A la cabeza…

Estamos acostumbrados a ser los primeros, los primeros en todo. ¿Pero en lo malo también? Pues sí, también estamos a la cabeza de lo malo. La red nos brinda mucha información, tanto de aquello que consideramos bueno, como de lo malo. De tal manera que España, nuestro país, junto con la vecina Italia, son los dos países donde las mujeres “dedican más tiempo extra con respecto a los hombres en las tareas domésticas”.

El estudio se ha hecho desde 1960 hasta el siglo XXI. Y ello nos hace reflexionar y pensar en todos los cambios que se han sucedido en nuestro país desde los años sesenta (época de dictadura franquista) hasta la más pura actualidad. Entonces, ¿no hemos evolucionado en este aspecto? Pues parece ser, según este estudio, que no; no hemos bien las tareas, o sí, las mujeres sí, los hombres (algunos) parece que siguen un poco rezagados. Podemos buscar millones de culpables, pero de nada vale si no ponemos orden en todo ello.

..png

Pues relacionado con esos “culpables”, hemos encontrado algo muy interesante: Inspección de Trabajo usará los centros de la mujer para detectar desigualdades de género (eldigital.es). Al parecer, como se deja patente en el citado diario,este protocolo pretende profundizar en la mejora de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres, sobre todo en el ámbito del empleo y de las relaciones laborales, así como generar igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, a la formación y en las condiciones de trabajo, además de proteger frente al acoso sexual en el trabajo”. Nos parece una buena medida pues, antes de meter el dedo sobre la llaga nada más que con el objetivo de buscar culpables, se proponen algunas soluciones para detectar esas desigualdades. Además, “las partes firmantes se comprometen a profundizar en las causas de desigualdad sobre todo en el ámbito laboral, a fin de establecer medidas, acciones y campañas conjuntas”.

Otro aspecto relevante es el de Hillary Clinton, la candidata presidencial de los Estados Unidos. La pretensión de esta mujer es la de acabar con la desigualdad y discriminación de género. Si ella, mujer, consigue llegar a la presidencia, sería todo un hito pues se convertiría en la primera presidenta de Estados Unidos.

Pero parece ser que los estadounidenses no están del todo muy seguros de que se vayan a acabar esas desigualdades. De tal manera que un 62% de los encuestados por AP-NORC pronunció que “si Clinton es electa el nivel de discriminación en el país no descenderá, 35% creen que sí y 12% cree que aumentará”. En cuanto a los demócratas, estos piensan que “un 53% de ellos creen que la discriminación persistirá, 35% que disminuirá y 11% que se elevará si Clinton llega al poder. Los republicanos ven un panorama más gris: 73% cree que la discriminación seguirá igual si Clinton es presidenta, 14% que bajará y 11% que será mayor”.

En conclusión, hemos pretendido con nuestra pequeña aportación ofrecer un panorama acerca de las desigualdades de género partiendo, nuevamente, del tiempo dedicado por hombres y mujeres a las tareas domésticas y, a partir de ahí, enlazar con soluciones y curiosidades para poder ir zanjando poco a poco esas desigualdades de género que nos rodean.

 

Fuentes:

http://www.europapress.es/ciencia/laboratorio/noticia-mujeres-espanolas-encabezan-desigualdad-genero-hogar-20160906103930.html

http://eldiadigital.es/not/187814/inspeccion-de-trabajo-usara-los-centros-de-la-mujer-para-detectar-desigualdades-de-genero/

http://digitallpost.mx/destacado/hillary-acabara-con-la-discriminacion-de-la-mujer/

 

 

 

¿Cuestión de tiempo?

El trabajo doméstico, como sabemos, suele ser desempeñado, en su mayoría, por mujeres. Curioseando por la red, hemos encontrado una noticia acerca del servicio doméstico de la reina Isabel: quinientas mujeres, más unos cuantos hombres, que se encargan de limpiar y encerar cada salón, cada dormitorio, junto con los cientos de metros de largos corredores y escaleras, así como espejos.

Pero, tras esta pequeña anécdota, también nos hemos encontrado con un titular bastante llamativo: El trabajo doméstico sigue siendo cosa de mujeres. La OIT en uno de sus informes nos dice que esas tareas siguen siendo realizadas por las mujeres y las niñas. En los países subdesarrollados sabemos que es muy común que las niñas pasen a familias para que les realicen sus tareas domésticas, hasta el punto de que estas pasan a ser internas. ¿Qué pensamos acerca de ello? ¿Nos lo hemos preguntado seriamente?

 

2.png

https://www.google.es/search?q=ni%C3%B1as+trabajadoras&rlz=1C1GGGE_esES439ES439&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiR8vTcvP3OAhVIbhQKHUGGDPIQ_AUICCgB&biw=1440&bih=809#imgrc=hdbMZvTBzyFzUM%3A

En el mismo diario (laizquieradiario.com) se nos muestra que la OIT señaló que “las mujeres emplean diariamente 19 por ciento de su tiempo en tareas domésticas no remuneradas. Por su lado, los varones solo usan el 8 por ciento de su tiempo en las esas tareas”. Hoy mismo (7 de septiembre de 2016) Informativos Telecinco en su emisión del mediodía ha señalado la gran diferencia entre el tiempo que dedican las mujeres al trabajo doméstico con respecto al que dedican los hombres. Asimismo, es necesario señalar que con el paso de los tiempos el hombre se involucra más en las tareas domésticas, de tal manera que, poco a poco, vamos salvando esas distancias y eliminando esas brechas que desde siempre nos han acompañando y siguen haciéndolo actualmente.

