¿Precariedad laboral o precariedad de mujeres?

Al hablar de la precariedad laboral y del paro debemos destacar la afectación en mayor medida de  las mujeres que de los hombres. Esto no ha  ocurrido solo en los últimos años a consecuencia de la crisis, sino que ya se producía en los años de la supuesta bonanza económica. Si analizamos los datos, podemos observar como año tras año las mujeres cobran menos que los hombres, es decir la brecha salarial se perpetúa desde décadas pasadas hasta nuestros días. ¿Y cómo sorprendernos de la brecha salarial en una sociedad regida por “el Patriarcado”?

La brecha salarial entre mujeres y hombres en España  parecía reducirse en el periodo de la crisis española. Sin embargo, las mujeres continuaban ocupando los mismos puestos precarios, es decir no mejoraban con respecto a su puesto anterior, sino que el papel del hombre en el mundo laboral empeoraba, produciéndose con ello una menor diferenciación entre ambas partes. Con la recuperación de este periodo de crisis la brecha salarial ha aumentado de nuevo en 2016. Las mujeres tienen retribuciones menores que los hombres durante su vida laboral y, en su vejez, provocando una mayor pobreza que ellos.

De media, en el año 2016 las mujeres cobraron 4.745 euros menos que los hombres, es decir, un 30% menos que sus compañeros varones, suponiendo casi medio punto porcentual más que un año atrás, según los datos del estudio Brecha salarial y techo de cristal  proporcionado por los Técnicos de Hacienda (Gestha) y elaborado con datos de la Agencia Tributaria.

Centrándonos en el tipo de trabajo desempeñado por la mujer, cabe destacar la casi exclusiva responsabilidad del trabajo doméstico y de cuidados. Además, este trabajo no retribuido e invisibilizado por el sistema económico provoca que los contratos a tiempo parcial sean en mayor medida desempeñados por mujeres. Desde nuestra experiencia personal, podemos observar como casi siempre en nuestras familias han sido las mujeres las encargadas de cuidar del hogar y de los hijos e hijas, implicando un salario inferior que el de sus compañeros y una menor paga en la jubilación. Pero, en una sociedad cada vez más envejecida como es el caso de España, ¿por qué no es considerado el cuidado de los hijos e hijas como cualquier otro trabajo o incluso más? En otros países como Alemania hay ayudas del tipo “ prestación parental plus” en la cual las familias sí cobran por el cuidado de sus hijos, es decir el padre o madre que desee combinar el cuidado del menor con su trabajo a tiempo parcial será retribuido con esta ayuda con un máximo de 28 meses. También existe el subsidio familiar por hijo a cargo, que duraría hasta los 18 años o 21 en caso de encontrarse estudiando.

A todo ello se suma “techo de cristal” y el “suelo pegajoso”: fenómenos donde se puede observar el sexismo dominante en nuestra sociedad, provocando  que los puestos directivos sean en su mayoría ocupados por hombres. A su vez, la eliminación de ayudas para el cuidado de personas mayores, enfermas o dependientes acentúan más la discriminación de las mujeres, ya que son en su mayoría las encargadas.  Por todo esto  debemos luchar por una situación en igualdad de condiciones.

Recuperado en:

http://oficinaprecaria.org/precariedad-tiene-nombre-de-mujer/

http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2018/02/12/5a8190e6e5fdeaa55d8b4648.html

http://www.portalalemania.com/Vivir-y-vida-en-Alemania/2016/06/02/prestaciones-familiares-en-alemania.html

 

 

Anuncios

Brecha salarial en sanidad

El Día Europeo de la Igualdad Salarial defiende desde 2008 la reducción de la brecha salarial en el conjunto del continente europeo y a nivel mundial. Algunos sindicatos del país han actuado denunciando las actuales diferencias en diversos sectores y entre ellos en el sanitario.

