Desigualdad de género; ¿a qué estamos esperando?

Os dejo el enlace de una página en la que María Antonia Blasco—una científica española que ha realizado importantes investigaciones sobre el cáncer y el envejecimiento, y directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas—explica algunas de las situaciones discriminatorias y comentarios sexistas que tienen que soportar las mujeres científicas. Asimismo, esta mujer explica, entre otras cosas, la gran importancia de las medidas de acción positiva para combatir las desigualdades entre las mujeres y los hombres. Sin embargo, estas medidas tienen muchos detractores. El argumento que utilizan estos es que, según ellos, este tipo de medidas van a acabar haciendo que se termine promocionando a mujeres mediocres y, por lo tanto, aumentará la mediocridad en los puestos más altos. Incluso se atreven a decir que estas medidas van a suponer una carga de trabajo extra para las mujeres, quienes ya de por sí tienen muchas más obligaciones que los hombres (entre ellas, las obligaciones familiares). Increíble, pero cierto.

Espero que os resulte interesante la lectura

http://www.huffingtonpost.es/maria-a-blasco/desigualdad-de-genero-a-q_b_2827320.html

evoluciona-el-tratamiento-del-cancer

Mujeres emprendedoras

 

A continuación, os dejo el enlace de una noticia en la que se explica cómo la actual crisis económica está empujando a que muchas mujeres se animen a crear su propia empresa.

http://www.rtve.es/noticias/20120306/mujeres-aprovechan-crisis-para-impulsar-su-iniciativa-empresarial/504798.shtml

No obstante, las mujeres también tienen dificultades para crear su propia empresa, como, por ejemplo, de financiación, ya que las mujeres gozan de menor credibilidad financiera respecto a los hombres. Otros obstáculos que deben superar son la falta de formación en negocios o incluso la falta de modelos de referencia femeninos por los que guiarse. Sin embargo, a pesar de esto, creo que esta noticia resulta muy positiva, ya puede animar a otras mujeres a crear su propia empresa, a pesar de los obstáculos que encuentren en su camino.

Mujeres y familias monoparentales

Me gustaría hablaros de las especiales dificultades que deben superar las mujeres que crían y educan en solitario a sus hijas e hijos.
He encontrado una noticia relacionada con este tema, y quiero compartirla con vosotras. Desconozco cuánto sabéis respecto a esto; por ello, mencionaré algunos aspectos de la noticia que captaron especialmente mi atención. Dicha noticia trata de un estudio que realizó la Fundación Adecco con una muestra de 1000 mujeres que son responsables de sacar adelante a sus hijos e hijas en solitario. Según el informe que presentó esta organización, la mayor parte de las familias monoparentales están a cargo de una mujer. Los datos que refleja este informe son muy sorprendentes. Según este estudio, un 26% de las mujeres encuestadas están en situación de desempleo, y de estas, más de un 60% están sin trabajar desde hace más de un año. Frente al porcentaje de mujeres desempleadas, un 61,1% tiene trabajo y un 12,9% es inactiva. Sin embargo, hay que aclarar que, de esas mujeres que tienen empleo, muchas de ellas se encuentran en el sector servicios, trabajando como auxiliar administrativa, limpiadora, camarera o dependienta. Trabajos, como se puede observar, claramente feminizados, infravalorizados y poco remunerados. Además, suelen trabajar a jornada parcial, y, por tanto, cobran un sueldo inferior al de una jornada completa. A veces estas mujeres trabajan a tiempo parcial en contra de su voluntad porque tienen dificultades para dejar a sus hijos e hijas al cuidado de alguien, por lo que se ven obligadas a escoger la jornada parcial para compatibilizar trabajo con familia. Otras veces escogen la jornada parcial como alternativa al desempleo o porque no encuentran un trabajo a tiempo completo.
Un dato que me resultó especialmente llamativo de este estudio fue saberque estas mujeres tienen especiales dificultades para ser contratadas por las empresas. Esto se debe a que, cuando en las entrevistas se enteran de que la mujer está sin pareja y tiene a su cargo hijas e hijos, creen que no van a comprometerse con el trabajo, que van a fallarles, y por ese motivo no las contratan. En pocas palabras, son discriminadas por el mero hecho de ser madres solteras. Las empresas —o el empleador/a— no son conscientes —o les da igual —de la delicada situación en la que se encuentran la mayoría de estas mujeres, pues muchas de ellas no reciben ayuda de nadie, son la única fuente de ingresos de la familia y necesitan el trabajo.
Aparte de tener problemas para encontrar un empleo, estas mujeres también tienen dificultades —por escasez de recursos económicos— para acceder a una vivienda digna. De hecho, presentan un mayor riesgo de pobreza y de exclusión social, pues tienen mayores necesidades de apoyo económico, de empleo, de compatibilizar trabajo y familia y de una vivienda.
A continuación, os dejo el enlace de la noticia:
http://www.humania.tv/globoteca/ii-informe-mujer-con-responsabilidades-familiares-no-compartidas-y-empleo-