El caso de Italia es bastante significativo y ha sido mostrado en los Informativos de Telecinco: existe una gran diferencia entre el tiempo que dedican los hombres con respecto al de las mujeres. Parece que, una vez más, Italia sigue siendo noticia en este aspecto de la diferencia tan abismal en lo que se refiere a las tareas domésticas. Otro país que nos llama también la atención es Argentina donde, según la Encuesta sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo del INDEC, la participación total de los varones en el trabajo doméstico no remunerado es del 24 % y la de las mujeres ascendía al 76 %. Aquí también podemos observar cómo las mujeres ocupan un 26% más de la mitad con respecto al casi cuarto por ciento representado por los varones.

Nuestra sociedad está sumida en una creencia muy ancestral: las tareas domésticas son cosas de mujeres. Son muchas las veces que hemos oído esta expresión; e incluso otras como “ya se encarga la señora de la limpieza”, y otras por el estilo. ¿Por qué las mujeres? ¿Acaso los hombres no pueden dedicarse a las tareas domésticas como una mujer, de tal manera que se equipare el tiempo invertido en las mismas? Todas esas expresiones, hasta cierto punto machista, crean desigualdad. Con este término, desigualdad, nos referimos a que la mujeres que trabajan fuera del hogar también deben sumar a ese tiempo el otro dedicado a las tareas de la casa.

Solo desde una sociedad educada desde sus primero paso y fomentando siempre la igualdad, podremos lograr que el trabajo doméstico no sea cosa de mujeres- Las tareas domésticas podemos hacerlas todos, tanto hombre como mujeres.

Fuentes:

http://www.elmundo.es/loc/2016/09/03/57c9a445468aeb99558b45b5.html

http://www.laizquierdadiario.com/El-trabajo-domestico-sigue-siendo-cosa-de-mujeres

 

 

Constantemente lo mismo

Actualmente nos encontramos sin Gobierno desde hace ya algunos meses. Pues bien, en relación con esta problemática que nos ocupa hemos encontrado una noticia bastante interesante. La noticia está ligada a que el presidente Obama, una vez que ganó sus primeras elecciones, adoptó su primera medida: la Ley Ledbetter, “que toma su nombre de una mujer que estuvo cobrando durante 20 años menos que sus compañeros masculinos”. La Ley Ledbetter radica en que existe “ilegalidad de discriminar en el salario cuando se realizan las mismas funciones”.

Todo esto nos resulta maravilloso: una Ley que deroga la anterior y hace que todos cobremos lo mismos. ¿Pero se mantuvo esto así? Pues, lamentablemente, no. Ha ocurrido algo no muy llamativo en nuestra sociedad: Obama ha tenido que apelar a las empresas de Estados Unidos para que cumplan esta ley, “y diversas multinacionales se han comprometido a revisar las remuneraciones para igualarlas”.

Hoy día, en pleno siglo XXI, no debería suceder esto: todos somos iguales, las mujeres no somos inferiores a los hombres; todos debemos recibir el mismo salario por el trabajo realizado.

También vamos a anotar que existen diversos informes que lo justifican como, por ejemplo, los publicados por el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), la OIT (Organización Internacional del Trabajo) o el World Economic Forum. En el primero destacamos que la población femenina cobra un 24% menos, a lo que se le suman más posibilidades de estar desempleadas. Por lo que respecta al segundo, se aportan datos relativos a cómo ha llegado el decremento de participación de la mujer en el mercado de trabajo en un 2,8%. Y, finalmente, el tercer informa acerca de que los países más igualitarios en cuestión de género son Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia, siendo la segunda de ellas, Noruega, la que ofrece más oportunidades económicas.

Destacamos el caso de nuestro país, de España. Lamentablemente nos encontramos en el puesto 25 en lo que a la desigualdad se refiere. Siguiendo con las cifras que atañen a nuestro país, reseñamos que el paro en nuestro país afecta especialmente a las mujeres; más del 51% lleva más de un año en paro. En el gráfico que mostramos a continuación, podemos observar cómo nuestro país está a la cabeza en lo que respecta al paro femenino de muy larga duración.

1

Todo ello supone un gran impacto para la economía de España, y aún más el paro se ceba con las mujeres. En el gráfico podemos analizar cómo España está a la cabeza en paro femenino de larga duración con más de ochocientas mil mujeres paradas. ¿Qué deben plantearse los Gobiernos? ¿Acaso las políticas de empleo no deben ser igualitarias para todos y todas? Si queremos profundizar un poco más en la cuestión, hemos encontrado otro gráfico que muestra la evolución de la tasa de paro. Una vez más, España a la cabeza (se incluye ahí el paro femenino como ya hemos analizado antes).

2

En conclusión, espero que la información recopilada de las fuentes que mostramos más abajo nos ayude a reflexionar acerca de cómo, lamentablemente, el paro femenino en España es una constante junto con la amplia brecha en el salario, además del paro en general.

 

Fuentes:

http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/genero-economia-trabajo-siempre_1075723.html

http://www.elespanol.com/economia/macroeconomia/20160904/152985137_0.html