¿En qué partido hay más paridad?

Nos encontramos ante una noticia que trata de las desigualdades que se producen dentro de la política, más concretamente, en las listas de las candidaturas de los diferentes partidos políticos en relación a las elecciones a los parlamentos autonómicos.

Según la Ley Orgánica para la igualdad, aprobada en 2007, las listas de los diferentes candidatos a las elecciones, debían de contar con, al menos, un 40% de mujeres candidatas. En este artículo se analiza las diferencias que existen entre unos y otros partidos con respecto al papel que juega la mujer en las listas electorales.

¿Se lleva a cabo este porcentaje en las listas electorales? ¿Por qué es necesario que se hagan leyes de este tipo, cuando debería de ser algo natural y normal que las mujeres apareciesen en las listas con un porcentaje a veces mayor y a veces menor, dependiendo del momento? ¿No debería basarse la elección de esas listas en la validez de las personas y no en su sexo?

El simple hecho de la necesidad de esa ley para que la mujer aparezca en política, ya es algo discriminatorio. Es necesario, porque de otra forma no formarían parte de esas listas, pero no debería serlo.

Cuando observamos la lista de candidatos completas, vemos que existe poca variación en la paridad entre partidos. Sólo los partidos más de izquierdas, superan el 50% de candidatas, mientras que los de derecha presentan menos mujeres, quedándose más cerca del 40% obligados por Ley.

También observamos que los partidos de izquierda, tienen más probabilidades a la hora de obtener un puesto representativo, en cambio, los de derecha alcanzan el mínimo previsto por la ley de paridad.

Observar desde otra perspectiva el trato hacia sus candidatas es contar con los tramos en los que las mujeres van en peores puestos, algo que los de derechas destacan en este indicador.

Con ello, se observa que aunque partidos cumplen con la Ley de Igualdad, existen diferencias sustanciales entre derechas e izquierdas.

 

https://m.eldiario.es/piedrasdepapel/listas-partido-paridad_6_713638638.html

 

Anuncios

Historia de Francisca Borrego, la primera mujer inspectora jefa de Andalucía

En esta noticia, nos encontramos un claro ejemplo de discriminación hacia la mujer. En la historia de esta inspectora jefa de policía, nos encontramos como tuvo que acudir a los tribunales después de que le quitaran las competencias y se las dieran a un compañero con un rango inferior. Además de esto, Francisca Borrego, cuenta como experiencia personal, como vio que una compañera tuvo que ocultar su embarazo con un chaquetón en pleno verano.

¿Por qué pasan estas cosas? ¿Por qué piensan que una persona con un rango inferior puede desempeñar mejor el trabajo, que una persona con un rango superior? ¿Es por el simple hecho de que esa persona con rango superior es una mujer?

Desde pequeño me han enseñado y he aprendido, que las cosas hay que ganárselas con empeño, dedicación, trabajo y esfuerzo. Por lo tanto, supongo que si Francisca Borrego tenía ese rango superior es porque estaba capacitada para ello y si es así, ¿Por qué motivo es más adecuado que un hombre con un rango inferior lo nombren inspector jefe en lugar de alguien que ha progresado más y que, por lo tanto, está más preparada para ello? ¿Es esto justo? Y vamos más allá, ¿Es normal que esta mujer sea la primera inspectora jefe de Andalucía? ¿No hay más mujeres que estén capacitadas para ejercer esa labor? ¿Sólo los hombres lo están, por el simple hecho de ser hombre?

Viendo, analizando y reflexionando sobre todo esto, podemos ver las injusticias que se llevan a cabo con las mujeres, por el simple hecho de ser mujer. Seamos realistas… y para llegar a entender lo que quiero decir, lo mejor va a ser poner un ejemplo, aplicado a otro ámbito de la sociedad, en este caso relacionado con la salud:

Una persona necesita una operación de urgencia. ¿Quién preferirá que la opere? ¿Una auxiliar de enfemería, un enfermero o una cirujana? Creo que en este caso la respuesta está clara, no creo que nadie decida que lo opere un enfermero, por el simple hecho de ser hombre. Todos elegiríamos a una cirujana, porque tendrá más formación, más capacidad y más conocimiento para que dicha operación sea lo más factible posible.

