Indicadores de igualdad en las empresas

banner_mujer

Un indicador es una medida, un número, un hecho, una opinión o una percepción que señala una situación o condición específica y que mide cambios en esa situación o condición a través del tiempo. Los indicadores son siempre una representación de un determinado fenómeno, pudiendo mostrar total o parcialmente una realidad.

Los indicadores de género tienen la función especial de señalar los cambios sociales en términos de relaciones de género a lo largo del tiempo. Su utilidad se centra en la habilidad de señalar:

¬La situación relativa de mujeres y hombres

¬Los cambios producidos entre las mujeres y de los hombres en distintos momentos del tiempo

El principal objetivo para definir indicadores de género es comprobar el cumplimiento de los acuerdos llevados a cabo en el ámbito regional, nacional o supranacional y hacer un seguimiento de la situación de mujeres y hombres. Parten de la base de que existe el rol de género e indican los cambios de estatus del hombre y la mujer en un periodo de tiempo. Permite, por lo tanto:

¬Ver en qué medida hombres y mujeres participan en proyectos y las razones de sus ausencias en los mismos.

¬Ver en qué medida se ha tomado en cuenta las necesidades e intereses (básicos y estratégicos) de hombres y mujeres y si las acciones responden a los mismos.

¬Observar en que forma se trata o ignora la discriminación de género, es decir, señala cómo es esa participación para ambos sexos.

¬Ver en qué medida un proyecto o programa afecta al rol de género y si éste varía en el tiempo.

Algunos indicadores: (todos se miden en porcentaje)

*Planes y políticas de igualdad de género:

-Unidad de género en la empresa: determinar el grado de establecimiento por parte de la empresa de recursos concretos para la aplicación de medidas que permitan la consecución de la igualdad de género

-Horas de formación específica en igualdad de género: Determinar la evolución de la relevancia otorgada a la sensibilización e información de la empresa sobre violencia de género.

-Distribución de mujeres y hombres en la plantilla: determinar la evolución de la distribución de mujeres y hombres en la plantilla.

-Trabajadoras que son accionistas: Determinar la evolución del porcentaje  de trabajadoras mujeres que son accionistas para analizar  el fomento de la participación de la mujer en el capital.

– Distribución de mujeres y hombres en la dirección: Determinar la evolución de la distribución de la dirección en mujeres y hombres.

-Distribución de las mujeres y hombres en la representación sindical: determinar la evolución de la representación sindical de hombres y mujeres.

* Selección y desarrollo profesional basado en la igualdad de género.

-Contratación de mujeres-hombres: analizar la evolución de la creación de empleo de mujeres y hombres.

-Contratos indefinidos de hombres y mujeres: analizar la evolución de la calidad de los contratos de mujeres y hombres.

-Externalización de la contratación de hombres y mujeres: determinar el grado de externalización laboral en relación a mujeres y hombres.

-Contratación de mujeres en puestos que estén sub-representadas: determinar si en la plantilla de la empresa existen trabajadoras contratadas en puestos en los que se encuentran sub-representadas, es decir, en puestos, profesiones y ocupaciones con menor índice de empleo femenino.

-Selección no discriminatoria 1, 2 y 3 del año en curso: analizar los resultados para los procesos de selección de las personas candidatas en mujeres y hombres para analizar si hay indicios de discriminación.

-Horas de formación de mujeres y hombres: determinar la evolución del peso de la formación.

-Gasto en formación de mujeres y hombres: Determinar la evolución del gasto dedicado a la formación

– Rotación del equipo humano: determinar la evolución de la continuidad y rotación de la plantilla con perspectiva de género e indirectamente el clima laboral y estabilidad

-Promoción de mujeres y hombres: importancia que la empresa le confiere a la promoción interna del equipo humano interno frente a la contratación externa.

-Salarios medios de mujeres y hombres: evolución de los porcentajes que representan los salarios de las trabajadoras  mujeres respecto a los trabajadores hombres y así detectar si existen diferencias significativas salariales entre ellos.

-Salarios medios de mujeres y hombres por categoría profesional: evolución de los porcentajes que representan los salarios de las trabajadoras  mujeres respecto a los trabajadores hombres y así detectar si existen diferencias significativas salariales en los mismos niveles de responsabilidad.

-Participación en el beneficio anual de mujeres y hombres: Determinar la evolución del porcentaje de los beneficios repartidos entre mujeres y hombres por mecanismos objetivos.

 

*Clima y salud laboral desde la perspectiva de género:

-Medidas de acción positiva: determinar el peso otorgado a las medidas de acción positiva tendentes a lograr una mayor participaciónde las mujeres en las estructuras empresariales y sindicales.

-Participación en la política de prevención de riesgos laborales: determinar el grado de participación de las mujeres en la elaboración y desarrollo de políticas de PRL a través del número de personas con formación esmujer_2pecífica en PRL.

-Horas de prevención específica el PRL: Determinar en relación al género la evolución de la relevancia otorgada a la PRL por parte de la dirección a través del número de mujeres y hombres formados en PRL.

-Accidentabilidad laboral de mujeres y hombres: detectar la evolución del riesgo y la siniestralidad  existente en la empresa.

-Casos de acoso sexual denunciados: Detectar la existencia de situaciones de acoso sexual para analizar si se facilita la resolución de los mismos con figuras concretas creadas para este fin.

 * Conciliación de responsabilidades personales, familiares y profesionales

-Acceso a medidas de conciliación familiar: detectar la evolución del grado de acceso a las medidas de conciliación que ofrece la empresa para mujeres y hombres.

*Sociedad y mercado, lucha contra la discriminación fuera de la empresa.

– Creación local de empleo: Detectar la evolución de la creación local de empleo

-Contratación de mujeres con discapacidad: Evolución de la representación en la empresa de mujeres y hombres con discapacidad.

-Contratos a trabajadoras acogidas a contratos de inserción laboral: evolución del porcentaje de la contratación de personas en riesgo de inclusión social.

-Oferta de prácticas a personas becarias de la zona.

-Contratación de personas becarias de la zona.

