Igualdad de oportunidades?

Para solucionar la desigualdad de oportunidades y que las empresas fomenten la igualdad entre sus empleados, Infoempleo ha recogido 7 medidas que pueden poner en marcha las empresas para reducir las diferencias y fomentar una política dirigida a la igualdad entre hombres y mujeres, me parece interesante destacarlas:
1. Establecer una política salarial en la que la retribución se equipare para aquellos profesionales que realizan las mismas labores. Poner el foco en retribuciones en base a competencias, formación, experiencia o productividad, pueden ayudar a reducir la brecha salarial.
2. Los resultados del informe sobre igualdad de oportunidades señalan que tanto hombres como mujeres perciben que son ellas las que asumen una mayor responsabilidad en el ámbito familiar. Por esta razón, las empresas deben poner en marcha políticas que fomenten la conciliación entre el entorno laboral y el personal, facilitando la racionalización de los horarios y fórmulas como el teletrabajo tanto para hombres como mujeres, de manera que ambos puedan asumir estas labores.
3. Llevar a cabo procesos de selección y promoción que sean justos y equitativos, en los que el género no sea un factor de discriminación. El análisis de la idoneidad de un candidato debe basarse en las características de su perfil profesional y no en cualquier otra característica personal.
4. Desarrollar planes estratégicos para romper con el techo de cristal o la segregación vertical, que impiden a las mujeres acceder a puestos de alta dirección y liderazgo. En España, sólo el 31% de las mujeres ocupan cargos directivos, según datos de Eurostat.
5. Fomentar la formación y recapacitación, enfocadas a dotar de mayores responsabilidades y funciones a las mujeres, de forma que se garantice el crecimiento profesional y se propicie el acceso a puestos que cuenten con una mayor dotación retributiva.
6. Facilitar la reincorporación a la compañía después de períodos temporales de ausencia por razón de excedencia, baja u otras circunstancias. Este tipo de pausas tienen un impacto decisivo en la proyección de carrera, el salario y por ende en las pensiones que disfrutarán a futuro. Es preciso eliminar las barreras para regresar a su posición, manteniendo su grado o posición previos.
7. Comunicar y difundir las acciones específicas que se lleven a cabo entre todos los empleados. De esta forma podrán ser partícipes de las líneas de trabajo y de los resultados obtenidos al finalizar su ejecución.
¿Se os ocurren mas mecanismos para el fomento de la igualdad de oportunidades?
Os dejo un cortometraje muy significativo sobre la no igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, por si es de vuestro interés.

Extraído de:
http://www.rrhhdigital.com/ampliar.php?id_noticia=129438
https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-1952
https://www.mecd.gob.es/prensa-mecd/actualidad/2018/03/20180315-comision-igualdad.html

Anuncios

Mercado de trabajo andaluz para las mujeres universitarias

El pasado año, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora que se celebra el 8 de marzo, se volvió a constatar que las mujeres son las grandes perdedoras de las políticas de recorte y austeridad. Sin embargo, según los últimos datos las cifras mejoran, sobre todo en nuestra comunidad autónoma.

gráfico-1

En el último año, el empleo femenino en Andalucía ha crecido un cuatro por ciento, generándose 48.500 nuevos empleos que han ocupado mujeres, lo que convierte a la comunidad en la tercera región que más empleo femenino ha creado. De ellos, cuatro de cada diez han ido a parar a mujeres con formación universitaria, lo que ha supuesto un 4,1 por ciento más que un año atrás (el mayor incremento entre todas las autonomías). En cambio, las mujeres con educación primaria solo han conseguido 1.100 puestos de trabajo (+1,2 por ciento).
Andalucía y Cataluña destacan por ser las únicas comunidades que han creado puestos de trabajo para los cuatro niveles de formación.