En cambio, ¿Por qué queremos a un hombre inspector jefe que tenga menos formación, preparación y conocimientos que una mujer que tiene más preparación para desempeñar esa labor?

Si algo está claro con todo esto, es que esto tiene que cambiar, que la sociedad tiene que cambiar y, creo, que un paso importante que debemos de dar es el trabajo en las escuelas, que desde bien pequeños los niños y niñas conozcan la importancia de reconocer a la persona, más allá de si es hombre o mujer, de valorar lo que somos cada uno, independientemente si es un

hombre o una mujer… pero para ello, no se debe trabajar sólo en las escuelas, sino además desde las casas, puesto que las familias son muy importantes para hacer entender la importancia de la igualdad de género.

 

https://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/nocicias/la-historia-de-francisca-borrego-la-primera-mujer-inspectora-jefa-de-andalucia-me-dijeron-que-me-dedicara-a-temas-de-mujeres-como-la-vioencia-de-enero_2018020185a88b6410cf2af57a9049b29html

 

Huelva tiene la brecha salarial en cuanto a género más alta de España

¿Qué está sucediendo? ¿Por qué hablamos de brecha salarial entre hombres y mujeres? ¿Qué porcentajes representan las féminas onubenses a nivel nacional? ¿Hay desigualdad?

Con respecto al resto de Andalucía e, incluso, de España, las mujeres onubenses son las que más diferencias encuentran en su retribución salarial con respecto al hombre. Podemos llegar a decir que las mujeres asalariaras trabajan “gratis” 117 días al año (casi cuatro meses), pudiendo así afirmar que sufren discriminación laboral.

¿Hablamos de igualdad? ¿Dónde está esa igualdad de la que se predica tanto hablan en medios de comunicación y a nivel político? Conociendo las afirmaciones anteriores, debemos estar asustados, ¿Cómo puede ser que una mujer onubense tenga un salario bastante menor que el percibe un hombre, realizando el mismo trabajo? ¿Quiere decir eso que las horas de trabajo de una mujer son menos productivas que las de un hombre? O, por otro lado, ¿Quiere decir que el tiempo de un hombre “vale” más que el de una mujer? Me podría llevar horas y horas haciéndome preguntas referentes a este tema, pero esto no va a solucionar nada, creo que lo mejor es buscar soluciones que podamos aplicar para acabar con esta lacra social, en forma de discriminación de género donde, como viene siendo habitual, la perjudicada es la mujer.

Y ahora me pregunto ¿Qué podemos hacer? ¿A quién podemos trasladar este problema? ¿Quién puede solucionar lo que hemos anunciado anteriormente?

Antes que nada tenemos que acudir a nuestros superiores, a los políticos de turno, que pueden querer o no ayudarnos, pero hay que intentarlo.

Estaría bien proponer una Ley de Igualdad Salarial, pero estoy casi seguro que no va a bastar con proponerla para que se realice y se llegue a poner en práctica, sino que será necesario que nos movamos, que la sociedad se involucre en cambiar esta realidad por la que la mujer es menospreciada, que nos unamos, pero no sólo las mujeres, sino las mujeres acompañadas de hombres, que estoy seguro que piensan (al igual que yo) que esto es una injusticia.