*Medio ambiente, desarrollo sostenible medioambiental desde la perspectiva de género:

– Participación de las trabajadoras en políticas de medio ambiente: determinar el grado de participación de las mujeres en la evolución y desarrollo de las políticas medioambientales en la empresa para la inclusión en las mismas de la perspectiva de género.

Anuncios

¿Como se relacionan marxismo y feminismo?

qqEl pensamiento marxista relativo al género se ha centrado sobre todo en el análisis de la naturaleza del trabajo doméstico y su relación con el capital.

Esto constituye un buen punto de partida, ya el marxismo es la primera teoría que reconoce el carácter económico de la producción doméstica, como generación de valores de uso por medio de un trabajo, de una actividad humana transformadora.

Así como su carácter esencial para la reproducción de la fuerza de trabajo y de las relaciones de producción capitalistas.

Desde el marxismo más tradicional se considera que la configuración de la familia y el trabajo doméstico forman parte de la lógica del capital, por lo que la lucha de las mujeres por su liberación forma parte de la lucha de clases,

Engels, en El origen de la Familia, lo Propiedad Privada y el Estado, relacionaba la sujeción de las mujeres con el desarrollo del capitalismo y argumentaba que para su liberación era necesario, además de la revolución socialista, que trabajasen fuera del hogar, algo que también defendían las feministas del siglo pasado.496067424_c0088be352

Pero la relación entre marxismo y feminismo es compleja. El feminismo ha pretendido que la crítica marxista a la economía de mercado y al sistema de producción capitalista extendiese la noción de explotación al interior de la familia, considerando la subordinación de las mujeres bajo el patriarcado como una forma de explotación anterior a la explotación de clase. Esto no ha sido completamente aceptado por los economistas marxistas, que aunque reconocen que la división sexual del trabajo es la principal causa de la subordinación femenina, no la consideran la principal fuente de explotación económica y social, y ello ha llevado a que el feminismo radical se construyese como alternativa interpretativa independiente, aunque en las cercanías de los planteamientos marxistas.

El marxismo feminista o feminismo socialista (Benerías y Roldán, 1992) pone en primer plano la lógica del capital y considera que la división sexual del trabajo responde a las necesidades del capitalismo en dos aspectos muy concretos: el trabajo doméstico realizado por las mujeres cumple una función de abaratamiento de los costes de reproducción de la fuerza de trabajo; por otra parte, las mujeres constituyen una reserva flexible de mano de obra barata. En consecuencia, las variaciones de la tasa de actividad femenina responden a las necesidades del capital, discriminación de las mujeres en el mercado de trabajo se explica por su posición en la familia.

Frente a lo anterior el feminismo radical considera que la lógica del patriarcado es para las  mujeres previa y más importante que la del capital. A pesar del aumento de la participación laboral de las mujeres, ellas siguen siendo las responsables del trabajo doméstico. La división sexual del trabajo es consecuencia de la explotación de las mujeres por parte de los hombres en el seno de la familia y tiene su reflejo en el mercado, donde las mujeres desempeñan empleos que constituyen una prolongación de las tareas que tradicionalmente realizan en el hogar, constituyéndose un circulo vicioso: al ser responsables del trabajo doméstico, ocupan posiciones subsidiarias en el mercado de trabajo, y ello refuerza, a su vez, la dependencia de la familia. (Hartmann 1979y 1981). Por ello, la desaparición del capitalismo no garantizaría el fin de la opresión de las mujeres.

Esta relación de interdependencia entre las esferas de la producción y de la reproducción es considerada esencial para la continuidad del sistema capitalista por otras feministas críticas próximas a los planteamientos marxistas (Humphries y Rubery, 1984; Beechey, 1990 y Piechio, 1992; Rubery 1993), que también insisten en la importancia de la división sexual del trabajo y la segmentación de ocupaciones que generan diferencias de ingresos por género y diferencias en el acceso a puestos de trabajo.

Extracto del artículo de Cecilia Castaño “Género y economía”

getattachment

Feminización de la pobreza

piratarc3adavspobreza

Hablar de feminización de la pobreza es hablar de una realidad que viene de lejos: el feminismo lleva tiempo utilizando esta expresión para connotar el creciente empobrecimiento material de las mujeres, el empeoramiento de sus condiciones de vida y la vulneración de sus derechos fundamentales.

La mayoría de los 1.500 millones de personas que viven con 1 dólar o menos al día son mujeres. Además, la brecha que separa a los hombres de las mujeres atrapados en el ciclo de la pobreza ha seguido ampliándose en el último decenio, fenómeno que ha llegado a conocerse como “la feminización de la pobreza”. En todo el mundo, las mujeres ganan como promedio un poco más del 50% de lo que ganan los hombres.

Las mujeres que viven en la pobreza a menudo se ven privadas del acceso a recursos de importancia crítica, como los préstamos, la tierra y la herencia. No se recompensa ni se reconoce su trabajo. Sus necesidades en materia de atención de la salud y nutrición no son prioritarias, carecen de acceso adecuado a la educación y a los servicios de apoyo, y su participación en la adopción de decisiones en el hogar y en la comunidad es mínimo. Atrapada en el ciclo de la pobreza, la mujer carece de acceso a los recursos y los servicios para cambiar su situación.

La Plataforma de Acción aprobada por la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, identificó la erradicación de la carga persistente y cada vez mayor de la pobreza que pesa sobre la mujer como una de las 12 esferas de especial preocupación que requieren la atención especial y la adopción de medidas por parte de la comunidad internacional, los gobiernos y la sociedad civil.

Un logro importante de la Conferencia de Beijing ha sido el reconocimiento por los gobiernos de que algunos aspectos de la pobreza están vinculados al género. Ello ha dado lugar a los esfuerzos que se realizan por reorientar las políticas de erradicación de la pobreza de manera que aborden específicamente las necesidades de la mujer, especialmente en las zonas rurales. También ha conducido a la introducción de una definición más amplia de la pobreza, en la que no sólo se toman en cuenta las necesidades básicas mínimas, sino que incluye también la denegación de oportunidades y opciones.

