¿Por qué los datos del Paro Registrado y los de EPA no coinciden?

paro y epa

Estimadas compañeras,

después de intentar por todos los medios posibles que se pudiera visualizar bien la imagen, me doy por vencida. Para verla aumentada, sólo tenéis que hacer click sobre ella.

Fuentes:

http://www1.seg-social.es/ActivaInternet/Opinion/REV_026935

http://economia.elpais.com/economia/2012/10/26/actualidad/1351250787_524087.html

http://www.elperiodico.com/es/noticias/paro/diferencias-entre-paro-epa-paro-registrado-2382990

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/03/economia/1336064669.html

http://www.teinteresa.es/empleo/entender-coinciden-EPA-servicios-publicos_0_1120089901.html

http://www.empleo.gob.es/es/publica/pub_electronicas/destacadas/revista/numeros/71/est03.pdf

http://www.huffingtonpost.es/matias-lamas/economia-para-no-economis_10_b_2121136.html

www.ine.es

www.sepe.es

SILVIA FEDERICI: CAPITALISMO Y ECONOMÍA FEMENINA

buena esposa

En la última semana (24/05/2014 y 01/05/2014) se han publicado, en diarios on line, dos entrevistas a Silvia Federici.

 

Silvia Federici (Italia, 1942) es profesora universitaria, escritora y activista femenina. Su obra más recocida es Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria (2004) donde desarrolla cómo el trabajo reproductivo y  no remunerado que realizan las mujeres es clave para el surgimiento de la economía capitalista basada en el trabajo asalariado.

 

Los artículos publicados son:

http://www.andalucesdiario.es/ciudadanxs/silvia-federici/

http://www.eldiario.es/economia/engano-trabajo-asalariado-liberar-mujeres_0_262823964.html

 

A continuación, ofrecemos un resumen de las aportaciones más destacadas:

 

El acceso al trabajo asalariado por parte de las mujeres no ha supuesto una liberación, puesto que siguen desempeñando las tareas reproductivas a la par que las productivas. Asistimos a un nuevo tipo de patriarcado en el cual la mujer trabaja fuera de casa, pero los lugares de trabajo asalariado no se han adaptado a la nueva situación, siendo las mujeres productoras y reproductoras.

La crisis económica es también una crisis de igualdad, ya que los recortes en prestaciones sociales y servicios públicos han ocasionado que las mujeres absorban esas tareas.

 

El trabajo doméstico, tradicionalmente realizado por las mujeres, se ha naturalizado al carecer de retribución. La división sexual del trabajo está construida sobre la diferencia entre salario y no-salario. No se pide una retribución para la mujer por realizar las tareas de cuidados, sino un salario por la realización de un trabajo, de manera que se considere trabajador o trabajadora a la persona que lo realiza, independientemente de que sea hombre o mujer. Este salario sería un medio para conseguir la desnaturalización del trabajo de cuidados y una manera de sacar a la luz que es un trabajo propiamente dicho. El trabajo doméstico ha de considerarse como una actividad remunerada, ya que “contribuye a la producción de mano de obra y produce capital, posibilitando así que se dé cualquier otra forma de producción”.

 

A pesar de esto, la relación entre mujer y trabajo doméstico es muy fuerte. La reivindicación del salario en el trabajo de cuidados puede ser muy liberadora para la mujer, puesto que implica que las mujeres comprendan que lo que hacen es un trabajo y no es algo natural, sino construido socialmente.

 

Para Federici, el capitalismo se ha encargado de convencer a las mujeres de que su ámbito era el trabajo doméstico y la reproducción, sin reconocimiento o salario. Ha hecho creer a las mujeres que las tareas propias del hogar y del cuidado de los hijos era un “acto de amor”. En su último libro Revolución en punto cero. Reproducción, trabajo doméstico y luchas feministas, podemos encontrar comoel capital ha obtenido una cantidad increíble de trabajo casi gratuito, y se ha asegurado de que las mujeres, lejos de rebelarse contra ello, busquen obtener ese trabajo como si fuese lo mejor de su vida”.