UGT por su parte ha presentado un informe en el que culpabiliza la infravaloración del trabajo desempeñado por la mujer como causante de esta brecha. Centrándonos en el ámbito de las actividades sanitarias y de servicios sociales, las mujeres sufren una brecha “del 27,23%”. Sin embargo, estos datos se enfrentan a la realidad del trabajo sanitario, que en un 78,68% es desempeñado por mujeres.

En el documento elaborado por este sindicato usando los datos publicados tanto en la Encuesta de Estructura Salarial como en la Encuesta de Población Activa (EPA),  se visibiliza  como el sueldo recibido en sanidad  por las mujeres sufre una diferencia de casi 9.000 euros inferior al del hombre, recibiendo ellas un salario medio de 23.830,89 euros y ellos uno de 32.830,89 euros. ¿No es asombroso que a pesar de estar ocupado el trabajo sanitario por mujeres ellos sigan siendo beneficiarios de mayores sueldos? Aquí podemos hacer referencia a la adoctrinación en cuidados que ha recibido una mujer desde pequeña que la llevan a ser enfermera, mientras que el hombre con su rol interiorizado desde pequeño es más competitivo y suelen ser mayormente médicos.

A consecuencia de ello, este sindicato ha solicitado la aprobación de una Ley de Igualdad Salarial con el fin de que la igualdad salarial entre mujeres y hombres “sea un hecho”. En ella, se reclama incluir el concepto de “trabajo de igual valor” y que recoja “sanciones ejemplarizantes”.

Por otra parte, CSIF ha anunciado que presentará un informe sobre los “incumplimientos del Gobierno en materia de igualdad y brecha salarial en la Administración”. Al mismo tiempo, ha dicho que llevará este asunto a los tribunales a través de “actuaciones jurídicas” para denunciar la “discriminación salarial en la Administración por razón de género”.

Por su parte, Comisiones Obreras ha denunciado las  actuaciones que desde siglos han beneficiado  única y exclusivamente a los hombres.  Un ejemplo del que habla  es, que se paguen pluses de peligrosidad “por manejar máquinas y no por usar productos químicos que pueden darse en sectores muy feminizados como sanidad o limpieza”. En este punto nos surge una pregunta que tiene en ella misma su respuesta., ¿No es peligroso el uso de productos químicos o no se le da el valor por ser un trabajo mayormente realizado por mujeres?

RECUPERADO EN:

https://www.consalud.es/profesionales/brecha-salarial-en-sanidad-las-mujeres-cobran-casi-9-000-euros-menos_47422_102.html

http://www.sanidad.ccoo.es/websanidad/Noticias%3AActualidad%3A1035570–CCOO_denuncia_la_brecha_salarial_en_el_SAS_con_una_plantilla_del_70_de_trabajadoras

Empoderamiento de la mujer en el trabajo

Empoderar a las mujeres en el trabajo es clave para mejorar la economía.

El empoderamiento de la mujer en el trabajo, es uno de los grandes retos del siglo XXI. Pero eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres no es tan fácil como parece.

Es necesario eliminar estereotipos y prejuicios, y establecer prácticas de igualdad y equidad entre ambos.

Para hacer frente a esto, son indispensables leyes que dispongan, entre otras, remuneración igual por trabajo de igual valor y no discriminación por razón de sexo en la contratación. Asimismo, medidas para reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

 

Según el Instituto de Políticas para la Mujer, descubrió que por cada dólar que gana un hombre en el mundo, una mujer gana 77 centavos, por lo que se debe acabar con ello ya.

trabajo

Otra muestra de desigualdad laboral es en los puestos ejecutivos. En muchas empresas las mujeres ocupan menos puestos de trabajo que los hombres, y con ello menos toma de decisiones que ellos.

Sin embargo, para garantizar la inclusión de talentos, aptitudes y energía femenina en todos los espacios, desde las oficinas ejecutivas hasta las fábricas, es necesario adoptar medidas y políticas dirigidas al logro de ese objetivo. Se debe cambiar las creencias culturales, que han hecho durante mucho tiempo, detener el camino de las mujeres.