Los efectos negativos de la mundialización de la economía mundial repercuten desproporcionadamente sobre la mujer. La vinculación cada vez mayor de la economía a los mercados mundiales a menudo da lugar a una reducción de los gastos públicos y de los programas sociales, trasladando el costo a las familias, donde suelen ser las mujeres las que llevan sobre sus hombros la carga adicional.

La globalización, en su versión neoliberal, es un proceso que está ahondando cada vez más la brecha que separa a los pobres de los ricos. Sin embargo, no se puede desconocer que las grandes perdedoras de esta nueva política económica son las mujeres. En efecto, patriarcado y capitalismo se configuran como las dos macrorrealidades sociales que socavan los derechos de las mujeres, al propiciar la redistribución de los recursos asimétricamente, es decir, en interés de los varones.

La potenciación del papel económico de la mujer es un factor de importancia crítica para liberar a millones de personas que están atrapadas en el círculo de la pobreza y el hambre. Proporcionando a la mujer acceso a las oportunidades económicas y educacionales, así como la autonomía necesaria para aprovechar esas oportunidades, se superaría un importante obstáculo que entorpece la erradicación de la pobreza.

La Plataforma de Acción de Beijing también exhortó a los países a “emprender reformas legislativas y administrativas con miras a conceder a las mujeres pleno e igual acceso a los recursos económicos, incluido el derecho a la herencia y la posesión de tierras”. Sin embargo, el progreso realizado en esa esfera ha sido lento. Sólo un número reducido de países han modificado sus leyes para posibilitar a la mujer el acceso a la herencia de tierras.pobreza-y-mujer

Tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo se ha producido un aumento en el número de hogares encabezados por mujeres. Por lo general se asume que los hogares encabezados por mujeres que no tienen acceso a remesas provenientes de hombres que trabajan son más pobres que los hogares encabezados por hombres.

Cifras de la feminización de la pobreza:

– Las mujeres y las niñas constituyen el 70% de la población que vive en la pobreza, representan dos tercios de las personas analfabetas y por su condición de género tienen limitado el acceso a la educación, a la salud y otras necesidades sociales básicas. Las mujeres experimentan una mayor morbilidad en casi todas las etapas de la vida. Esta desventaja persiste aun excluyendo los problemas reproductivos.

– Todos los años, medio millón de mujeres mueren durante el embarazo o el parto; es decir, cada día muere una mujer por minuto debido a esas causas. En el África Subsahariana una mujer tiene 100 veces más posibilidades de morir durante el embarazo o el parto que una mujer en Europa Occidental.

– Las niñas representan dos tercios de los 300 millones de niños que carecen de acceso a la educación. Las mujeres representan, de manera análoga, dos tercios de los 880 millones de adultos analfabetos que hay en el mundo.

– 130 millones de niñas y adolescentes en todo el mundo han sido objeto de mutilación genital; una de cada cinco mujeres es víctima de violación o de intento de violación una vez en su vida; entre el 25 y el 75% de las mujeres -dependiendo del país- sufren agresiones físicas o psicológicas en el entorno familiar

– El 64% de las personas de los países del Sur que viven con VIH son mujeres jóvenes y niñas.

– Las mujeres trabajan en la región subsahariana una media de 13 horas semanales más que los hombres en la producción de alimentos. Sus explotaciones agrícolas son más reducidas y menos mecanizadas que las de los hombres y sus tierras de menor calidad. A esto hay que añadir el problema de la canalización del agua que obliga a las mujeres a transportarla sobre la cabeza de dos a cuatro veces por día según la estación, desde distancias que pueden llegar hasta 16-32 kilómetros.

Entender la economía feminista

mujer-dinero

La mayoría de la gente asocia el feminismo con actividades políticas, del cual por supuesto es parte. Mientras que existen ahora muchas variedades de feminismo, todas tienen en común el fin de remediar las desventajas impuestas contra las mujeres a través de la historia. Este fin ha sido manifestado dentro de la disciplina económica a través de esfuerzos para promover el avance de la mujer dentro de la profesión y en ocasiones aplicando análisis económicos para fines feministas. Si bien efectivamente existen grupos interesados en remediar las desigualdades históricas debido a diferencias de género que por ejemplo alientan el avance de las mujeres en la profesión, la economía feminista se relaciona más con las implicancias de reconocer que el género afecta a la forma de “hacer economía”. Aun así, las consecuencias de recientes teorías feministas acerca del sexismo y la ciencia vistas desde el punto de vista de la Economía, son aún menos familiares para muchos economistas. Académicas feministas han documentado como ciertas creencias sobre el género—en otras palabras, creencias sobre las características y roles sociales del hombre y la mujer—han sido importantes dentro del plano intelectual tanto como en el social. La reciente teoría feminista lleva a cuestionar muchas de los valores básicos que dan soporte a la práctica económica de hoy en día.

La teoría feminista causa dudas acerca de la aceptabilidad de la práctica económica, no porque la economía sea en general demasiado objetiva, sino por el contrario, porque no es lo suficientemente objetiva. Varias perspectivas parciales y llenas de prejuicios sexuales—particularmente masculinos—sobre el tema, los modelos, métodos y pedagogía han sido mal percibidas como imparciales y asexuales en la Economía, así como en otras disciplinas científicas. Tradicionalmente, las actividades masculinas han sido el centro de la materia, mientras que los modelos y métodos han reflejado un desarrollo históricamente y psicológicamente masculino al valuar la autonomía y la separación más que la dependencia y la conexión.

Si admitimos que la práctica económica este basada en la práctica humana, desarrollada y refinada dentro de comunidades humanas, entonces debemos admitir la posibilidad de que las limitaciones humanas, los intereses y prejuicios tendrán serias consecuencias dentro de la cultura económica. El análisis feminista de la economía comienza con la premisa básica de que la economía, como toda otra ciencia, es construida socialmente.

