1].

Existe una segunda brecha digital en lugares en que la brecha de acceso por género se va disminuyendo, que refleja las diferencias entre mujeres y hombres respecto a los usos y las habilidades de Internet y se constituye en barrera para la plena incorporación de las mujeres a la sociedad de la información[2].

Por lo que si depende del contexto cuando unas mujeres avanzan en el acceso, otras luchan por su uso adecuado, a las mujeres nos han interiorizado el miedo a las tecnologías, si a los hombres se les aplaude tener ciertas habilidades para su uso, a nosotras se nos señala como anormales por tenerlas.
Así que entre las muchas discriminaciones existentes, una más se le suma, la discriminación al acceso y al uso de las TIC´s por ser mujeres y no tener las capacidades necesarias para su utilización.

[1] OCDE (Organización para la cooperación y Desarrollo Económico). (Consultado el 30/04/11)

[2] CASTAÑO, Cecilia. 2009. La Segunda Brecha Digital. Madrid: Revista Española de Investigaciones Sociológicas. No. 125. Enero-Marzo 2009.

Anuncios

Mercado: Belleza y Juventud.

El cuerpo y la sexualidad de la mujer son el objeto y la satisfacción del deseo dominante,  no ya de su propio deseo sino del deseo de y para los otros, su cuerpo es objetivado y todos los esfuerzos para mantenerlo en la más pura y joven belleza es el intento de atraer, mantener la atracción al sexo opuesto, y con ello, colocarse en el centro de la atención masculina.

Ser deseada, apetecible, joven eterna, esbelta, senos pronunciados, labios sensuales, caderas moduladas, belleza plena.
El mercado se nos presenta como el vendedor, por excelencia, de los sueños y anhelos humanos, especialmente de lo femenino; espacio simbólico donde el deseo de lo imposible no conoce límites. Uno de los mecanismos legitimadores de modelos sociales que aseguran la “aceptación y el éxito social”.

No hay mujer fea, sino aquella que no tiene dinero, con esta máxima lógica del mercado consumista que nos mueve para seguir buscando la belleza y la perfección como sinónimo de triunfo en la vida, cueste lo que cueste.

Podemos hablar de enormes industrias que aglomeran una diversidad de sectores económicos, conectados entre sí por intereses comerciales pero también por los mitos actuales de belleza que todos ellos promueven, y de los cuales se lucran. Por diversos que parezcan, todos los sectores de esta industria se articulan en torno al eje común que es la imagen corporal de la mujer: el maquillaje, las modas, el cuidado del pelo, los perfumes, las dietas, los gimnasios, los alimentos dietéticos, los medicamentos para rebajar, las cirugías estéticas, la dermatología, etc.

De las empresas de mayor expansión a nivel mundial de la industria de cosmetología y perfumería se encuentran:

L´Oréal, con ventas anuales de 2009 de 17.473 millones de euros, frente a los 17.542 millones obtenidos en 2008 (BS Market) .

UNILEVER, la compañía anglo holandesa de productos de consumo e higiene personal concluyó 2010 con un beneficio neto atribuido de 4.244 millones de euros, lo que supone un 26% más en comparación con los 3.370 millones de euros que ganó en 2009 (Invertia).

AVON iniciativa estadounidense, es una empresa con cualidades distinta de las otras con ingresos anuales de más de 6 mil millones de dólares, cuenta con un buen posicionamiento global al tener un sistema de ventas de puerta en puerta, en este caso a través de mujeres en un rango de edad de 30 a 58 años, estas “trabajadoras” no tienen prestaciones, solo las comisiones que generan a través de sus ventas, así que al contar con trabajadoras de este tipo, evaden impuestos y tienen mayores utilidades.

Las cirugías estéticas es otro sector de esta industria, continuamente nos bombardean con imágenes que nos muestran una figura perfecta, un cuerpo perfecto, y como nos dicen que no somos esas muñecas de aparador sin ninguna imperfección, las cirugías crean esa perfección, mediante ese mito de la belleza se sigue construyendo una feminidad sometida

Muestra de ello son las cifras publicadas en enero del 2011 por la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética, por sus siglas en español, (ISAPS) llevada a cabo en 25 países del mundo (Cerqueiro, 2011). De los cuales, ocupa EEUU el primer puesto, seguido por China, Brasil, India, México, Japón, Corea del Sur, Alemania y Turquía, alcanzando España la décima posición. Según el estudio, entre los procedimientos quirúrgicos más demandados a nivel global eran la liposucción 18,8% seguida por el aumento mamario 17%, blefaroplastia (párpados) 13,5%, rinoplastia (nariz) 9,4% y abdominoplastia (corrección de abdomen) 7,3%, realizados, en su mayoría por mujeres.

Y asi las mujeres somos un negocio en todo la extensión de la palabra, un negocio para el mercado, para el sistema y han encontrado en la belleza una forma de control, tratar de conseguir esa belleza perfecta es un imposible y nos llevamos la vida en ello.