Trabajo doméstico

Imagen extraída de: http://www.incae.edu/es/investigacion-y-conocimiento/blog-clm/wp-content/uploads/2012/02/forges_mujer1-1.jpg

El movimiento feminista a lo largo de la historia ha trabajado mucho para conseguir superar las desigualdades que hemos sufrido, y seguimos sufriendo en la actualidad, las mujeres en los  diferentes ámbitos  de la vida. Sin embargo, es en el trabajo doméstico donde se ha encontrado con las mayores dificultades.

Y es que hoy en día el trabajo doméstico sigue siendo un terreno atribuido exclusivamente a la mujer y al cual se le sigue sin  conceder el valor y la importancia que realmente tiene.

Durante toda la historia la mujer se ha dedicado a realizar las labores del trabajo doméstico, que incluye la crianza de los hijos, el cuidado de los enfermos y las personas mayores, las tareas del hogar… y un sinfín de tareas más por las cuales no recibe ningún beneficio material.

Poco a poco las mujeres nos hemos ido incorporando al mercado de trabajo, un terreno antes exclusivo del hombre, podemos tener un empleo con el que obtengamos a cambio un salario, un trabajo valorado. Sin embargo el hombre no se ha incorporado al trabajo doméstico, sigue realizando su trabajo remunerado y al llegar a casa, la cual se encuentra en perfectas condiciones, se sienta a descansar por el duro día que ha tenido.

¿Es esto igualdad? Bajo mi punto de vista no, y es que parece que a las mujeres nos crecen las desigualdades por todos lados. Cuando conseguimos entrar en el mercado laboral tal y como lo venían haciendo los hombres hasta ahora, resulta que nos encontramos con menores salarios, contratos precarios, imposibilidad de llegar a lo más alto… y además al llegar a casa tenemos que seguir trabajando.

Creo que es necesario que se le otorgue un valor a este trabajo que es tan importante o más que otros que si que están valorados. Todas y todos hemos visto a nuestras madres y a nuestras abuelas desviviéndose por tenernos a todos y a todas bien atendidos. Ellas han sido nuestras enfermeras, nuestras cocineras, nuestras confidentes, nuestro apoyo cuando hemos estado mal… pienso que todo esto merece un reconocimiento.

Anuncios

Invisibilidad femenina

Concepción Arenal

Anne Krueger

  Marjorie Grice Hutchinson

  Graciela Chichilnisky

 

  Irma Adelman

Seguramente al mirar estas fotografías, aun habiendo escrito al lado el nombre de cada una de las mujeres que aparecen en ellas, la mayoría de las personas no sabríamos decir quiénes son, ni a qué han dedicado sus vidas, ni siquiera si han sido importantes sus trabajos o estudios en cualquier ámbito. Si nos preguntaran por alguna de ellas o simplemente nos pidieran que dijéramos el nombre de mujeres científicas, filósofas, astrónomas… seguramente no se nos vendrían muchos nombres a la cabeza, sin embargo la lista de nombres seguro que aumenta cuando se trata de hombres.

Estas mujeres son importantes economistas que han dedicado sus vidas a estudiar y trabajar en esta área. ¿Y cuál es  el motivo por el que nos resultan desconocidas?, pues el mismo motivo por el cual nos son desconocidas otras mujeres muy importantes en otras áreas de conocimiento, su invisibilidad que todavía hoy perdura; por ejemplo, a mí me ha costado trabajo encontrar las fotografías de algunas de ellas. He elegido a mujeres economistas porque es el tema que aquí nos atañe pero podría haber puesto una gran lista de fotografías de mujeres con carreras muy importantes en otras muchas áreas.

La delegación de las mujeres al ámbito privado del hogar hizo que el mundo de lo intelectual, entre otros, fuera un terreno exclusivamente masculino y en el cual las mujeres no tenían cabida. Sin embargo, su deseo de conocimiento superaba a las dificultades que se encontraban.

Algunas para poder estudiar tuvieron que llegar incluso a ir a clases disfrazadas de hombre ya que la entrada de la mujer en las universidades estaba restringida. La mayoría de ellas no han conseguido el reconocimiento que sus estudios e investigaciones merecían. En algunos casos quedaban en un segundo plano debido a la gran repercusión mediática que tenía su esposo, aun habiendo ella contribuido de manera importante e incluso imprescindible en los logros de éste.