La mayoría de las académicas feministas ven las tendencias masculinas en la ciencia principalmente como una cuestión de género, no de sexo. La entrada de más mujeres dentro de las disciplinas científicas ha sido visto como una contribución a la transformación de las disciplinas, no precisamente porque las mujeres “traigan algo distinto” al campo económico por virtud de su sexo, pero más bien porque la iluminación de prejuicios sexuales al nivel de la estructura social de la ciencia que hace que los prejuicios sexuales a otros niveles sean también mas visibles. El decir que “la economía contemporánea es masculina,” es entonces decir que ésta refleja creencias sociales sobre la masculindad, no que refleja la hombría de sus practicantes tradicionales. El decir que una economia menos basada en la masculinidad sería más adecuada es decir que las creencias sociales sobre la economía deben cambiar y que la economía debe de ser enriquecida por una diversidad de practicantes, no que la economía debe de ser practicada por eunucos ó seres asexuales.

La economía feminista, para reiterar, no es una economía “hmujer-ahorro-cinturon_u10237343embra”, para ser practicada sólo por mujeres, ni es la economía femenina que utilize sólo técnicas suaves y modelos cooperativos. La teoría feminista sugiere que la economía ha sido menos útil al implícitamente reflejar un ideal distorcionado de la masculinidad en sus modelos, métodos, temas y pedagogía. Las académicas feministas discuten que el uso de una gama más amplia de herramientas para estudiar y enseñar un territorio más amplio de la actividad económica puede hacer a la economía una disciplina más productiva para ambos practicantes, hombres y mujeres.

 

Extracto del artículo de Julie A. Nelson “Economía Feminista”.

El fracaso escolar tiene cara de chico

fracaso-escolar

Según publicaba el país hace unos días el desastre del elevado fracaso educativo español (30,8% en 2006) y el abandono escolar temprano son un asunto esencialmente masculino. Sin la abultada contribución de los varones a ese descalabro, en el que la inmigración contribuye sólo en una porción mínima, las alumnas españolas no estarían muy por debajo de la media educativa de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), establecida en el Informe PISA. Y lo que tenemos, en la antesala de la sociedad del conocimiento, es que más del 36% de los muchachos y el 25% de las chicas salen del sistema escolar sin ni siquiera haber cubierto la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO); jóvenes con una formación académica mínima y ni oficio, ni beneficio. El objetivo comunitario de reducir el fracaso escolar al 15,5% en 2010 se ha convertido para España en una amarga quimera.

Según contaba un pedagogo, las mujeres están más preparadas en educación, porque además de sacar mejores notas, practican deportes, hacen varias actividades extraescolares y ayudan más en casa.

Las chicas lo hacen ya mejor en los primeros años de escolarización y ese rendimiento diferencial superior se mantiene, con altibajos, a lo largo del recorrido educativo hasta desembocar en la Universidad. En los últimos años, el porcentaje de licenciaturas universitarias conseguido por las mujeres se sitúa en torno al 61%. Y eso, pese a que las chicas continúan estando más retrasadas en las asignaturas de matemáticas y física y que, por lo mismo, siguen mostrándose reticentes ante las carreras científico-técnicas.

La directora del instituto de la mujer achaca a razones culturales esta pobre representación, pero aún tenemos que seguir escuchando comentarios como los de este profesor: “Las carreras técnicas les dan miedo porque ellas son muy prácticas y buscan salidas profesionales más compatibles con el proyecto de fundar una familia, tener hijos..”

canalsu-miki-031007

 

 

 

 

 

 

 

 

Según eso, el estancamiento en el número de catedráticas y de personal docente femenino universitario (36,1%) y la falta de correspondencia entre la superior formación de las mujeres y su lugar en el mercado laboral tiene que ver con su voluntad de procrear, una suerte de “mandato de género” que trunca, a menudo, trayectorias profesionales brillantes. La discusión está en si el denominado “techo de cristal” depende sólo de factores culturales o influyen también elementos biológicos. En cualquier caso, la conciliación entre la vida laboral y familiar se revela como una necesidad urgente, puesto que ningún país -no, desde luego, España-, puede permitirse el lujo de prescindir de la riqueza potencial que conlleva la formación de las mujeres.

Los propios estudios del Ministerio de Educación establecen que entre los estudiantes que acaban la ESO el porcentaje de varones repetidores (49%) dobla, prácticamente, al de las mujeres (26%).

Pero es que, además, los premios extraordinarios por rendimiento académico o esfuerzo personal pertenecen a las mujeres de forma tan abrumadora que, en algunos centros, se priman los méritos masculinos para evitar que los varones se sientan convidados de piedra en la fiesta. En la práctica, la “discriminación positiva” lleva tiempo ejerciéndose en determinadas universidades privadas que buscan asegurar un cierto equilibrio de matrículas masculinas y femeninas.

El porcentaje de chicas que se gradúan en la enseñanza posobligatoria (Bachillerato, en la rama académica) supera en 12 puntos al de los hombres. El 58,25 % de los alumnos que se matricularon en la Universidad en 2007 fueron mujeres.

Se están buscando explicaciones de porqué este fenómeno es más acusado en nuestro país aunque se está generalizando en todo el mundo. Aceptado que el nivel de inteligencia es igual entre los sexos y que la escuela tiene vocación igualitaria (a diferencia en, muchos casos, de la familia y del mercado de trabajo) las explicaciones se centran, sobre todo, en la más temprana maduración psíquica y física de las mujeres.

Encuestas llevadas a cabo en una serie de institutos muestran que en la ESO y el Bachillerato los chicos estudian una media de tres horas semanales, mientras que las chicas dedican a esa tarea alrededor de ocho. A la vista de estos datos, está claro que demasiados niños pasan demasiado tiempo con los videojuegos y matan las horas ante el televisor en lugar de hacer sus deberes y también que las chicas trabajan y se esfuerzan más. También se implican más en clase.

Y eso, por no hablar del comportamiento masculino en esas edades en las que la testosterona desbocada causa estragos. Algunos estudios y la experiencia de otros centros muestran que más del 80% de los alumnos conflictivos suelen ser chicos. Ellos acaparan los partes de incidencia y las expulsiones, protagonizan la gran mayoría de los actos de indisciplina y las agresiones. En contraste con esa característica física, algunos pedagogos detectan entre las chicas una “agresividad psicológica alta” de efecto igualmente pernicioso.