 

http://www.huelvainformacion.es/huelva/Brecha-salarialUna-diferencia-euros-Huelva_0_1168383348.html

 

De la conciliación a la corresponsabilidad

http://www.inmujer.gob.es/observatorios/observIgualdad/…/docs/010-conciliacion.pdf

A través de este enlace podemos extraer buenas prácticas y recomendaciones para lograr el paso definitivo de la conciliación a la corresponsabilidad. Tan sólo mediante la educación en pro de la igualdad, se puede lograr este objetivo.

https://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862v95n1/02102862v95n1p95.pdf

La experiencia del trabajo doméstico ya no es ajena a los hombres aunque  la fuerza de los convencionalismos de género está aún muy presente . La negociación de las tareas domésticas muestra la persistencia del dualismo de género, los estereotipos condiciona su resolución, el trabajo doméstico tiene para unos y otras un significado totalmente distinto. Para las mujeres las responsabilidades domésticas son prioritarias y asimilables, los hombres van siendo consciente de la importancia de su participación pero aún desempeñan un papel secundario entre sus prioridades, entre ambos surgen quejas que hacen referencia a nivel de exigencia de ellas y la escasa participación de ellos, por lo que no se gestan procesos explícitos y formales de negociación. Toda esta controversia plantea la conveniencia y la necesidad de implementar programas de educación para la vida, que favorezcan y promuevan actitudes más favorables hacia el reparto equitativo de las tareas domésticas y ayudar a las parejas a establecer cauces.

Asimismo, es importante el trabajo de habilidades intervención, es necesario ayudarles a que exterioricen su esquema de acción y sociales que permitan expresar sentimientos y proyectar, como espejos, el absurdo de determinadas relaciones y preconcepciones. El estereotipo se logra erradicar, hablándoles a los niños, leyéndoles y animándolos a leer, sobre una gran variedad de personas e historias que rompan el molde, no solo las que tratan de niños que salvan al mundo y niñas que necesitan ser salvadas. Eso debería comenzar a los tres años, cuando realmente pescan los estereotipos y se dan cuenta de ellos”, dijo Brown. “Si no los ayudas a etiquetarlos como estereotipos, asumen que así son las cosas”.

En cualquier caso, debemos aprender primero para enseñar en segundo lugar, los niños pueden mostrar fuerza a través de la fortaleza de reconocer sus emociones. Así como ser rudos para oponerse a la intolerancia. En definitiva se debe educar para que ellos y ellas se sientan seguros: para que persigan cualquier cosa que les apasione.

https://galdar.es/…/Estudio-Es-tu-tiempoes-mi-tiempo-sobre-el-uso-del-tiempo-de-muj…

 

 

 

El cuento de la Igualdad disfraza la baja corresposabilidad

http://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2017/10/21/59e4a44aca474163498b4573.html

Excelente artículo que nos puede ayudar a darnos cuenta y ser conscientes de lo engañoso que es el cuento, que nos han relatado sobre la igualdad… de este enlace, me quedo con “la falta de corresponsabilidad en las familias españolas”, para trabajarlo profesionalmente y personalmente, nosotras las mujeres no terminamos de delegar la insertada y autoimpuesta sobrecarga familiar, porque no aprehendermos a “desaprender”.

Entonces lo acertado sería propiciar modelos a seguir, los niños y las niñas necesitan la figura de personas relevantes en su entorno inmediato, que influya en sus percepciones, de acuerdo con lo que muestran las investigaciones: los niños criados en hogares sin figura paterna muestran un desempeño menor en contenidos de conducta, estudios e ingresos. Los economistas David Autor y Melanie Wasserman, sostiene que una razón para ello, es que no han visto a hombres que asuman las responsabilidades de la vida. Tambíen es importante, ofrecer información sobre los logros de mujeres que conocozcan y de mujeres famosas en los deportes, la política o los medios de comunicación.

Enseñemos a nuestros hijos a cocinar, limpiar y cuidarse: a ser igual de competentes en la casa que como esperamos que lo sean nuestras hijas en una oficina”, dice Anne-Marie Slaughter, presidenta de New America, una organización de investigación y estrategia. En la actualidad son las mujeres quienes cuidan más a otros —los niños y los ancianos— y se encargan de las tareas de la casa, aunque ambos padres trabajen de tiempo completo, según demuestran los datos los empleos de cuidador son los que están creciendo más rápido, por tanto debemos enseñar a los niños a cuidar de otros y a equilibrar el trabajo y la familia.