Con esta entrada he querido arrojar un poco de luz sobre ellas y hacernos aún más conscientes de esta invisibilidad que las mujeres hemos sufrido y que aún hoy seguimos sufriendo.

 

 

Te corresponde, nos corresponde

“Te corresponde, nos corresponde” es el título que cruz roja le ha puesto a una de sus últimas campaña sobre la corresponsabilidad y la igualdad entre mujeres y hombres en el empleo. La campaña consiste en una exposición de viñetas creadas por diferentes artistas con las que pretenden hacer visible estas desigualdades y fomentar la reflexión de la sociedad acerca de ellas, ya que es necesaria la colaboración de todos para la superación de las mismas. Me ha parecido una campaña muy interesante y que representa perfectamente la realidad con la que convivimos.

Podéis verla en: http://www.tecorrespondenoscorresponde.org/

Esta es una de las viñetas que podéis ver en la exposición:

 

Y es que hoy en día, aunque aparentemente hemos progresado mucho, las mujeres seguimos teniendo que sortear muchos obstáculos para acceder al mercado laboral, seguimos sin tener las mismas oportunidades que los hombres. Para conseguir la igualdad en el ámbito laboral, ha sido necesaria la creación de diversas leyes específicas, pero esta igualdad parece que se ha quedado en el papel ya que los datos que aportan las diferentes estadísticas muestran una realidad muy distinta a la que mediante la legislación se quería conseguir.

Las mujeres seguimos teniendo un salario más bajo que nuestros compañeros masculinos, aun ocupando el mismo puesto de trabajo; seguimos sin estar presentes en los cargos más altos y de mayor responsabilidad dentro de las empresas, aun estando perfectamente preparadas y capacitadas para desempeñar la labor que estos puestos exigen; y seguimos teniendo que elegir entre tener vida familiar o tener vida laboral, ya que aún tenemos muchas dificultades para poder combinar y conciliar ambas. Esta es la realidad, aunque muchos se empeñen en negarlo, y creo que merece que todos reflexionemos sobre ella.

¿Para romper el techo de cristal?

Mujeres que actúan como hombres para lograr un ascenso

Las diferencias entre mujeres y hombres a nivel laboral siempre existieron: desde los cargos más altos, que en general son ocupados por los varones o la diferencia salarial, por uan cuestión de género más que por desempeño personal.

Por esta razón, para las mujeres, saber cuándo comportarse como ‘hombres’ en el trabajo puede repercutir en sus posibilidades de ser ascendidas. Es que un estudio explica que los cambios salariales y los ascensos pueden depender de la forma de actuar de uan chica en el trabajo, pero nadie parece saber en qué parte del espectro debe estar una mujer de negocios para encontrar el punto medio entre actuar como una dama y desenvolverse como un hombre.

En ocasiones necesitas ser más extrema, dependiendo de la situación. No es que las mujeres agresivas necesiten dar un paso atrás y actuar como damas, pero en ciertas situaciones necesitan adoptar esos comportamientos”, dice Olivia O’Neill, una profesora de la Facultad de Administración George Mason y autora de un estudio que está por publicarse en el Diario de Psicología Ocupacional y Organizacional.

“La clave es tener un repertorio expandido o una caja de herramientas de rasgos que puedas aplicar en situaciones profesionales”, dijo. “La gente se lleva la impresión errónea de que hay algo deseable con ser consistente en todos los contextos”, agregó la profesional.

http://www.planetaellas.com/2011/04/26/mujeres-que-actuan-como-hombres-para-lograr-un-ascenso/

Mientras buscaba algo interesante para la asignatura, me encontré con esto y la verdad me chocó bastante. Me surgieron muchas preguntas como por ejemplo ¿sólo los hombres están capacitados para ocupar los puestos más altos y con más responsabilidad en las empresas?  y por lo tanto, ¿tenemos las mujeres que actuar y comportarnos como ellos para poder llegar a lo más alto de nuestra carrera profesional?

Bajo mi punto de vista la respuesta es NO, las mujeres no tenemos que comportarnos como los hombres porque creo que así se hacen perpetuas las desigualdades entre ambos en el ámbito laboral. La realidad es que cada vez hay más mujeres mejor formadas y perfectamente capacitadas para ocupar puestos más altos de las empresas y que han luchado mucho para poder conseguirlo.