Este camino no es nada fácil, pero tampoco imposible. Todas debemos prepararnos para enfrentarnos a situaciones de conflicto. Por ejemplo, competitividad, rechazo de gente con creencias y paradigmas diferentes.

exito.jpg

Lo importante es que dentro del empoderamiento, debe conocerse una misma, reconocer también herramientas para convertir los problemas en oportunidades , y desarrollar una alta autoestima.

 

*Fuentes:

https://mba.americaeconomia.com/articulos/notas/empoderamiento-femenino-en-el-trabajo

https://fortia.com.mx/empoderamiento-de-la-mujer-en-el-trabajo/

 

Discriminación laboral hacia las mujeres

En la actualidad la desigualdad laboral entre hombres y mujeres está muy presente. Pero, en este último año, los tribunales han puesto freno a numerosos casos de discriminación por razón de género. Algunos son:

–> “No asciende por estar embarazada”: Tristemente, el embarazo incide mayormente en las mujeres en el terreno laboral. Un ejemplo de esto; una trabajadora no pudo optar a un ascenso porque la empresa no le comunicó esta posibilidad porque estaba de baja por riesgo en el embarazo. El embarazo debe ser compatible con la conservación de sus derechos profesionales.

mujer policia

–> Exigir una estatura mínima de 1,70 para ser policía: Las mujeres también son discriminadas en determinadas profesiones, como por ejemplo policía. El Tribunal de Justicia se pronunció respecto a la norma de que para entrar a la Escuela de Policía debían tener una estatura mínima de 1,70; una cualidad física que suele ser por lo general más propia de hombres que de mujeres.

Aunque ejercer del mismo requiera una aptitud física particular, no conlleva que dicha aptitud esté relacionada con la estatura, perjudicando esto a un número mayor de mujeres que de hombres.

–> Tiempo parcial: Una de las grandes manifestaciones de la desigualdad es que el cuidado de los hijos sigue estando en gran medida a cargo de la mujer, y por ello esto implica que aumente en ellas el empleo a tiempo parcial.

–> Despedida por acudir a juicio por ser víctima de violencia machista: Recientemente ha ocurrido con una sentencia de enero de este mismo año. Una empresa despedía a una trabajadora por tener que acudir a dos juicios por ser víctima de violencia machista, utilizando como excusa la reducción de su rendimiento en el trabajo.

permiso maternidad

–> El permiso de maternidad en el período de prueba: Otro caso es el de una funcionaria que se ausentó de su trabajo durante el período de prueba por un permiso de maternidad. La empresa le comunicó que no había superado la prueba. Ante esto, la sentencia dictó que la empleada tenía derecho a volver al puesto al que optaba.

–> Fecundación “in vitro”: La maternidad no sólo tiene que ver con el embarazo, sino también con la fase previa al mismo. Es decir, el año pasado, llegó un caso de una trabajadora que fue despedida mientras se sometía a un proceso de fecundación in vitro. Al fin, el despido fue declarado nulo.

–> Guardias no realizadas: Aquí una trabajadora, durante el período de embarazo y lactancia, no pudo realizar las guardias de noche en el hospital que le correspondían. Esto provocó que dejara de recibir el salario de esas guardias. La sentencia dictó que esto era una discriminación directa ya que afecta únicamente a la mujer.

 

*Fuentes:

https://elpais.com/economia/2016/10/24/actualidad/1477310236_972254.html

https://elpais.com/economia/2018/03/06/mis_derechos/1520356260_464613.html

¿Techo de cristal o de hormigón?

El conocido “techo de cristal” es una metáfora que alude a las barreras invisibles que encuentran las mujeres a la hora de abrirse paso en su carrera profesional. Es la forma de interpretar esa superficie superior que permite a las mismas mirar hacia arriba pero que les impiden traspasarla, por eso no se ve y se llama de cristal.