.https://www.nytimes.com/es/2017/01/05/los-hombres-no-quieren-los-empleos-de-mujeres/

Los actos dicen más que mil palabras, afirma Dan Clawson, sociólogo de la Universidad de Massachusetts en Amherst: “Si la mamá cocina y limpia la casa, y el papá corta el césped y sale de la casa a menudo, eso se aprende” los roles de género en los quehaceres domésticos y el cuidado de los niños entre papá y mamá. Los hijos de mujeres que trabajan antes de que ellos cumplan 14 años pasan más tiempo haciendo tareas del hogar y cuidando a los hijos cuando son adultos. “Los hombres criados por mujeres empleadas son significativamente más igualitarios en sus actitudes respecto del género”, dice Kathleen McGinn, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard.

Si atendemos a una investigación de la Universidad Estatal de Arizona, nos indica que hacia el final del preescolar los niños comienzan a separarse según su género, y esto refuerza los estereotipos. Para aprender a comunicarse y solucionar problemas de mejor manera, es necesario que se valore de forma positiva, sus amistades con el sexo opuesto así como fomentar que sean parte de equipos de deportes mixtos, para que no crean que es aceptable excluir a un grupo con base en el género. “Cuanto más obvio es que el género se usa para categorizar a grupos o actividades, más probable es que se refuercen los sesgos y estereotipos de género”, afirma Richard Fabes, director de la Facultad Sanford de esa universidad de Arizona, donde se investiga sobre el género y la educación.

¿Es la corresponsabilidad una asignatura pendiente?

Sin ningún margen de duda, es acertado afirmar que la corresponsabilidad es una asignatura pendiente para todas y para todos. A lo largo de nuestro desarrollo integral influyen muchos agentes de cambio, entre ellos, el sistema educativo reglado no incluye ningún contenido que nos ofrezca este tipo de enseñanza/aprendizaje, así como nuestro entorno inmediato nos aporta ningún aprendizaje con perspectiva de género. Actualmente le ofrecemos a nuestras hijas, la confianza para que puedan ser lo que quieran ser: astronauta y mamá, fuerte y delicada pero no hacemos lo mismo con nuestros hijos. A las niñas se le ofrece más opciones de roles para elegir, según los sociólogos el mundo de los niños sigue siendo muy limitado, a los niños se les desanima a ser lo que quieren ser cuando manifiestan intereses considerados femeninos. Deben ser brutos, siempre en cualquier experiencia de su vida, triunfadores y protectores de la chica, débil por naturaleza. Para desarrollar una sociedad equitativa, una en la que todos y todas puedan progresar, también debemos darles más opciones a los niños. Como señala Gloria Steinem: “Estoy contenta de que hayamos comenzado a criar a nuestras hijas más como a nuestros hijos, pero no funcionará hasta que criemos a nuestros hijos más como a nuestras hijas”.

Los roles para las mujeres no pueden expandirse si no lo hacen también los de los hombres, éstos se están quedando rezagados porque no estamos criando niños para que tengan éxito en la nueva economía. Las habilidades como la cooperación, la empatía y la diligencia, consideradas femeninas, se valoran cada vez más y los empleos que requieren estas habilidades son los que están creciendo con mayor rapidez. Si contemplamos las investigaciones y datos más recientes sobre género, neurocientíficos, economistas, psicólogos y otros especialistas aconsejan criar niños amables, seguros y libres para perseguir sus sueños. 