Lo que parece claro es que el dominio temprano de la lectura y la escritura -de acuerdo con una serie de informes, en estas materias, las mujeres llegan a acumular una ventaja de hasta año y medio. Se piensa que los palos que bloquean la rueda del sistema educativo son también el bombardeo televisivo de la violencia, el abandono de valores como el esfuerzo y el machismo todavía latente en tantos hogares españoles.

 20080526183025-chicos-listos

Quien hizo la ley hizo la trampa…

derechos_5

Diciembre de 2006, se publica la ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. En principio es motivo de alegría ya que se configura como pilar  del estado de bienestar además de crear un nuevo derecho para aquellas personas en situación de dependencia.

 También esta ley traería ventajas para los cuidadores de personas dependientes, ya que podrían optar a una prestación económica dependiendo del grado de la persona a la que cuidase, de alguna forma est@s cuidador@s podrían verse recompensadas por el sacrificio que significa cuidar a una persona durante todo el día, todos los días del año.

Pero una vez transcurrida la euforia del momento y pasado ya algún tiempo podemos dar buena cuenta de la cantidad de fallos que contiene la ley, aunque nos vamos a centrar en las consecuencias para las mujeres cuidadoras.

 En el artículo 18  de la LPAAD  se dice que aquellas personas que estén siendo atendidas en el entorno familiar se concederá una prestación económica por cuidados familiares, este cuidador deberá ajustarse  a las normas de afiliación, alta y cotización a la seguridad social que se determinen reglamentariamente, también se establecerán acciones de apoyo a los cuidadores no profesionales incorporando programas de formación, información y medidas para atender en periodos de descanso.

 Comenzando por el principio,  para el grado máximo, Grado 3 nivel 2, la persona cuidadora optaría a una prestación económica de 506.96 € mensuales, esta cuantía disminuirá a medida que disminuye el grado de dependencia. Pues bien, haciendo un ligero cálculo, la persona cuidadora estará disponible el día completo para la persona dependiente, pero pongamos una media de 10 horas, y trabajará los 7 días de la semana, sin descansos, esto significa que trabaja los 30 días del mes aproximadamente. Esto significa que la persona cuidadora ganaría una media de 1,6 € por hora. Seamos realistas, ¿son justas las cuantías de las prestaciones?

Teniendo en cuenta que debido a la educación recibida y los mensajes que transmite la sociedad, se favorece la concepción de que la mujer está mejor preparada que el hombre para el cuidado, ya que tiene más capacidad de abnegación, de sufrimiento y es más voluntariosa,  la mayor parte de estos cuidadores principales son:

*La mayoría de los cuidadores son mujeres.

*De entre las mujeres cuidadoras, un 43% son hijas, un 22% son esposas y un 7’5% son nueras de la persona cuidada.

*De entre 45 y 65 años de edad.

*En su mayoría están casados.

*Una parte muy sustancial de cuidadores comparten el domicilio con la persona cuidada.

*En la mayoría de los casos no existe una ocupación laboral remunerada del cuidador.

*La mayoría de los cuidadores prestan ayuda diaria a su familiar mayor.

*Gran parte de los cuidadores no reciben ayuda de otras personas.

*La rotación familiar o sustitución del cuidador principal por otros miembros de la familia es moderadamente baja.

*Percepción de la prestación de ayuda: cuidado permanente.

*Una parte de ellos comparte la labor del cuidado con otros roles familiares como cuidar de sus hijos.

Ahora bien, Teniendo en cuenta que el resto de servicios se obtendrán a través del modelo de financiación de copago, la mayoría de las personas obtarán por la obtención de este recurso de carácter excepcional en vez de elegir un recurso que deberán cofinanciar. Esta modalidad pone en evidencia el talante con el que la futura ley aborda el trabajo de cuidados que realizan casi en exclusiva las mujeres y sobre las que recaerá mayoritariamente la aplicación de esta medida. Si se trata de una ayuda no debería cotizar a la Seguridad Social y si se trata de un salario ¿por qué no regularlo con todas sus consecuencias?

Para obtener esta prestación la persona cuidadora no debe tener otro empleo, y deberá darse de alta y cotizar a la seguridad social por el cobro de esta prestación, aunque no obtendrá derecho a desempleo ni al resto de derechos de los trabajadores salvo la jubilación.

Esto hace que la persona cuidadora, en la mayoría de los casos entra en un círculo perverso tal como ponía de manifiesto María Pazos con el siguiente ejemplo:

Una mujer cobrando unos 700-1000 € con un trabajo fijo a sus 35 años. Su padre enferma y el estado le dice que le da X € y le dará de alta en la seguridad social para la pensión si deja el trabajo.

Piensa que con esos X € más la pensión de su padre podrán vivir.

Pero 10 años más tarde su padre muere, se acaba la pensión del padre y los X€. Intenta volver a su trabajo pero ya no la admiten, busca trabajo sin encontrar nada.

No tiene prestación por desempleo. Las cotizaciones son para la jubilación, pero ella tiene solo 45 años. ¿DEBIÓ OPTAR POR  LA PRESTACIÓN?

Desde un punto de vista feminista crítico resulta totalmente inadmisible que por un lado, en la declaración de principios del proyecto de ley, se reconozca el injusto reparto del trabajo de cuidados que realizan las mujeres en la sociedad, y por otro se legisle potenciando la continuidad de esta situación.

La crítica principal que se le hace a la ley de dependencia es que perpetúa el papel de la familia y de las mujeres dentro de ella como prestadora principal de cuidados, contribuyendo a reforzar el modelo social patriarcal en el que las necesidades de los hombres se sitúan por encima de las de las mujeres, contribuyendo a su opresión. Se pretende condenar a las mujeres a que asuman como inevitable el papel de cuidadoras de personas mayores, enfermas y menores, así como prestadoras de servicios de carácter doméstico. Esto contribuye a la baja autoestima de las mujeres y supone menores oportunidades para su promoción social, y una mayor vulnerabilidad, aumentando sus posibilidades de ser víctimas de maltrato doméstico (psíquico y/o físico). Estas tareas de cuidados, apoyo emocional y trabajo doméstico son además invisibilizadas de forma interesada por el capital, que, en una sociedad asalariada como la nuestra, intenta reducir los costes de mantenimiento de la fuerza de trabajo y aumentar así sus propias tasas de ganancia.