Poco a poco se avanza, pero aún así puede verse la presencia del famoso techo de cristal en numerosos casos, tales como; el bajo porcentaje de cargos ocupados por mujeres en la alta dirección o cargos en el campo político donde la representación de las mujeres sigue siendo baja. Aún falta mucho para derrumbar este techo.

Podemos verlo aún más claro en estos dos casos.

david y

En este primer caso, aparecen Almudena Alonso y David Barrado. Compañeros de trabajo en el Centro de Astrobiología del CESIC-INTA en Villanueva de la Cañada (Madrid). Han recorrido el mismo camino pero los obstáculos que se han encontrado no son los mismos.

Almudena, se doctoró en la Universidad Complutense y en la de Oxford en 1995, hizo su trabajo posdoctoral en el extranjero, y en el año 2003, al mismo tiempo que David, regresó a España con una beca Ramón y Cajal. En la actualidad, ambos trabajan en el Centro de Astrobiología del CSIC-INTA en Villanueva de la Cañada.

En este mundo de la ciencia los méritos no se miden por escalas subjetivas, pero también hay prejuicios. La mayoría suelen ser hombres, y escasea el número de mujeres que se dedican a ello. Almudena es una excepción.

En el siguiente caso, los protagonistas son Raquel (abogada) y Román (letrado).

roman

Raquel también es una excepción en la abogacía ya que a los 33 años es socia de su propio despacho. Con un expediente impecable entró en el despacho de Román. En aquellos momentos estaba comenzando con su profesión y no se planteaba ni el hecho de ser madre.

Ambas, tanto Almudena (astrofísica) como Raquel (abogada), comentan numerosas dificultades que han tenido que pasar para llegar a donde están a día de hoy. Situaciones donde se asume que por ser mujer vas a tener hijos o gente que no cree que seas capaz de lo mismo que un hombre. Hay discriminación contra la mujer.

Para acabar con tantos prejuicios a la hora de trabajar, Raquel creó un blog llamado “Entre togas y chupetes”. El fin del mismo era hacer visibles a muchas mujeres que son invisibles, y acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno laboral.

“Demostrar”. Ese es el verbo que ambas llevan años mencionando para superar obstáculos y romper el techo de cristal.

 

*Fuentes:

https://politica.elpais.com/politica/2018/03/02/actualidad/1520003849_107383.html

https://hipertextual.com/2017/02/techo-de-cristal

https://entretogasychupetes.com/

Políticas de igualdad y conciliación

A continuación dejo enlace de un manual que he encontrado en internet elaborado por la Consejería de Trabajo y Formación,  sobre cuarenta preguntas y respuestas que pretende ayudar a los equipos directivos y a las trabajadoras y a los trabajadores a definir buenas prácticas que, bien seguro, contribuirán a marcar el camino hacia la igualdad efectiva y real entre mujeres y hombres en el trabajo.

El objetivo principal de las políticas de igualdad en el tema de la conciliación es conseguir la integración de la igualdad entre mujeres y hombres en las empresas, y además contribuir a que la sociedad tome conciencia de que este objetivo permite una
mejora de la productividad y de la competitividad de nuestras empresas, así como las condiciones de trabajo, la formación de las trabajadoras y de los trabajadores, y la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

Para aproximar la administración a las empresas, la Consejería de Trabajo y Formación ha implantado un servicio de asesoramiento donde personal técnico experto ayuda, de
manera personalizada, a las empresas que optimizando sus recursos apuestan por la igualdad.