Es interesante resaltar, que las niñas y los niños toman conciencia de su género, alrededor de los dos o tres años, por ello las expectativas sociales pueden desalentar los intereses innatos. Los estudios longitudinales muestran que la división de juguetes tiene efectos a largo plazo en las brechas de género en términos académicos, así como en el desarrollo de habilidades espaciales y sociales, según Campbell Leaper, jefe del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Santa Cruz. De ello se extrae a modo de conclusión, que para favorecer el desarrollo integral en todo su potencial deben seguir sus intereses, ya sean tradicionales o no.  Adjunto un interesante enlace del que obtengo una  triste irónia : Al fin podemos conseguir la igualdad… al final de nuestra vida.

https://elpais.com/economia/2018/02/12/actualidad/1518462534_348194.html

Igualdad de oportunidades?

Para solucionar la desigualdad de oportunidades y que las empresas fomenten la igualdad entre sus empleados, Infoempleo ha recogido 7 medidas que pueden poner en marcha las empresas para reducir las diferencias y fomentar una política dirigida a la igualdad entre hombres y mujeres, me parece interesante destacarlas:
1. Establecer una política salarial en la que la retribución se equipare para aquellos profesionales que realizan las mismas labores. Poner el foco en retribuciones en base a competencias, formación, experiencia o productividad, pueden ayudar a reducir la brecha salarial.
2. Los resultados del informe sobre igualdad de oportunidades señalan que tanto hombres como mujeres perciben que son ellas las que asumen una mayor responsabilidad en el ámbito familiar. Por esta razón, las empresas deben poner en marcha políticas que fomenten la conciliación entre el entorno laboral y el personal, facilitando la racionalización de los horarios y fórmulas como el teletrabajo tanto para hombres como mujeres, de manera que ambos puedan asumir estas labores.
3. Llevar a cabo procesos de selección y promoción que sean justos y equitativos, en los que el género no sea un factor de discriminación. El análisis de la idoneidad de un candidato debe basarse en las características de su perfil profesional y no en cualquier otra característica personal.
4. Desarrollar planes estratégicos para romper con el techo de cristal o la segregación vertical, que impiden a las mujeres acceder a puestos de alta dirección y liderazgo. En España, sólo el 31% de las mujeres ocupan cargos directivos, según datos de Eurostat.
5. Fomentar la formación y recapacitación, enfocadas a dotar de mayores responsabilidades y funciones a las mujeres, de forma que se garantice el crecimiento profesional y se propicie el acceso a puestos que cuenten con una mayor dotación retributiva.
6. Facilitar la reincorporación a la compañía después de períodos temporales de ausencia por razón de excedencia, baja u otras circunstancias. Este tipo de pausas tienen un impacto decisivo en la proyección de carrera, el salario y por ende en las pensiones que disfrutarán a futuro. Es preciso eliminar las barreras para regresar a su posición, manteniendo su grado o posición previos.
7. Comunicar y difundir las acciones específicas que se lleven a cabo entre todos los empleados. De esta forma podrán ser partícipes de las líneas de trabajo y de los resultados obtenidos al finalizar su ejecución.
¿Se os ocurren mas mecanismos para el fomento de la igualdad de oportunidades?
Os dejo un cortometraje muy significativo sobre la no igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, por si es de vuestro interés.

Extraído de:
http://www.rrhhdigital.com/ampliar.php?id_noticia=129438
https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-1952
https://www.mecd.gob.es/prensa-mecd/actualidad/2018/03/20180315-comision-igualdad.html

Mercado de trabajo andaluz para las mujeres universitarias

El pasado año, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora que se celebra el 8 de marzo, se volvió a constatar que las mujeres son las grandes perdedoras de las políticas de recorte y austeridad. Sin embargo, según los últimos datos las cifras mejoran, sobre todo en nuestra comunidad autónoma.

gráfico-1

En el último año, el empleo femenino en Andalucía ha crecido un cuatro por ciento, generándose 48.500 nuevos empleos que han ocupado mujeres, lo que convierte a la comunidad en la tercera región que más empleo femenino ha creado. De ellos, cuatro de cada diez han ido a parar a mujeres con formación universitaria, lo que ha supuesto un 4,1 por ciento más que un año atrás (el mayor incremento entre todas las autonomías). En cambio, las mujeres con educación primaria solo han conseguido 1.100 puestos de trabajo (+1,2 por ciento).
Andalucía y Cataluña destacan por ser las únicas comunidades que han creado puestos de trabajo para los cuatro niveles de formación.

