La mujer con discapacidad y el empleo.

En el contexto socioeconómico actual, la búsqueda y obtención de un empleo estable convenientemente remunerado y su permanencia en él constituye para toda la población activa, pero muy especialmente para las personas con discapacidad, una de las tareas más decisivas, a la vez que problemática. Subrayamos la importancia que tiene el trabajo para el desarrollo de la persona.

Hablar de mujer con discapacidad es, hablar necesariamente de una “doble discriminación”: son mujeres doblemente azotadas por injusticias sociales propias de las que se aplican a las personas con discapacidad, por ser condideradas tradicionalmente como discapacitadas, tales como la exclusión de los espacios habituales, infravaloración de la persona con discapacidad, con estereotipos como que poseen un nivel educativo y cualificación profesional deficiente o inadaptada a las demandas del sistema productivo, falta de motivación, etc y por las injusticias propias por el hecho de ser mujeres. Es lo que se denomina “teoría de la doble discriminación o teoría de la discriminación múltiple”.

A pesar de que apenas existen cifras precisas que evidencian que las mujeres con discapacidad sufren violencia de género, ello, no nos impide afirmar que sí suceda.

Las personas con discapacidad triplican la tasa de desempleo con respecto a las personas sin discapacidad, y en cuanto a las mujeres con discapacidad doblan la tasa masculina. La tasa de paro de las mujeres con discapacidad en España es del 84% (según la última encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud, realizada por el INE, IMSERSO Y Fundación ONCE). El dato más alarmante es que el 76.41% de las mujeres con discapacidad en edad laboral (659.330), se clasifican como “inactivas”, es decir, fuera de los circuitos de formación e inserción laboral (76.3% de las mujeres frente al 59.4% de los hombres). Esta situación se debe a que se ha profundizado en la identificación de las barreras físicas y sociales que dificultan la integración de las personas con discapacidad sin tener en cuenta la variable de género.