04-septiembre-08blog

“Hasta la más larga caminata empieza por un pequeño paso”. Mujeres emprendedoras.

048_m1498

Con esta frase comienza una de las muchas páginas web que se pueden visitar sobre mujeres empresarias y emprendedoras, y no le falta razón, ya que a muchas mujeres con buenas ideas solo les falta dar ese pequeño paso.

 Se cuenta con bastantes recursos informativos e incluso existe gran variedad de subvenciones a las que acogerse para desarrollar tu idea.

El Instituto de la Mujer ofrece asesoramiento para resolver cuestiones relacionadas con la gestión empresarial y las nuevas tecnologías. También ofrece, junto con la Dirección General de la Pequeña y Mediana Empresa (DGPYMES), un programa de microcréditos para ayudar en la financiación empresarial.

– Convenio entre el Ministerio de Trabajo y el Banco Central Hispanoamericano para ayudas a mujeres emprendedoras. El objeto de este convenio es apoyar la financiación de aquellos proyectos de empresas en las que sus propietarias o accionistas mayoritarias sean mujeres. Las mujeres emprendedoras podrán disponer con exclusividad de una línea de crédito de hasta dos mil millones de pesetas.- Banco Mundial de la Mujer (Women’s World Banking). Ésta es una organización mundial involucrada en el desarrollo de las microempresas y el fortalecimiento económico de la mujer. Ofrece: asesoramiento gratuito para la creación de empresas, información sobre cajas y convenios,información sobre subvenciones, créditos solidarios, ayudas a la mujer, etc..- El Instituto de la Mujer, el Consejo Superior de Cámaras y las Cámaras de Comercio han puesto en marcha un servicio, E-empresarias.net, que persigue acercar las nuevas tecnologías a las emprendedoras y empresarias ofreciéndoles asesoramiento gratuito y creando una red de mujeres emprendedoras.

– Emprendedoras.com es una web con un gran cantidad de interesantes recursos para poner una empresa en marcha: legislación, ayudas, búsqueda de capital, planes de negocio. También ofrece la descarga de libros electrónicos gratuitos sobre “Cómo hacer un proyectos de negocios” (de forma tradicional, y en Internet), “Aprende a emprender”, etc… Otro de los recursos que ofrece es la recopilación de teléfonos de interés para las emprendedoras españolas, clasificados por Comunidades Autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, etc…

– Fundacionmujeres.es es una ONG sin ánimo de lucro que trabaja desarrollando proyectos y actividades de ámbito europeo, nacional, autonómico y local. Uno de sus principales objetivos es la Creación de Empresas de Mujeres, mediante el apoyo técnico a las iniciativas de autoempleo, la asistencia a proyectos empresariales, y el seguimiento y establecimiento de redes de mujeres empresarias.

– Guía de Información Laboral para la mujer. Esta guía ofrece interesantes consejos dirigidos especialmente a la mujer divididos en secciones, como por ejemplo:

Identifica el trabajo que quieres realizar. El empleo que viene (Situación del mercado laboral) La fórmula del autoempleo. También incluye ejercicios prácticos para determinar la capacidad emprendedora que se posee.

– Mujeresdeempresa.com es una web muy completa con información dirigida a mujeres con espíritu emprendedor.

Algunas de las secciones de interés que contiene son:
Recursos: capacitación, caja de herramientas, servicios financieros. Canales: amplia cantidad de artículos sobre management, comercio exterior, marketing, e-business, negocios, finanzas, etc…

Programa Mercadeando Andaluz

Es una iniciativa de Comercio Electrónico, un “sitio web” destinado a mujeres empresarias de Andalucía.

Está desarrollado y organizado por las 8 Diputaciones andaluzas, con el apoyo técnico de la Sociedad de Planificación y Desarollo S.A. (SOPDE). Esta iniciativa trata de facilitar la participación de las mujeres empresarias andaluzas en el mercado global, el acceso a las posibilidades que la Red ofrece, tanto de información como de comunicación, favoreciendo el intercambio de experiencias y creando un entorno de cooperación.

El principal objetivo de mercadeando es mejorar la competitividad de las empresas gestionadas por mujeres a través de la Red de Empresarias y Emprendedoras de Andalucía. 

Los objetivos del programa mercadeando son:

  • Favorecer la incorporación de las mujeres empresarias de Andalucía al uso y control de la tecnología como herramienta de trabajo en su empresa.
  • Facilitar asesoramiento en el ámbito de la gestión empresarial.
  • Potenciar las redes de empresarias, fomentando la cooperación entre ellas.
  • Crear un portal para las empresarias y emprendedoras andaluzas.

La inusitada competitividad de la realidad de la economía actual y las dificultades añadidas que, por razón de su sexo, afectan a las mujeres empresarias y emprendedoras en la sociedad de nuestros días, hacen que el papel de las mismas en la realidad económica andaluza se vea todavía reducido a una presencia escasamente representativa.mercadeando

Es por ello que desde los distintos poderes públicos se está luchando desde hace tiempo por intentar aliviar los efectos negativos que, sobre la presencia de la mujer en la clase empresarial, tiene la discriminación observada por parte de la sociedad. La provisión de los incentivos e instrumentos más adecuados, para contribuir a dotar a la mujer de un papel más equitativo en la clase empresarial de nuestra sociedad, se configuran como uno de los planes prioritarios de la administración pública andaluza.

FeLiZ Día De La MaDRe…??

madre-trabajadora

Dedico este espacio al día de la madre que celebraremos el próximo domingo por 2 razones: la primera porque el hecho de celebrar este día hace que consumamos como locos buscando el mejor regalo, y por otro lado por el papel que juega el ser madre en el mercado laboral.