paradas1

En todas las comunidades autónomas la menor tasa de desocupación corresponde al grupo de mujeres con formación universitaria. En 16 de ellas (todas menos Baleares), la proporción de paradas con formación universitaria es menos de la mitad que la de las mujeres con educación primaria.
Creo que hoy en día, el problema del acceso al empleo femenino se va mitigando, pero existe otra problemática importante de erradicar como es el techo de cristal o la brecha salarial.
Cuando una mujer quiere llegar a lo más alto de su carrera profesional se encuentra con un techo que se lo impide, pero es invisible, porque aparentemente la ley ya ha cubierto cualquier tipo de desigualdad, especialmente desde que las empresas del IBEX están obligadas por ley a contar con un 40% de mujeres en los consejos de administración. Alcanzar la cima sería conseguir estas cuotas en las directivas. Este curioso experimento de la revista Elle hace más visible el verdadero problema.
La brecha salarial es una realidad bastante visible. Ocupando el mismo puesto, puede haber una diferencia de más del 19% entre el sueldo de un hombre y el de una mujer. Y la estructura del trabajo obliga a las mujeres a tener que elegir entre el desarrollo profesional o el personal.
Para la Federación de Mujeres progresistas, lo más desalentador no es cobrar menos, “es ver cómo tus compañeros de estudios encuentran antes trabajo y con mejores condiciones”. Y esa es la línea en la que tenemos que trabajar intensamente.

Extraído de:
http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/publicacion/18/03/20180307_mujer_2017.pdf
http://www.eleconomista.es/andalucia/noticias/8982663/03/18/Andalucia-autonomia-donde-mas-crece-el-empleo-para-mujeres-con-formacion-superior-y-jovenes-hasta-19-anos-segun-Adecco.html
http://andaluciaorienta.net/situacion-laboral-de-las-mujeres-en-andalucia-se-incrementa-la-brecha-de-genero-en-el-mercado-laboral/
http://huelvared.com/2018/03/18/andalucia-la-cc-aa-en-la-que-mas-crece-el-empleo-para-mujeres-con-formacion-superior-un-41/
https://www.bluebbva.com/2016/05/la-generacion-de-mujeres-universitarias-que-terminaron-la-carrera-por-primera-vez-en-su-f.asp

Economía política del sexo

Me parece interesante destacar la contribución que hizo Gayle Rubin a través de su ensayo “El tráfico de mujeres: Notas sobre la “economía política” del sexo” (1975), en el que trata de descubrir los mecanismos histórico-sociales por los que el género y la heterosexualidad obligatoria son producidos, y las mujeres son relegadas a una posición secundaria en las relaciones humanas. En este ensayo, acuñó el concepto sistema sexo/género, que ella, de manera preliminar, define como “el conjunto de disposiciones por el que una sociedad transforma la sexualidad biológica en productos de la actividad humana, y en el cual se satisfacen esas necesidades humanas transformadas.”
Para desarrollar este ensayo, Gayle Rubin reinterpretó las ideas de grandes pensadores que habían discutido y escrito sobre el género y las relaciones sexuales: como instituciones económicas (Marx y Engels), como función social convencional (Lévi-Strauss) y como reproducciones en el desarrollo psicológico de la infancia (Freud y Lacan). Ella parte de los errores que estos autores tuvieron en dicho análisis y los revisa con una perspectiva feminista.
Por la profundidad en el análisis y la interdisciplinariedad con la que trabajó, este ensayo marcó el rumbo de los feminismos angloamericanos de los años setenta.
Con la definición del concepto de sistema sexo/género, Rubin vendría a orientar el desarrollo teórico del feminismo, contribuyendo a consolidar una revolución heurística del conocimiento social, una aportación que desde la experiencia de las mujeres es teorizada al punto de abrir un campo específico multidisciplinario que sería denominado estudios de género.
Sin embargo, cabe señalar que la batalla académica por implantar la categoría género iba encaminada, entre otras cosas a taladrar el pensamiento feminista socialista, tildado de absoluto y reduccionista, cuando bien en Occidente no se conocía la vasta producción teórica de los países socialistas en materia de feminismo, y que iba más allá de lo que pudieron escribir Marx y Engels al respecto.
El trabajo de Gayle Rubin contribuyó a que se dejara de hablar de feminismo, para hablar solo de género, asumiéndose no como una apuesta política, con un basamento teórico amplio, sino, simplemente, una categoría investigativa.
El ensayo “El tráfico de mujeres: notas sobre la “economía política” del sexo” nos ayuda a comprender dimensiones específicas de la situación social de la mujer. La categoría de género ha sido asumida por el pensamiento feminista socialista contemporáneo para dar la batalla por la igualdad, incluso en el ámbito académico.