El patriarcado y la división sexual del trabajo.

 

trogloditas

La palabra patriarca proviene de las palabras griegas άρχω que significa “mandar” y πατήρ que significa “padre”. La RAE lo define como “Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aún lejanos de un mismo linaje”.

 

El patriarcado es una organización humana (por lo tanto, una construcción social que sirve como herramienta de dominación social del hombre sobre la mujer), siendo la más persistente en el tiempo y en el espacio. El mayor poder del patriarcado es habernos hecho creer que lo cultural (supremacía de unos sobre otros) viene definido por las leyes naturales.

 

Los mecanismos que emplea están tan normalizados en la sociedad que nos hace creer que el sexo con el que nacemos nos dota de habilidades, cualidades y características definidas como propias para según qué sexo. Sería lo que actualmente conocemos como roles o estereotipos de género.

 

Podemos establecer los orígenes del patriarcado en el momento en el que las sociedades humanas pasas a ser sedentarias, con los inicios de la agricultura y la ganadería. Si bien en etapas anteriores ya existía una división sexual del trabajo en la que la mujer realizaba tareas de recolección y el hombre se especializaba en tareas de caza, la dependencia económica era mutua, puesto que se trabajaba para el bien común del grupo. Cuando los hombres salían a cazar, no siempre conseguían abatir presas, por lo que la alimentación en esos días dependía de lo obtenido por las mujeres. Además, al tratarse de grupos nómadas, los embarazos trataban de espaciarse lo máximo posible para evitar tener que transportar a más de un bebé.

 

En estas nuevas sociedades sedentarias prima el interés por aumentar el número de individuos, puesto que cuanto más numerosa sea la población, mejor defensa frente a posibles ataques de grupos rivales. Por lo tanto, las mujeres quedan relegadas a la función reproductora, provocando su dependencia económica y sometimiento al sexo masculino.

 

Pasamos así a dividir el mundo en dos esferas sociales que han pervivido hasta nuestros días: el mundo del trabajo (masculino, público y productivo) y el mundo doméstico (femenino, privado y reproductivo). Mientras los hombres son considerados “cabeza de familia” y responsables del mantenimiento económico de la familia, las mujeres asumen las tareas propias de cuidados. Estas tareas, esenciales e imprescindibles para la vida, son invisibilizadas y consideradas no-trabajo, en tanto en cuanto no reciben una retribución económica.

 

Si el patriarcado domina a la mujer a través de la maternidad, podemos fácilmente deducir que quienes se oponen al uso de métodos anticonceptivos, como la Iglesia y las religiones, son quienes mantienen este sistema de dominación. Pero también existen instituciones de la sociedad política y civil articuladas para mantener este orden social, económico y cultural, que determina la subordinación de las mujeres como categoría social. Ejemplo de esto serían los medios de comunicación, la publicidad, la literatura, etc, etc. El cómplice del sistema patriarcal sería el machismo (supremacía del sexo masculino sobre el femenino), y su enemigo el feminismo (igualdad de los sexos).

 

A pesar de ser definido como “organización social primitiva”, el patriarcado pervive, vive y revive en cada lugar del mundo y en cada generación, que transmite y enseña que los sexos son jerárquicos y complementarios, y que hay que especializarlos.

 

La imagen de la cabecera de este post refleja mucho más de lo que parece. Tal y como siempre nos han contado en clase, son los vencedores quienes escriben la Historia. La Historia, en función de quién y cómo la cuenta, puede ser utilizada como instrumento político y propagandístico. Siempre han sido los hombres los encargados de transmitir su Historia, dejando, una vez más, totalmente relegado y olvidado el papel interpretado por las mujeres a lo largo de la misma.

 

Fuentes:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Patriarcado#Prehistoria_y_origen_del_patriarcado

http://www.ecologistasenaccion.es/article13104.html#outil_sommaire_3

http://totamor.blogspot.com.es/2013/02/el-patriarcado-vanina-montes.html

http://www.redcontraeltrabajoinfantil.com/forum/topics/organizacion-patriarcal