 

Y es que a día de hoy, en las entrevistas de trabajo para descartar al personal siguen preguntando a las mujeres si piensan ser madres, además de ser ellas las que deben coger bajas de maternidad y las que deben conciliar.

 

La maternidad se convierte por un lado en la exigencia social que da sentido a la vida de la mujer, el eje de la subjetividad femenina, de su identidad genérica y personal, y por otro un obstáculo para desarrollar la carrera profesional.

 

Aunque la ley protege el derecho de todas ellas a 16 semanas de baja, la realidad es que la facilidad para disfrutar de esta baja sigue dependiendo de la situación laboral de cada mujer. El abanico abarca desde funcionarias que pueden retrasar la reincorporación al trabajo más de medio año, hasta profesionales autónomas que tienen su propia empresa y evitan bajas largas para no perder clientes.

Funcionarias: maternidad, permisos y reducción de jornada

Conciliar la vida familiar y la laboral es mucho más sencillo, ya que además de las 16 semanas que por ley les pertenece podrán acogerse a reducciones de jornadas siempre respetándose su puesto de trabajo e incluso muchas mujeres piden excedencias para pasar el primer año de vida con sus hijos. (No ocurre lo mismo con el padre funcionario porque no sienten suyos estos derechos)

Asalariadas: diferencias según el convenio y la carga laboral

Las posibilidades para cuidar a un hijo durante sus primeras semanas varían según el convenio y la carga laboral en el caso de los asalariados.

Autónomas: peligro de perder a sus clientes

Desde que entró en vigor la ley de Igualdad, el 24 de marzo del 2007, las trabajadoras autónomas tienen el mismo derecho que las asalariadas para disfrutar del permiso de maternidad de 16 semanas, así como los 15 días de paternidad los hombres.  Aunque no siempre es así, muchas de las mujeres autónomas ni siquiera disfrutan de las 16 semanas ya que corren el riesgo de perder clientes o que se retrase el trabajo.

 

Curioso es el dato que proporcionaba hace unos meses el diario El País donde decía que un 16% de las mujeres abandonaban el puesto de trabajo después de tener hijos. El deseo de tener hijos de las mujeres que hoy están en edad reproductiva es el mismo que manifestaron sus madres décadas atrás. La diferencia es que entonces se tenían y hoy muchas mujeres se quedan sólo con el deseo.

 

El 60% de las mujeres afirma que tener hijos es un obstáculo para la vida profesional. Las más conscientes de ello parecen ser las de 30 a 39 años: Entre el 65% y el 67% responde lo mismo. El 16,2% de las madres que ahora cuentan entre 20 y 49 años ha abandonado definitivamente el trabajo por la maternidad.

Y un 28% afirma que la crianza de los hijos ha limitado sus oportunidades de promoción laboral, un porcentaje que sube hasta casi un 32% en edades clave tanto para tener hijos como para ascender en la empresa, de los 30 a los 39 años.

 

El retraso de la maternidad está muy condicionado al trabajo y, por tanto, al nivel educativo de las mujeres. La edad mediana a la que las mujeres que ahora tienen de 35 a 39 años y estudios superiores han tenido su primer hijo es de 33,5. Y si lo que tienen es estudios medios retrasan la maternidad hasta los 28 años. Y esa tendencia es imparable.

 

Así pues, a más estudios, más trabajo, mayor retraso en la maternidad y menos hijos en total. Esa es la tendencia. Lo que no varía es el deseo de ser madres y de tener un número de hijos que cada vez se cumple menos. Las mujeres que tenían 30 años en 1960 querían tener una media de 2,4 hijos, similar a lo que ocurría en 1970 y a lo que ocurre ahora. Pero ahora se quedan en un escaso 1,05 mientras que antes tenían una media de 1,8.

 

 0811

 

 

 

Microcréditos, la búsqueda del desarrollo:

g_2167__3245636dededac3

Hace 13 años, un hombre llamado Muhammad Yunus, empresario de Bangladesh y fundador del Gramment Bank lanzó una nueva línea de créditos que le hizo ganar en 2006 el premio Novel de la paz. Yunus, al que se conoce como “el banquero de los pobres”, concede pequeñas cantidades de dinero con intereses muy bajos, con una idea empresarial viable y que carecen de los recursos necesarios para solicitar un crédito a un banco estándar.

Se conceden microcréditos especialmente a mujeres que tuviesen una idea empresarial viable, aun careciendo de aval. Este sistema, que se ha transportado a todo el mundo ha supuesto una buena oportunidad para el desarrollo laboral de las mujeres. Los/as emprendedores/as pueden dirigirse a las fundaciones, asociaciones, ONG’s, etc. que colaboran con programas de microcréditos para que estudien su propuesta. Esas instituciones colaboradoras analizan el plan de empresa y si lo consideran viable lo derivan a los bancos y cajas que participan en el programa, que en última instancia determinan la viabilidad del proyecto y deciden si otorgan o no la financiación.

Esta iniciativa nacida en el tercer mundo apoya a emprendedores/as que cuentan con pocos recursos. Ha de destacarse que un 97% de los microcréditos concedidos fueron a mujeres.

El premio Nóbel le fue concedido por su labor humanitaria impulsando el desarrollo económico de las zonas más pobres de Bangladesh. Los microcréditos se han ido expandiendo como una nueva forma de ayuda más efectiva que la simple limosna. Los microcréditos además ayudan a dignificar la vida de las personas, no sólo por la relación de confianza que se crea, sino por la oportunidad que se brinda de mejorar la vida de una manera real y en base al esfuerzo propio, lo que genera una sensación de orgullo por el trabajo bien hecho. Asimismo, cuando un individuo se convierte en aval de otro, se fomenta la solidaridad y la cohesión entre los miembros de una comunidad, y por supuesto, aquel también siente orgulloso de poder ayudar a su vecindad.

A pesar de que esta línea de crédito funciona también en Europa, es en Asia y África donde más se ha desarrollado. La ONU consagró el 2005 como el año del microcrédito.

Las ONG’s son las principales instituciones que desempeñan esta labor en África, sobre todo enfocado a las mujeres, que representan más del 60% de los clientes de este producto financiero.

