Empoderamiento de la mujer en el trabajo

Empoderar a las mujeres en el trabajo es clave para mejorar la economía.

El empoderamiento de la mujer en el trabajo, es uno de los grandes retos del siglo XXI. Pero eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres no es tan fácil como parece.

Es necesario eliminar estereotipos y prejuicios, y establecer prácticas de igualdad y equidad entre ambos.

Para hacer frente a esto, son indispensables leyes que dispongan, entre otras, remuneración igual por trabajo de igual valor y no discriminación por razón de sexo en la contratación. Asimismo, medidas para reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

 

Según el Instituto de Políticas para la Mujer, descubrió que por cada dólar que gana un hombre en el mundo, una mujer gana 77 centavos, por lo que se debe acabar con ello ya.

trabajo

Otra muestra de desigualdad laboral es en los puestos ejecutivos. En muchas empresas las mujeres ocupan menos puestos de trabajo que los hombres, y con ello menos toma de decisiones que ellos.

Sin embargo, para garantizar la inclusión de talentos, aptitudes y energía femenina en todos los espacios, desde las oficinas ejecutivas hasta las fábricas, es necesario adoptar medidas y políticas dirigidas al logro de ese objetivo. Se debe cambiar las creencias culturales, que han hecho durante mucho tiempo, detener el camino de las mujeres.

Este camino no es nada fácil, pero tampoco imposible. Todas debemos prepararnos para enfrentarnos a situaciones de conflicto. Por ejemplo, competitividad, rechazo de gente con creencias y paradigmas diferentes.

exito.jpg

Lo importante es que dentro del empoderamiento, debe conocerse una misma, reconocer también herramientas para convertir los problemas en oportunidades , y desarrollar una alta autoestima.

 

*Fuentes:

https://mba.americaeconomia.com/articulos/notas/empoderamiento-femenino-en-el-trabajo

https://fortia.com.mx/empoderamiento-de-la-mujer-en-el-trabajo/

 

Anuncios

Discriminación laboral hacia las mujeres

En la actualidad la desigualdad laboral entre hombres y mujeres está muy presente. Pero, en este último año, los tribunales han puesto freno a numerosos casos de discriminación por razón de género. Algunos son:

–> “No asciende por estar embarazada”: Tristemente, el embarazo incide mayormente en las mujeres en el terreno laboral. Un ejemplo de esto; una trabajadora no pudo optar a un ascenso porque la empresa no le comunicó esta posibilidad porque estaba de baja por riesgo en el embarazo. El embarazo debe ser compatible con la conservación de sus derechos profesionales.

mujer policia

–> Exigir una estatura mínima de 1,70 para ser policía: Las mujeres también son discriminadas en determinadas profesiones, como por ejemplo policía. El Tribunal de Justicia se pronunció respecto a la norma de que para entrar a la Escuela de Policía debían tener una estatura mínima de 1,70; una cualidad física que suele ser por lo general más propia de hombres que de mujeres.

Aunque ejercer del mismo requiera una aptitud física particular, no conlleva que dicha aptitud esté relacionada con la estatura, perjudicando esto a un número mayor de mujeres que de hombres.

–> Tiempo parcial: Una de las grandes manifestaciones de la desigualdad es que el cuidado de los hijos sigue estando en gran medida a cargo de la mujer, y por ello esto implica que aumente en ellas el empleo a tiempo parcial.

–> Despedida por acudir a juicio por ser víctima de violencia machista: Recientemente ha ocurrido con una sentencia de enero de este mismo año. Una empresa despedía a una trabajadora por tener que acudir a dos juicios por ser víctima de violencia machista, utilizando como excusa la reducción de su rendimiento en el trabajo.

permiso maternidad

–> El permiso de maternidad en el período de prueba: Otro caso es el de una funcionaria que se ausentó de su trabajo durante el período de prueba por un permiso de maternidad. La empresa le comunicó que no había superado la prueba. Ante esto, la sentencia dictó que la empleada tenía derecho a volver al puesto al que optaba.

–> Fecundación “in vitro”: La maternidad no sólo tiene que ver con el embarazo, sino también con la fase previa al mismo. Es decir, el año pasado, llegó un caso de una trabajadora que fue despedida mientras se sometía a un proceso de fecundación in vitro. Al fin, el despido fue declarado nulo.

–> Guardias no realizadas: Aquí una trabajadora, durante el período de embarazo y lactancia, no pudo realizar las guardias de noche en el hospital que le correspondían. Esto provocó que dejara de recibir el salario de esas guardias. La sentencia dictó que esto era una discriminación directa ya que afecta únicamente a la mujer.

 

*Fuentes:

https://elpais.com/economia/2016/10/24/actualidad/1477310236_972254.html

https://elpais.com/economia/2018/03/06/mis_derechos/1520356260_464613.html

¿Techo de cristal o de hormigón?

El conocido “techo de cristal” es una metáfora que alude a las barreras invisibles que encuentran las mujeres a la hora de abrirse paso en su carrera profesional. Es la forma de interpretar esa superficie superior que permite a las mismas mirar hacia arriba pero que les impiden traspasarla, por eso no se ve y se llama de cristal.

Poco a poco se avanza, pero aún así puede verse la presencia del famoso techo de cristal en numerosos casos, tales como; el bajo porcentaje de cargos ocupados por mujeres en la alta dirección o cargos en el campo político donde la representación de las mujeres sigue siendo baja. Aún falta mucho para derrumbar este techo.

Podemos verlo aún más claro en estos dos casos.

david y

En este primer caso, aparecen Almudena Alonso y David Barrado. Compañeros de trabajo en el Centro de Astrobiología del CESIC-INTA en Villanueva de la Cañada (Madrid). Han recorrido el mismo camino pero los obstáculos que se han encontrado no son los mismos.

Almudena, se doctoró en la Universidad Complutense y en la de Oxford en 1995, hizo su trabajo posdoctoral en el extranjero, y en el año 2003, al mismo tiempo que David, regresó a España con una beca Ramón y Cajal. En la actualidad, ambos trabajan en el Centro de Astrobiología del CSIC-INTA en Villanueva de la Cañada.

En este mundo de la ciencia los méritos no se miden por escalas subjetivas, pero también hay prejuicios. La mayoría suelen ser hombres, y escasea el número de mujeres que se dedican a ello. Almudena es una excepción.

En el siguiente caso, los protagonistas son Raquel (abogada) y Román (letrado).

roman

Raquel también es una excepción en la abogacía ya que a los 33 años es socia de su propio despacho. Con un expediente impecable entró en el despacho de Román. En aquellos momentos estaba comenzando con su profesión y no se planteaba ni el hecho de ser madre.

Ambas, tanto Almudena (astrofísica) como Raquel (abogada), comentan numerosas dificultades que han tenido que pasar para llegar a donde están a día de hoy. Situaciones donde se asume que por ser mujer vas a tener hijos o gente que no cree que seas capaz de lo mismo que un hombre. Hay discriminación contra la mujer.

Para acabar con tantos prejuicios a la hora de trabajar, Raquel creó un blog llamado “Entre togas y chupetes”. El fin del mismo era hacer visibles a muchas mujeres que son invisibles, y acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno laboral.

“Demostrar”. Ese es el verbo que ambas llevan años mencionando para superar obstáculos y romper el techo de cristal.

 

*Fuentes:

https://politica.elpais.com/politica/2018/03/02/actualidad/1520003849_107383.html

https://hipertextual.com/2017/02/techo-de-cristal

https://entretogasychupetes.com/