¿En qué partido hay más paridad?

Nos encontramos ante una noticia que trata de las desigualdades que se producen dentro de la política, más concretamente, en las listas de las candidaturas de los diferentes partidos políticos en relación a las elecciones a los parlamentos autonómicos.

Según la Ley Orgánica para la igualdad, aprobada en 2007, las listas de los diferentes candidatos a las elecciones, debían de contar con, al menos, un 40% de mujeres candidatas. En este artículo se analiza las diferencias que existen entre unos y otros partidos con respecto al papel que juega la mujer en las listas electorales.

¿Se lleva a cabo este porcentaje en las listas electorales? ¿Por qué es necesario que se hagan leyes de este tipo, cuando debería de ser algo natural y normal que las mujeres apareciesen en las listas con un porcentaje a veces mayor y a veces menor, dependiendo del momento? ¿No debería basarse la elección de esas listas en la validez de las personas y no en su sexo?

El simple hecho de la necesidad de esa ley para que la mujer aparezca en política, ya es algo discriminatorio. Es necesario, porque de otra forma no formarían parte de esas listas, pero no debería serlo.

Cuando observamos la lista de candidatos completas, vemos que existe poca variación en la paridad entre partidos. Sólo los partidos más de izquierdas, superan el 50% de candidatas, mientras que los de derecha presentan menos mujeres, quedándose más cerca del 40% obligados por Ley.

También observamos que los partidos de izquierda, tienen más probabilidades a la hora de obtener un puesto representativo, en cambio, los de derecha alcanzan el mínimo previsto por la ley de paridad.

Observar desde otra perspectiva el trato hacia sus candidatas es contar con los tramos en los que las mujeres van en peores puestos, algo que los de derechas destacan en este indicador.

Con ello, se observa que aunque partidos cumplen con la Ley de Igualdad, existen diferencias sustanciales entre derechas e izquierdas.

 

https://m.eldiario.es/piedrasdepapel/listas-partido-paridad_6_713638638.html

 

Anuncios

Historia de Francisca Borrego, la primera mujer inspectora jefa de Andalucía

En esta noticia, nos encontramos un claro ejemplo de discriminación hacia la mujer. En la historia de esta inspectora jefa de policía, nos encontramos como tuvo que acudir a los tribunales después de que le quitaran las competencias y se las dieran a un compañero con un rango inferior. Además de esto, Francisca Borrego, cuenta como experiencia personal, como vio que una compañera tuvo que ocultar su embarazo con un chaquetón en pleno verano.

¿Por qué pasan estas cosas? ¿Por qué piensan que una persona con un rango inferior puede desempeñar mejor el trabajo, que una persona con un rango superior? ¿Es por el simple hecho de que esa persona con rango superior es una mujer?

Desde pequeño me han enseñado y he aprendido, que las cosas hay que ganárselas con empeño, dedicación, trabajo y esfuerzo. Por lo tanto, supongo que si Francisca Borrego tenía ese rango superior es porque estaba capacitada para ello y si es así, ¿Por qué motivo es más adecuado que un hombre con un rango inferior lo nombren inspector jefe en lugar de alguien que ha progresado más y que, por lo tanto, está más preparada para ello? ¿Es esto justo? Y vamos más allá, ¿Es normal que esta mujer sea la primera inspectora jefe de Andalucía? ¿No hay más mujeres que estén capacitadas para ejercer esa labor? ¿Sólo los hombres lo están, por el simple hecho de ser hombre?

Viendo, analizando y reflexionando sobre todo esto, podemos ver las injusticias que se llevan a cabo con las mujeres, por el simple hecho de ser mujer. Seamos realistas… y para llegar a entender lo que quiero decir, lo mejor va a ser poner un ejemplo, aplicado a otro ámbito de la sociedad, en este caso relacionado con la salud:

Una persona necesita una operación de urgencia. ¿Quién preferirá que la opere? ¿Una auxiliar de enfemería, un enfermero o una cirujana? Creo que en este caso la respuesta está clara, no creo que nadie decida que lo opere un enfermero, por el simple hecho de ser hombre. Todos elegiríamos a una cirujana, porque tendrá más formación, más capacidad y más conocimiento para que dicha operación sea lo más factible posible.

En cambio, ¿Por qué queremos a un hombre inspector jefe que tenga menos formación, preparación y conocimientos que una mujer que tiene más preparación para desempeñar esa labor?

Si algo está claro con todo esto, es que esto tiene que cambiar, que la sociedad tiene que cambiar y, creo, que un paso importante que debemos de dar es el trabajo en las escuelas, que desde bien pequeños los niños y niñas conozcan la importancia de reconocer a la persona, más allá de si es hombre o mujer, de valorar lo que somos cada uno, independientemente si es un

hombre o una mujer… pero para ello, no se debe trabajar sólo en las escuelas, sino además desde las casas, puesto que las familias son muy importantes para hacer entender la importancia de la igualdad de género.

 

https://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/nocicias/la-historia-de-francisca-borrego-la-primera-mujer-inspectora-jefa-de-andalucia-me-dijeron-que-me-dedicara-a-temas-de-mujeres-como-la-vioencia-de-enero_2018020185a88b6410cf2af57a9049b29html

 

Huelva tiene la brecha salarial en cuanto a género más alta de España

¿Qué está sucediendo? ¿Por qué hablamos de brecha salarial entre hombres y mujeres? ¿Qué porcentajes representan las féminas onubenses a nivel nacional? ¿Hay desigualdad?

Con respecto al resto de Andalucía e, incluso, de España, las mujeres onubenses son las que más diferencias encuentran en su retribución salarial con respecto al hombre. Podemos llegar a decir que las mujeres asalariaras trabajan “gratis” 117 días al año (casi cuatro meses), pudiendo así afirmar que sufren discriminación laboral.

¿Hablamos de igualdad? ¿Dónde está esa igualdad de la que se predica tanto hablan en medios de comunicación y a nivel político? Conociendo las afirmaciones anteriores, debemos estar asustados, ¿Cómo puede ser que una mujer onubense tenga un salario bastante menor que el percibe un hombre, realizando el mismo trabajo? ¿Quiere decir eso que las horas de trabajo de una mujer son menos productivas que las de un hombre? O, por otro lado, ¿Quiere decir que el tiempo de un hombre “vale” más que el de una mujer? Me podría llevar horas y horas haciéndome preguntas referentes a este tema, pero esto no va a solucionar nada, creo que lo mejor es buscar soluciones que podamos aplicar para acabar con esta lacra social, en forma de discriminación de género donde, como viene siendo habitual, la perjudicada es la mujer.

Y ahora me pregunto ¿Qué podemos hacer? ¿A quién podemos trasladar este problema? ¿Quién puede solucionar lo que hemos anunciado anteriormente?

Antes que nada tenemos que acudir a nuestros superiores, a los políticos de turno, que pueden querer o no ayudarnos, pero hay que intentarlo.

Estaría bien proponer una Ley de Igualdad Salarial, pero estoy casi seguro que no va a bastar con proponerla para que se realice y se llegue a poner en práctica, sino que será necesario que nos movamos, que la sociedad se involucre en cambiar esta realidad por la que la mujer es menospreciada, que nos unamos, pero no sólo las mujeres, sino las mujeres acompañadas de hombres, que estoy seguro que piensan (al igual que yo) que esto es una injusticia.

 

http://www.huelvainformacion.es/huelva/Brecha-salarialUna-diferencia-euros-Huelva_0_1168383348.html