El rol de las mujeres africanas es esencial en los microcréditos, ya que son la parte más pobre de la sociedad pero, sin embargo, se les adjudican cualidades más positivas que a los hombres a la hora de otorgarles un crédito, debido a su alto grado de fiabilidad adquirida gracias a su sentido de la responsabilidad con respecto a la familia y, sobre todo, a los hijos. El Foro Francés para el desarrollo en Guinea y en Burkina Faso permitió constatar que las mujeres reembolsan hasta el 98% de los préstamos que se les otorgaban. Estas mujeres, gracias a los microcréditos llegan a ser más respetadas y sus opiniones tenidas en cuenta dentro de su comunidad. El éxito que éstas obtienen no sólo les ayuda a mejorar sus condiciones de vida y las de su familia, sino también a aumentar su estatus, tanto dentro de su familia como de la sociedad, mejorando su integración social.

Sólo personas que carecen de propiedad sobre terrenos pueden acceder a los préstamos, y la mayoría de estos se hacen a mujeres. Dice Yunus que “cuando una mujer consigue rendimientos por su actividad, los que se benefician en primer lugar son sus propios hijos”. Estos préstamos, han sido en parte exitosos gracias a que en el 98% de los casos el deudor cancela la totalidad del préstamo y desarrolla actividades que les permiten salir de la pobreza.

Cifras inauditas (Números manejados por ONU)

* 1.100 millones de personas sobreviven con menos de 1 dólar al día
* 1.200 millones de personas no tienen acceso al agua potable
* 800 millones de personas no tienen comida suficiente para sobrevivir
* 50 millones de personas padecen de SIDA
* 10 millones de niños mueren antes de cumplir 5 años
* 70% de los pobres del planeta son mujeres
* 10% de la población mundial posee el 70% de la riqueza

Para más información sobre los microcréditos:

http://documentales.tv-on.es/sociedad-politica/el-credito-de-los-pobres/concertanmicrocrc3a9ditos

Diferentes formas de conciliación desde las administraciones públicas

Los bancos municipales de tiempo y Las redes comunitarias de apoyo a la conciliación.
Los bancos municipales de tiempo facilitarán a las personas empadronadas en el correspondiente municipio la conciliación de su vida personal, familiar y laboral mediante la realización de labores domésticas concretas, ebancodeltiempon especial aquellas que exijan desplazamientos, como la realización de la compra diaria o de gestiones de índole administrativa, y de labores de cuidado o mera compañía de menores de edad y de personas dependientes.
Las iniciativas de trueque de servicios medidos en términos de tiempo, popularizados como bancos de tiempo, se enmarcan dentro de la economía social o alternativa, promoviendo redes basadas en la solidaridad mutua sin intervención de moneda ni capital. Desde tiempos inmemoriales, la ayuda mutua y redes de intercambio comunitario de servicios y conocimientos surgen la mayoría de las veces por situaciones de necesidad, pero también organizadas a través del tejido asociativo.
Las redes comunitarias de apoyo a la conciliación, son gestionadas por los ayuntamientos, y consisten en una base de datos en que, de manera voluntaria, se inscribirán las personas que, en el término municipal u otro término vecino, tengan una disponibilidad para realizar alguna de las labores comunitarias.
La base de datos reflejará los datos personales de la persona voluntaria, su cualificación y/o experiencia y la disponibilidad horaria de la persona voluntaria.
A partir de los datos de la base de datos de personas voluntarias y de los datos de la base de datos de personas demandantes de labores comunitarias, el banco de tiempo ofertará a aquellas las labores demandadas para las cuales se hayan ofrecido y estén capacitadas, poniéndolas en contacto con estas para alcanzar la recíproca aceptación.
Las personas que se inscriban como demandantes de labores comunitarias podrán, a su vez, inscribirse como voluntarias, caso en que se procurará conectar a las personas que tengan disponibilidades y necesidades de tiempo que sean complementarias, con la finalidad de ponerlas en contacto y de favorecer el intercambio mutuo de tiempos.

Los planes de programación del tiempo de la ciudad

Los planes de programación del tiempo de la ciudad pretenden una coordinación de los horarios de la ciudad con las exigencias personales, familiares y laborales de la ciudadanía, obligando a una permanente revisión y adaptación de tales horarios.
Se consideran horarios de la ciudad los horarios de apertura y cierre de oficinas públicas, comercios y servicios públicos o privados con atención al público, incluyendo actividades culturales, bibliotecas, espectáculos y transportes.
Los planes de programación del tiempo de la ciudad podrán ser elaborados por un municipio o por varios municipios coordinados para ello, o a través de los órganos de un área metropolitana, una mancomunidad de municipios o un consorcio local constituidos exclusivamente por los municipios implicados.

Planes de conciliación local

El ámbito local, por su proximidad a la vida de la ciudadanía, es un marco idóneo para la promoción y gestión de recursos y servicios para la conciliación, así como para el fomento de la ética del cuidado. Facilitar la conciliación desde el ámbito local supone contar con la implicación y participación de la ciudadanía en todas las fases del proceso de establecimiento de recursos y servicios para la conciliación, desde su diseño y organización hasta su gestión y utilización. Supone implicar a las empresas y otras organizaciones locales en el desarrollo de nuevas formas de trabajar que promuevan la ética del cuidado.

El Pacto Local expresa la concertación local entre administraciones y agentes económicos y sociales del territorio, y constituye un valor añadido que favorece la adecuación y la eficacia de las medidas de conciliación adoptadas, directamente vinculadas a las características específicas de dicho territorio.

Se trata, a través de este tipo de pactos, de establecer nuevas relaciones entre los géneros, implicando a mujeres y a hombres en el compromiso de participar actireloj-mariposas1vamente tanto en la vida privada como pública.

Las áreas de intervención del plan serán: sensibilización, formación., pactos entre hombres y mujeres para la corresponsabilidad, desarrollo e implantación de nuevas formas de gestión del tiempo, Creación de recursos y servicios municipales que faciliten la conciliación de la vida personal, profesional y familiar de las ciudadanas y los ciudadanos.