paradas1

En todas las comunidades autónomas la menor tasa de desocupación corresponde al grupo de mujeres con formación universitaria. En 16 de ellas (todas menos Baleares), la proporción de paradas con formación universitaria es menos de la mitad que la de las mujeres con educación primaria.
Creo que hoy en día, el problema del acceso al empleo femenino se va mitigando, pero existe otra problemática importante de erradicar como es el techo de cristal o la brecha salarial.
Cuando una mujer quiere llegar a lo más alto de su carrera profesional se encuentra con un techo que se lo impide, pero es invisible, porque aparentemente la ley ya ha cubierto cualquier tipo de desigualdad, especialmente desde que las empresas del IBEX están obligadas por ley a contar con un 40% de mujeres en los consejos de administración. Alcanzar la cima sería conseguir estas cuotas en las directivas. Este curioso experimento de la revista Elle hace más visible el verdadero problema.
La brecha salarial es una realidad bastante visible. Ocupando el mismo puesto, puede haber una diferencia de más del 19% entre el sueldo de un hombre y el de una mujer. Y la estructura del trabajo obliga a las mujeres a tener que elegir entre el desarrollo profesional o el personal.
Para la Federación de Mujeres progresistas, lo más desalentador no es cobrar menos, “es ver cómo tus compañeros de estudios encuentran antes trabajo y con mejores condiciones”. Y esa es la línea en la que tenemos que trabajar intensamente.

Extraído de:
http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/publicacion/18/03/20180307_mujer_2017.pdf
http://www.eleconomista.es/andalucia/noticias/8982663/03/18/Andalucia-autonomia-donde-mas-crece-el-empleo-para-mujeres-con-formacion-superior-y-jovenes-hasta-19-anos-segun-Adecco.html
http://andaluciaorienta.net/situacion-laboral-de-las-mujeres-en-andalucia-se-incrementa-la-brecha-de-genero-en-el-mercado-laboral/
http://huelvared.com/2018/03/18/andalucia-la-cc-aa-en-la-que-mas-crece-el-empleo-para-mujeres-con-formacion-superior-un-41/
https://www.bluebbva.com/2016/05/la-generacion-de-mujeres-universitarias-que-terminaron-la-carrera-por-primera-vez-en-su-f.asp

Economía política del sexo

Me parece interesante destacar la contribución que hizo Gayle Rubin a través de su ensayo “El tráfico de mujeres: Notas sobre la “economía política” del sexo” (1975), en el que trata de descubrir los mecanismos histórico-sociales por los que el género y la heterosexualidad obligatoria son producidos, y las mujeres son relegadas a una posición secundaria en las relaciones humanas. En este ensayo, acuñó el concepto sistema sexo/género, que ella, de manera preliminar, define como “el conjunto de disposiciones por el que una sociedad transforma la sexualidad biológica en productos de la actividad humana, y en el cual se satisfacen esas necesidades humanas transformadas.”
Para desarrollar este ensayo, Gayle Rubin reinterpretó las ideas de grandes pensadores que habían discutido y escrito sobre el género y las relaciones sexuales: como instituciones económicas (Marx y Engels), como función social convencional (Lévi-Strauss) y como reproducciones en el desarrollo psicológico de la infancia (Freud y Lacan). Ella parte de los errores que estos autores tuvieron en dicho análisis y los revisa con una perspectiva feminista.
Por la profundidad en el análisis y la interdisciplinariedad con la que trabajó, este ensayo marcó el rumbo de los feminismos angloamericanos de los años setenta.
Con la definición del concepto de sistema sexo/género, Rubin vendría a orientar el desarrollo teórico del feminismo, contribuyendo a consolidar una revolución heurística del conocimiento social, una aportación que desde la experiencia de las mujeres es teorizada al punto de abrir un campo específico multidisciplinario que sería denominado estudios de género.
Sin embargo, cabe señalar que la batalla académica por implantar la categoría género iba encaminada, entre otras cosas a taladrar el pensamiento feminista socialista, tildado de absoluto y reduccionista, cuando bien en Occidente no se conocía la vasta producción teórica de los países socialistas en materia de feminismo, y que iba más allá de lo que pudieron escribir Marx y Engels al respecto.
El trabajo de Gayle Rubin contribuyó a que se dejara de hablar de feminismo, para hablar solo de género, asumiéndose no como una apuesta política, con un basamento teórico amplio, sino, simplemente, una categoría investigativa.
El ensayo “El tráfico de mujeres: notas sobre la “economía política” del sexo” nos ayuda a comprender dimensiones específicas de la situación social de la mujer. La categoría de género ha sido asumida por el pensamiento feminista socialista contemporáneo para dar la batalla por la igualdad, incluso en el ámbito académico.

Gayle_Rubin_SQS[1]

Extraído de:
https://www.mujerfariana.org/images/pdf/Gayle_Rubin_El_trfico_de_mujeres.pdf
https://es.wikipedia.org/wiki/Gayle_Rubin
http://www.museo-etnografico.com/pdf/puntodefuga/150121gaylerubin.pdf