Fuente: http://www.fundacionmujeres.es/files/attachments/Documento/237359/image/_PI_40preguntas_esp.pdf

Mujer y empleo

Las mujeres están discriminadas laboralmente. Es un hecho y los datos lo corroboran. El centro de estudios de economía aplicada (FEDEA) presentó un estudio en el que analiza la situación de las mujeres en el mercado laboral. El resultado refleja que “pese a que tienen más formación y nivel educativo sufren discriminación en materia de empleo, salarios y acceso a posiciones de liderazgo”.

Dicho informe muestra “que se han producido avances muy importantes en este campo durante las últimas dos décadas, sobre todo por la incorporación de la mujer al mercado laboral”. La tasa de participación laboral femenina ha alcanzado prácticamente la media de la UE pese a partir de niveles claramente inferiores.

El documento también revela que se ha producido un cambio drástico a nivel educativo: “en todos los grupos de edad menores de 50 años, las mujeres tienen un nivel educativo medio superior al de los hombres y esa brecha aumenta según se reduce la edad”. Sin embargo, la discriminación laboral sigue siendo patente.

Se pueden observar diversos cuadros y gráficos, donde aparecen las diferencias en el nivel educativo, diferencias en la participación laboral, situación familiar, diferencia salarial, entre otras.

A continuación dejo enlace a la página desde dónde se puede acceder a dicho informe, para ver los datos presentados con más profundidad.

Fuente:  http://www.fedea.net/

 

Brecha salarial y trabajo no remunerado

Recientemente se han estado viendo numerosas noticias sobre la brecha salarial existente entre hombre y mujeres, es por ello que a continuación rescato unos datos sobre dicha información.

Las españolas cobran de media un 23% menos que sus compañeros varones y su presencia en los puestos de poder, tanto en el ámbito privado como el público, sigue siendo residual. Estos dos fenómenos, que tienen hasta apodo -brecha salarial y el techo de cristal- se producen en los eslabones más privilegiados de la escala laboral. La discriminación contra las mujeres en el trabajo va sin embargo mucho más allá y los datos demuestran que la precariedad se ceba en ellas, no solo con sueldos más bajos, sino con peores condiciones, contratos temporales y trabajos a media jornada.

Y es que la mayor brecha de género está en el trabajo no remunerado, las mujeres dedican más del doble de horas que los hombres al trabajo no remunerado(que suele ser el doméstico) cuando trabajan a media jornada, y casi el doble cuando trabajan a jornada completa.

A continuación se muestra un gráfico dónde podemos observar dicha diferencia:

 

tnr

Mujeres en trabajos de hombres

En la actualidad sigue sorprendiendo que las mujeres ocupen trabajos supuestamente de hombres. Cuando se escucha una mujer que tiene un trabajo con el perfil del hombre  sigue chocando,  ya que se sigue presentando muchos puestos al hombre como camionero, albañil, entre otros muchos.

A lo largo de los años muchas mujeres han llevado a cabo trabajos que fueron destinados a ellos, aunque hubo un momento de la sociedad en la que la mujer se enfocó en el cuidado de la familia y hoy en día sigue costando salir de ese mundo y eso que la revolución industrial fue la encargada del cambio laboral, que ayudó a que la mujer saliera del hogar por la falta de manos tanto de mujeres como niños a pesar del horario infrahumanos.

Eso significa que cuando se quiere utilizar se usa a la mujer para el trabajo y cuando no se puede, hay que volver al hogar, no somos una marioneta para jugar cuando les convenga.

En la actualidad, con el cambio feminista que estamos sufriendo, se busca la igualdad en todos los ámbitos pero que se puede salir para empezar en: la brecha salarial, la conciliación laboral y como dice este post el cambio de la mentalidad de los roles, en los trabajos que no existan un trabajo por género.

Vamos poco a poco cambiando cada vez más niños quieren una mezcla de trabajos diferentes, una niña pequeña que quiere trabajar como camionera por ejemplo, y esperemos que  con los años deje de chocar.

https://blogs.iadb.org/trabajo/2018/03/06/no-es-facil-ser-mujer-en-el-mundo-del-trabajo/