Gayle_Rubin_SQS[1]

Extraído de:
https://www.mujerfariana.org/images/pdf/Gayle_Rubin_El_trfico_de_mujeres.pdf
https://es.wikipedia.org/wiki/Gayle_Rubin
http://www.museo-etnografico.com/pdf/puntodefuga/150121gaylerubin.pdf

Dos de cada tres salarios menores de mil euros corresponden a mujeres

Centrándonos en los salarios inferiores a los mil euros brutos encontramos que  dos de cada tres personas que sufren estas retribuciones son mujeres.  Desde la reforma laboral, estos sueldos han aumentado para todo el mundo hasta obtener un aumento de 104.200 personas en 2016, hecho del que se ha debatido en el Congreso Español.

.Este incremento de sueldos bajos se ha registrado en toda la sociedad española, es decir tanto hombres como mujeres sufren la obtención de salarios inferiores. Sin embargo, cabe decir que el aumento de este tipo de sueldos ha sido mucho más significativo en los hombres que en las mujeres. Específicamente, en los hombres  con sueldos inferiores a mil euros bruto se ha pasado de 900.900 trabajadores en 2013 a 976.600 en 2016, un aumento de 75.700 personas.

Por otra parte, las mujeres han pasado de ser 2.012.900 las trabajadoras con salario bruto inferior a mil euros a 2.057.400 en el 2016, lo que ha supuesto un crecimiento de 44.500 personas.

Sin embargo, a pesar  del aumento considerablemente mayor de hombres que de mujeres que ganan un sueldo bajo, son las mujeres las que continúan en la cúspide de estos bajos salarios, ocupando un porcentaje  de 67,8% de mujeres con este trabajo, si bien este porcentaje se ha ido reduciendo progresivamente desde el 71% en 2012 hasta la cifra actual. Así, en 2013 las mujeres concentraron el 69% de estos sueldos, en 2014 el 68,4% y en 2015 el 68,8%.

Al leer estos datos en una primera y rápida ojeada podríamos decir que la situación de la mujer ha mejorado en cuanto al porcentaje en el que ocupan puestos de trabajo con salarios inferiores a los mil euros. Aunque, si analizamos de forma detenida, detallada  y correcta los datos que poseemos, debemos destacar que las mujeres no han mejorado  en cuanto a una subida del sueldo, ya que podemos ver que han aumentado las mujeres con una retribución inferior a los mil euros, sino que el incremeto de los hombres en este tipo de salario inferior a los mil euros ha sido bastante mayor que en las mujeres y esto ha provocado una diferencia algo menor en hombres y mujeres.

En conclusión, debemos decir que es necesario tener un conocimiento medio para poder analizar y entender los datos que nos dan en la televión o en los periódicos.

Recuperado de :

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/8980506/03/18/Dos-de-cada-tres-salarios-menores-de-mil-euros-corresponden-a-mujeres.html